Yolanda Vaccaro: Homenaje a Alejandro Miró Quesada Garland

Artículo en el Diario El Mundo

Alejandro Miró Quesada Garlad deja uno de los mayores legados periodísticos en Iberoamérica
14MAR 2011 19:22
Hay grandes hombres que marcan tendencias fundamentales en el desarrollo democrático de sus naciones. Uno de ellos fue Alejandro Miró Quesada Garland, director general del Diario El Comercio y uno de los padres del periodismo latinoamericana. Nos dejó el pasado 13 de marzo, a los 95 años de edad.

Su lucha por la libertad representa uno de los hitos básicos de la evolución latinoamericana en general y peruana en particular. La libertad de prensa y la democracia peruanas no se explican sin su trabajo y su ejemplo. Su dedicación y sabiduría merecieron también el reconocimiento internacional. En este contexto entre otras tareas cumplió una destacada labor al frente de la Sociedad Interamericana de Prensa (SIP), de la que fue presidente. Recibió condecoraciones por parte de gobiernos como el peruano, el francés, el español o el argentino.

Perú está de luto y recuerda a Alejandro Miró Quesada Garlad, una de las figuras esenciales de su historia contemporánea. Suyas son frases como esta: “La libertad de prensa, expresión y opinión es el árbol frondoso bajo el cual se cobijan las demás libertades”.

Defensor de la democracia

Con 17 años de edad Alejandro Miró Quesada Garland, en los años treinta, conoció el trabajo periodístico, vocación heredada de su padre, Luis Miró Quesada de la Guerra, entonces director de El Comercio. Inició su formación en la Pontificia Universidad Católica del Perú en 1932. Cursó sus estudios superiores de Derecho en la Universidad La Sorborna de París, en la Universidad Central de Madrid y en la Universidad Nacional Mayor de San Marcos.

Fue uno de los principales impulsores y difusores de la idea, hoy firmemente asentada, de que la libertad de expresión es cimiento del Estado democrático y que cuando es maltratada se maltrata también el derecho de los ciudadanos a informarse libremente y, finalmente, se menoscaba gravemente el sistema democrático.

Fue precisamente una de las personalidades iberoamericanas que sufrió directamente el ataque frontal a la democracia y a la libertad de expresión. En 1968 el dictador militar Juan Velasco Alvarado lideró un golpe de Estado y luego un gobierno de facto que, en 1974, expropió a sus legítimos propietarios los medios de comunicación peruanos. El Comercio fue tomado por la dictadura hasta que, en 1980, fue devuelto a sus dueños. Ese año Alejandro Miró Quesada Garland y Aurelio Miró Quesada Sosa –otra gran figura de la democracia peruana, fallecido en 1998- asumieron conjuntamente la dirección de El Comercio. Se inició entonces una etapa de consolidación de los valores periodísticos y democráticos que guían a El Comercio desde su fundación, 1839, en manos de sus legítimos propietarios. Desde entonces El Comercio ha marcado la pauta de la modernización y la reafirmación ética de la prensa peruana basándose en los criterios de la independencia, la veracidad y la firme determinación de servir al interés general de los peruanos y del ser humano.

Forjador de las nuevas generaciones

Distinguido maestro de la comunicación y defensor de los valores democráticos, Alejandro Miró Quesada Garland tuvo tiempo de cuidar de sectores de la sociedad que muchas veces pasan desapercibidos a pesar de ser el futuro de un país. En este marco en los ochenta lideró la creación de la Sección Escolar de El Comercio, un capítulo innovador mediante el que la prensa y la libertad de expresión fueron conocidas de primera mano por miles de estudiantes adolescentes de colegios de toda la geografía peruana. Miró Quesada Garland es recordado por estas personas, hoy adultos, que tienen (tenemos) marcado en su vida el valor de la libertad de expresión como eje de la democracia y que recuerdan que el entonces director de El Comercio dedicaba parte de su agenda a asistir a actividades de esta Sección Escolar que forjó sendas futuras carreras periodísticas.

Este acercamiento a la juventud con ganas de salir adelante formó parte de su firme convencimiento de que no hay nación con futuro si no se cimienta el conocimiento de sus adolescentes y jóvenes. Muestra de ello fue también su faceta de maestro y docente. Fue catedrático de Historia del Arte en la Facultad de Letras y Humanidades de la Universidad Nacional Mayor de San Marcos, uno de los gestores de la Universidad de Lima y de su Facultad de Comunicaciones, donde impartió clases magistrales a varias generaciones de periodistas que hoy lo recuerdan con agradecimiento y admiración.

Alejandro Miró Quesada Garland acuñó muchísimas frases memorables sobre la responsabilidad del oficio periodístico y el cuidado supremo que se debe tener al desarrollarlo. Una de ellas es esta: “A los periodistas les diré que la vida me ha enseñado que el periodismo honesto y serio da dividendos, que es fácil destruir pero difícil construir. Que la gente ayuda a los periodistas y a los periódicos que representan algo positivo y están al servicio del país. Que no se queden en la cáscara sino que vayan al meollo, que no se dejen deslumbrar por la forma sino que vayan al fondo y vean la realidad. Que comprendan la importancia que tiene para un país un periodismo honesto, serio y responsable”.

Yolanda Vaccaro Alexander
Licenciada en Ciencias de la Información por la Universidad Complutense de Madrid, es Corresponsal en España del Diario El Comercio de Perú y Consultora de Comunicación del Banco Interamericano de Desarrollo, BID. Participa en programas sobre Latinoamérica en medios de comunicación y universidades. Asimismo imparte conferencias en entidades como el Banco Mundial. Colabora en foros de debate y reflexión en el ámbito de las relaciones internacionales entre los que se encuentra Safe Democracy.

Escriba una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Website Protected by Spam Master


Facebook
YouTube
Google+
Twitter
LinkedIn
INSTAGRAM