Yolanda Vaccaro desde Lorca: Peruanos damnificados por el terremoto en Lorca cuentan su drama

http://elcomercio.pe/impresa/pdf/1305349200/ECMD140511a26/

http://elcomercio.pe/impresa/notas/peruanos-zona-sismo-duermen-refugios-sus-automoviles/20110514/757029

http://elcomercio.pe/impresa/notas/nos-hemos-quedado-calle/20110514/757045

http://elcomercio.pe/impresa/notas/ecos-espana/20110514/757075

Portada de El Comercio:

http://elcomercio.pe/impresa/pdf/1305349200/ECPR140511a01/

VIDEOS:

Video en El Comercio:

http://elcomercio.pe/mundo/756843/noticia-peruanos-damnificados-espana-hemos-quedado-calle

ESPAÑA. TERREMOTO EN LORCA
Peruanos en zona del sismo duermen en refugios y en sus automóviles

Compatriotas pasaron las primeras dos noches a la intemperie. Muchos no saben cuándo podrán contar con nuevas viviendas

Por: Yolanda Vaccaro Enviada especial
Sábado 14 de Mayo del 2011
LORCA. “Si hay un leve temblor más, los edificios como el mío se caen según nos han dicho los técnicos”. Eso es lo que cuenta Edwar Rumiche Gallo, uno de los alrededor de cien peruanos que viven en Lorca y que se han quedado en la calle tras los terremotos del miércoles último que sacudieron Lorca.

Desde entonces viven en el parque Huerto de la Rueda, recinto al aire libre convertido en uno de los cinco refugios habilitados. Refugios en los que ahora solo quedan miles de inmigrantes, sobre todo ecuatorianos, que trabajan en Lorca, zona agrícola por excelencia. Los españoles, que pasaron la primera noche en estos albergues, han encontrado cobijo en casa de familiares y amigos de otras localidades. Porque Lorca es en gran parte una ciudad que pende de un hilo.

Casi todas edificaciones han quedado dañadas. Caminar por cualquier calle de la ciudad implica toparse con cascotes, ladrillos, boquetes en paredes y techos. El 90% de comercios está cerrado.

Arquitectos, ingenieros y bomberos seguían ayer analizando casa por casa y colocando en las fachadas marcas rojas o negras, amarillas o verdes, como un indicador de mayor a menor el peligro de derrumbe.

En un primer momento se colocaron demasiados puntos verdes. Ayer la mayor parte de las señales se tornaron amarillas y rojas. Porque las edificaciones siguen desprendiendo cascotes y tienen peligro de derrumbe.

Con el paso de las horas queda patente que las construcciones, sobre todo las más recientes, no cumplían la normativa antisísmica. Eso y el hecho de que el epicentro haya tenido lugar muy cerca de Lorca y de forma muy superficial explican que unos terremotos de 4,4 y 5,2 grados en la escala de Richter, un nivel no especialmente elevado, hayan causado tantos estragos.

El mayor, por supuesto, la muerte de nueve personas, siete de ellas aplastadas por fachadas y cornisas al salir a la calle tras el primer movimiento.

AYUDA DEL CONSULADO
Ayer Lissette Nalvarte, cónsul general del Perú en Valencia, a cuya jurisdicción pertenece Murcia, acudió a atender a los peruanos damnificados en Lorca. El Comercio estuvo cuando los compatriotas le explicaron la situación. La mayor parte de ellos pasó las primeras dos noches en el Huerto de la Rueda, pero a la intemperie.

“No hay suficientes camas. Hemos tenido que dormir sobre cartones, sí nos han dado abrigo, pero esta madrugada empezó a llover y tuvimos que salir corriendo a buscar algún techo. Solo han asegurado carpas para los niños y los ancianos”, relata Luis Alberto Prada Benavides, mientras asienten otros compatriotas damnificados como Fernando Vaca Sánchez, Fernando Aragón Salazar, Freddy Ismael Vallejos Rivera, María Luz Zea Castro, David Valderrama Pachas, Julio Oropeza.

También piden a la cónsul “comida caliente”, porque desde el miércoles solo ingieren sánguches fríos y yogur y beben jugo y agua, alimentos facilitados por las autoridades locales.

Nalvarte asiente de inmediato y, acompañada por el cónsul general adscrito, Armando Monteagudo, se marcha al cercano pueblo de Totana para traer más tarde a los compatriotas comida caliente y otros enseres requeridos como pañales para los niños.

