Yolanda Vaccaro: los retos del rey Felipe VI en 2016

Artículo Yolanda Vaccaro Rey Felipe VI en El Comercio

YOLANDA VACCARO REY FELIPE VI

Felipe VI empieza un año poco digno de reyes

La inestabilidad política y el juicio a la infanta Cristina signan el 2016 del monarca

YOLANDA VACCARO
Corresponsal

MADRID.

Apenas ha cumplido año y medio en el trono y Felipe VI afronta un año especialmente duro. Su primer reto es encargar formar gobierno en un panorama inédito y complicado tras las elecciones generales del pasado 20 de diciembre al calor de la crisis independentista de Cataluña. No obstante lo peor será la continua exposición negativa que encarará la corona con el juicio contra la infanta Cristina de Borbón, hermana del rey, y su esposo, Iñaki Urdangarín, que empieza el 11 de enero. Parece difícil que Felipe VI pueda mantener el 57,6% de aprobación ciudadana que logró en la última encuesta del Centro de Investigaciones Sociológicas.

Compleja responsabilidad política

Se dice que en España el rey reina pero no gobierna. El monarca hace lo que las fuerzas políticas con mayoría señalan. Pero no es menos cierto que es el Jefe del Estado de una monarquía parlamentaria y que la Constitución le otorga un papel clave tras las elecciones. Es él quien debe encargar formar gobierno al líder que encarne el consenso político. Aunque no está escrito, atendiendo al sentido común y al espíritu democrático el monarca encarga la formación del Ejecutivo al líder del partido con mayor número de votos. Así lo hizo siempre durante su reinado Juan Carlos I. Sin embargo Felipe VI se estrena en estas lides con un panorama inédito por su complejidad. Con el resultado de las últimas elecciones hoy por hoy no hay fórmula para formar nuevo gobierno por lo que España estaría abocada a nuevas elecciones si no se realizan pactos que, por ahora, parecen improbables.

El nuevo Congreso se constituye el 13 de enero pero no hay límite de fecha para que haya un nuevo Jefe del Ejecutivo. De modo que puede haber gobierno en funciones varios meses, una situación que la Casa Real no desea en absoluto ya que las miradas se posarían en exceso sobre la Corona habida cuenta de que sobre el rey descansa la responsabilidad última constitucionalmente de que se forme gobierno. Si al final no hay acuerdo es también el rey el que debe disolver el Congreso y el Senado y convocar nuevos comicios.

Aires independentistas y republicanos de Cataluña

Mientras tanto en Cataluña los aspirantes a la secesión mantienen que realizarán un referéndum de autodeterminación. La Constitución otorga al gobierno central la potestad para convocar referéndums y precisamente la convocatoria de la consulta catalana es uno de los ejes de las complicadas negociaciones para constituir gobierno nacional. Podemos condiciona apoyar un hipotético gobierno del PSOE a que haya tal referéndum, algo a lo que se oponen la mayoría de dirigentes socialistas.

En este aspecto la figura del monarca es especialmente simbólica. En el discurso que ofreció la pasada Nochebuena el rey fue mesurado en casi todo menos al subrayar la unidad de España, algo que desató las críticas de los independentistas, principalmente de los de izquierda. Por si faltaban metáforas sobre la posición en torno a la monarquía del independentismo y de la izquierda, esta semana Ada Colau, alcaldesa de Barcelona e insigne representante de Podemos, ordenó retirar de la sala de plenos del Ayuntamiento Barcelonés el busto de Felipe VI.

Impredecibles consecuencias del juicio contra la infanta Cristina

Y todo esto ocurre a pocos días del inicio del juicio contra la infanta Cristina y su esposo, Iñaki Urdangarín, acusados de diversos delitos de corrupción. Por haber recibido al menos seis millones de euros de forma ilegal con comisiones a entidades públicas y privadas Urdangarín se enfrenta a una pena de 19 años de cárcel. La fiscalía no ha solicitado cárcel para Cristina pero la acusación popular pide para ella ocho años de prisión. La expectación es espectacular con casi 600 periodistas acreditados de medios nacionales y extranjeros.

El rey y la reina Letizia han hecho esfuerzos denodados para separar de su imagen pública y de su entorno a los Urdangarín- Borbón. Hace unos meses el rey revocó el título de duquesa que ostentaba su hermana. Pero al menos durante el medio año que durará el proceso judicial la monarquía estará en el punto de mira con un desgaste cuyas consecuencias son impredecibles poniendo la peor guinda a un pastel muy poco digno de reyes.

Datos

El Congreso que se inaugurará el 13 de enero es el más fragmentado de la actual democracia española. Las negociaciones para un pacto imprescindible para formar gobierno están en ebullición pero sin visos de llegar a buen puerto hasta el momento.

El juicio contra la infanta Cristina que se inicia el 11 de enero tiene como fecha límite de finalización el 30 de junio. Declararán 363 testigos y 18 acusados que se enfrentan a condenas que suman más de cien años de cárcel. Entre los acusados se encuentran diversos empresarios, el ex presidente de Baleares, Jaume Matas, y ex altos cargos de Baleares, Madrid y Valencia.

Escriba una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Website Protected by Spam Master


Facebook
YouTube
Google+
Twitter
LinkedIn
INSTAGRAM