YOLANDA VACCARO: CIUDADANOS APOYA INVESTIDURA DE PEDRO SÁNCHEZ

YOLANDA VACCARO CIUDADANOS APOYA INVESTIDURA PEDRO SÁNCHEZ

Artículo en El Comercio

Ciudadanos apoya investidura de Pedro Sánchez

Ambos partidos buscarán sumar más votos a favor y abstenciones para que Pedro Sánchez pueda ser el nuevo jefe del Gobierno a partir de marzo

YOLANDA VACCARO
Corresponsal

MADRID.

Un acuerdo cuyo eje es una reforma laboral y no subir impuestos permitió ayer que Ciudadanos firme un compromiso de apoyo a la investidura de Pedro Sánchez, líder del Partido Socialista Obrero Español (PSOE) como Jefe del Gobierno. La primera votación de tal investidura tendrá lugar el próximo 2 de marzo, tras el correspondiente debate de la víspera ya convocado por el Presidente del Congreso. Como no habrá mayoría absoluta de votos de los 350 diputados que forman el Congreso, la segunda votación se celebrará el 3 de marzo y en esta ocasión Sánchez podría ser elegido presidente del Gobierno con mayoría simple. Se pondría así fin a una situación inédita en la historia española dada la fragmentación de las Cortes Generales generada tras las elecciones del pasado 20 de diciembre. Desde entonces se mantiene un gobierno en funciones en compás de espera.
El problema es que necesitan más votos a favor que en contra y, por el momento, Sánchez únicamente cuenta con los 90 del PSOE y los 40 de Ciudadanos. Podría obtener próximamente los 4 de Compromís y los dos de Izquierda Unida (IU). Sin embargo el pacto anunciado ayer, un documento de 200 páginas, motivó que Podemos rompa las negociaciones con el PSOE argumentando que el PSOE gira más hacia la derecha de Ciudadanos que a su izquierda, por lo que los 69 diputados de Podemos votarán en contra. Lo mismo harán los 123 diputados del gobernante Partido Popular (PP). Por tal motivo hoy por hoy el debate de investidura tiene fecha pero no está claro que España efectivamente vaya a tener nuevo gobierno a partir de marzo.

Podemos vaticina una “investidura fallida”

Íñigo Errejón, portavoz de Podemos en el Congreso, señaló que el pacto de ayer “aboca a una investidura fallida”. Y es que la aritmética, efectivamente, no cuadra. PP y Podemos suman 192 votos en contra de tal investidura, 68 más que la suma de PSOE con Ciudadanos, Compromís e IU. Para Podemos el pacto de ayer encierra una “reforma laboral encubierta” que perjudicaría a los trabajadores (todo lo contrario de lo que indican Ciudadanos y el PSOE) y no contempla un “encaje territorial” de Cataluña. Podemos mantiene que debe haber referéndum catalán de autodeterminación.
Por motivos opuestos el PP también vaticina que el pacto “no va a servir para nada” en palabras del propio presidente del Gobierno en funciones, Mariano Rajoy.

Panorama electoral

Si la investidura de Sánchez fracasa comenzaría a correr un plazo de dos meses para la convocatoria de nuevas elecciones generales. En este lapso el rey Felipe VI puede encargar formar gobierno a otros líderes o a algún personaje destacado que motive consenso. El único requisito es ser español y saber leer y escribir.
Si finalmente nadie lora formar gobierno las elecciones tendrían lugar a finales del próximo junio.

Yolanda Vaccaro Elecciones catalanas y elecciones españolas

YOLANDA VACCARO ELECCIONES CATALANAS ELECCIONES GENERALES ESPAÑOLAS 2015

Yolanda Vaccaro en El Comercio sobre elecciones en Cataluña y elecciones en España 2015

Cataluña catalizadora

Los resultados de las elecciones catalanas inciden en las elecciones generales que tendrán lugar el próximo diciembre

YOLANDA VACCARO
Corresponsal

MADRID.