Ayer Nalvarte se aseguró de que todos los compatriotas pudieran pasar la noche en carpas. “Nos han dicho que hay otros peruanos dispersos en Lorca que estarían durmiendo en sus automóviles, mañana iremos a localizarlos”, indicó la cónsul.

Casi todos los peruanos en Lorca trabajan en la agricultura y residen en viviendas alquiladas. “Nos quedamos en Lorca porque aquí hay trabajo. Tras el miedo estamos angustiados porque estamos perdiendo días de trabajo”, indicó Verónica Rojas.

NO HAY VÍCTIMAS PERUANAS EN LORCA, PERO SI DAMNIFICADOS
“Nos hemos quedado en la calle”

En medio de la tragedia, peruanos mantienen el espíritu de camaradería

Sábado 14 de Mayo del 2011
LORCA. “Felizmente ningún compatriota ha muerto. Pero nos hemos quedado en la calle”, subraya Yezenia Álvarez del Villar Iparraguirre.

Desde el campo de refugiados Huerto de la Rueda nos lleva a su vivienda. Los técnicos han marcado la fachada con un círculo amarillo, pidiendo precauciones, aunque está claro que no se puede permanecer dentro. No hay agua, gas, luz, los cables han reventado y el suministro de estos servicios está cortado.

A Yezenia el terremoto la pilló en casa, cuando acababa de regresar de sus labores agrícolas. “Vivo con tres adultos y dos niños que empezaron a gritar. Caían cascotes y salimos corriendo a la calle, por suerte no nos cayó ninguna cornisa o fachada”, dijo a El Comercio.

Como ella, muchas personas entran a sus viviendas, a hurtadillas de la policía, aunque tengan marcados los colores amarillo o rojo. “Qué vamos a hacer, aquí tenemos nuestras cosas, nuestra ropa”, argumenta.

Ella, como casi todos los peruanos en Lorca, procede del barrio de Infantas (distrito de San Martín de Porres, Lima). Cuenta: “Somos amigos, nos apoyamos, nos animamos, por eso no estamos tan tristes. Claro, tenemos que pensar dónde vamos a vivir”.

En efecto los compatriotas mantienen un ambiente de camaradería en el campo de refugiados, adonde también acuden quienes incluso pueden habitar todavía sus hogares.

Es el caso de María Luisa Pachas, propietaria del único restaurante de comida peruana en Lorca, La Negrita, quien apunta: “El interior del restaurante está medio destrozado. Pero igual mañana voy a tratar de abrir porque hay que trabajar”.

EN PUNTOS
Son 76 peruanos los residentes en Lorca. Muchos han podido quedarse en sus casas al no estar tan dañadas.

En el campo hay unos 40 compatriotas de forma permanente.

Ecos de España

Sábado 14 de Mayo del 2011
LATINOAMERICANOS
Mujer fue testigo de tres muertes
Merci Patiño, de Manabí, Ecuador, es propietaria de una cafetería en Lorca. Contó a El Comercio cómo vio caer una fachada frente a su negocio sobre tres personas (tres de los nueve fallecidos). Uno de ellos era su vecino, Rafael Mateos. “Lo vi agonizar, quería salir de mi cafetería a ayudarlo pero tenía a mi hija cogida de la mano, nos moríamos de miedo” dice a punto de llorar.

LATINOAMERICANOS
Miles de ecuatorianos quedaron en la calle
Unos 2.000 ecuatorianos quedaron en la calle y no pueden volver a sus casas por el daño causado por el sismo a sus viviendas. La cónsul de ese país en Murcia, Cecilia Enrique, informó que algunos de ellos han pedido ser repatriados.

SEGURIDAD
Lorca es ahora una zona militarizada
Lorca es una ciudad tomada por miles de policías y militares. Han restringido el tránsito por la mayor parte de calles, por el peligro de derrumbes. En los refugios impiden a los periodistas, sobre todo extranjeros, tomar imágenes, les piden documentos y los amenazan con sanciones. Dicen cumplir órdenes “del delegado del Gobierno”.

SOLIDARIDAD
Príncipes presidieron funerales de víctimas
Los príncipes Felipe de Borbón y Leticia Ortiz, junto con el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, presidieron ayer el funeral de las nueve víctimas del sismo. Los príncipes recorrieron las zonas destruidas de Lorca y ofrecieron sus condolencias a los deudos de las víctimas.

Escriba una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Website Protected by Spam Master


Facebook
YouTube
Google+
Twitter
LinkedIn
INSTAGRAM