Las elecciones catalanas celebradas el domingo pasado constituyen el preámbulo de las elecciones generales que vivirá España el próximo diciembre. Aparte de configurar el complicado escenario catalán estos comicios resultan la “parrilla de salida” de la cita electoral en la que se decidirá quién gobierna España los próximos cuatro años, en palabras de Pablo Iglesias, el líder de Podemos. Precisamente Podemos es el partido que peor parado queda en Cataluña si se comparan sus tímidos once escaños obtenidos el domingo pasado con lo que se preveía para el fulgurante partido de izquierda. Por su parte las formaciones “tradicionales”, el gobernante Partido Popular (PP) y el Partido Socialista Obrero Español (PSOE) confirman que su estrategia es deficiente pero podrían ver cómo sus votantes decepcionados se movilizan a su favor. Y, al margen del escenario catalán, la lectura nacional es que el mayor triunfador es Ciudadanos, la formación de centro derecha que ha escalado hasta el segundo lugar en Cataluña y que más que nunca se perfila como una alternativa de gobierno.

Podemos ante “el mayor revés desde su nacimiento”

Iglesias reconoció que los resultados han sido “altamente decepcionantes”. “Sí que es pot”, la coalición de izquierda que encabezó en Cataluña, ha logrado incluso dos diputados menos que los obtenidos en las anteriores elecciones regionales por Izquierda Unida, una de las formaciones que integran la coalición. No ha conseguido superar al PSOE catalán y se sitúa como quinta fuerza en el parlamento regional.

La indefinición de un discurso que ahora pretende contentar a tirios y troyanos, a derecha e izquierda, a “españolistas” y a “catalanistas” es el principal talón de Aquiles de la formación. Lo ocurrido en Cataluña ha herido a Podemos sin paliativos justamente por la importancia que Iglesias adjudicó a estos comicios. El diario El País define la situación de forma certera: Iglesias “ha construido alrededor de Podemos una épica de partido ganador” que permite decir que el domingo pasado Podemos “sufrió el mayor revés desde su nacimiento”. Iglesias, añade el periódico, “contribuyó a crear la equivalencia entre esos comicios autonómicos y las generales de diciembre”.

Aunque Iglesias haya dicho que mantendrá sus postulados parece claro que Podemos se replanteará su estrategia no sólo respecto del tema separatista sino también en los ámbitos sociales y económicos, algo que, sin embargo, es un arma de doble filo. Desde su debut político Podemos ha ido virando su discurso desde un planteamiento radical de izquierda populista hacia una posición centrista y de menor confrontación. Lejos quedan sus promesas de una renta básica para todos los españoles o la erradicación de los desahucios de viviendas por impago. No obstante resultados como el de Cataluña demuestran que precisamente lo que hizo que Podemos subiera al olimpo en las encuestas eran estas promesas utópicas para un electorado golpeado por la crisis económica y casi un 25% de desempleo. Paradójicamente su viaje hacia el centro para atraer al votante mayoritario es también su mayor peligro de pérdida de votantes.

Ciudadanos en el mejor puesto de salida

Por el contrario Ciudadanos, la alternativa de centro-derecha que, a la sazón, nació en Cataluña – formación de catalanes contrarios al independentismo que lleva una década en el Parlamento Catalán- ha logrado un segundo lugar en las elecciones catalanas, un puesto mucho mejor que el esperado. Y se erige como el auténtico ganador de la contienda en el panorama nacional pues los partidos independentistas catalanes no tienen implantación en el resto de España.

Albert Rivera, fundador y candidato a la presidencia de España de Ciudadanos, ha utilizado como metáfora el triunfo de su partido en el barrio obrero catalán de Nou Barris, cuna de la candidata de Ciudadanos a la presidencia catalana: “Ciudadanos ha ganado en Nou Barris, un distrito muy poblado, de clase media y trabajadora, que daba la victoria en las generales a otros partidos. Han votado masivamente a una opción nacida en Cataluña pero que mira a toda España”. Rivera no parece pecar de arrogante afirma que Ciudadanos “es hoy una alternativa de gobierno”.

Los votantes decepcionados del “bipartidismo” podrían movilizarse

El PP ha obtenido once escaños en Cataluña, ocho menos que en los anteriores comicios, confirmándose su mala posición frente a las generales aunque su presidente y Jefe del Gobierno español, Mariano Rajoy, haya dicho que los resultados catalanes “no son extrapolables” a las generales. Rajoy tuvo que hacer frente a la dura autocrítica que sí ha hecho el expresidente del Gobierno José María Aznar, quien ha señalado que ahora el PP está “en el peor escenario posible”. Por su parte el PSOE, con los 16 escaños conseguidos el domingo pasado, tiene tres menos que los que poseía en el parlamento catalán aunque mantiene en el tercer puesto.
Lo acontecido en Cataluña ratifica que PP y PSOE deben variar su estrategia urgentemente, algo que parece misión imposible. Pero también podría propiciar una mayor movilización de sus votantes decepcionados pero que no votarían por otras opciones. El último sondeo del Centro de Investigaciones Sociológicas señaló que casi el 30% del electorado no iría a votar o no había decidido el sentido de su voto. Se trata de un grupo formado básicamente por electores decepcionados del PP y del PSOE. Un porcentaje que claramente puede inclinar la balanza.

Yolanda Vaccaro: elecciones España con Podemos, PP, PSOE y Ciudadanos

YOLANDA VACCARO ELECCIONES ESPAÑA

Artículo en El Comercio

Las arenas movedizas de las encuestas españolas

Podemos y el PP se disputan el primer puesto mientras Ciudadanos avanza

YOLANDA VACCARO
Corresponsal.

MADRID.

Los indecisos y los que suelen cambiar de opción electoral al margen de la ideología. Este es el grupo de electores que decidirán el sentido de los comicios generales que se celebrarán en España antes de fin de año. Un heterogéneo grupo formado por personas de diferentes edades y niveles socioeconómicos decidirán el signo de una contienda cuyos pronósticos son agitados por el anuncio del fin del bipartidismo, encarnado por el Partido Popular (PP) y el Partido Socialista Obrero Español (PSOE) y la emergencia de nuevos jugadores encabezados por Podemos y su estrella, Pablo Iglesias. No obstante, en un escenario que en un año ha dado un vuelco, nada garantiza que no haya nuevas sorpresas que se pueden vislumbrar en el panorama. Así, se empieza a notar un rápido ascenso en los últimos meses de Ciudadanos, la antítesis de Podemos, partido liderado por Albert Rivera, portador de unas ideas marcadamente de centro derecha. La crisis económica y el descrédito de los partidos tradicionales por la corrupción y la mala gestión son el punto de partida del anuncio de este previsible fin de la historia a la española que las encuestas anuncian pero que solo las elecciones pueden confirmar.

PP y Podemos se disputan el primer lugar

La semana pasada se conocieron dos encuestas que ratifican que la política española se encuentra sobre arenas movedizas.

Primero el Centro de Investigaciones Sociológicas –de titularidad pública- difundió que en el primer lugar por intención de voto directo se sitúa el PP, con un 27,3%. En segundo lugar y desbancando de esta posición al PSOE está Podemos, con un 23,9%. El PSOE alcanza apenas un 22,2% y, al parecer, la tendencia indica que va en caída libre pues gran parte de sus votantes optan ahora por Podemos. Luego el diario El País difundió un sondeo de la empresa Metroscopia que, en este caso, otorga esos codiciados 27 puntos y pico del primer puesto a Podemos (27,7%), asigna el segundo lugar al PP (20,9%) y el tercero al PSOE.

Lo único que parece claro es que el PSOE ha pasado a un tercer lugar desplazado por Podemos, partido que ha capitalizado el descontento de los indignados surgido en torno al 15 de mayo de 2011, fecha situada una semana antes de los anteriores comicios locales y regionales. La mayor parte de votantes progresistas y de izquierda creen que el PSOE no cumple con sus expectativas y es responsable de la crisis que nació durante el gobierno de su anterior líder, el ex presidente del Gobierno José Luis Rodríguez Zapatero. En esta línea Izquierda Unida (IU), tradicionalmente el tercer partido nacional en representatividad, ha sido prácticamente fagocitado por Podemos; de hecho, muchos de los dirigentes de Podemos, incluido el propio Iglesias, proceden de IU.

Ciudadanos, la opción que crece

En medio de la vorágine de los sondeos el último protagonista en aparecer, con fuerzas crecientes, es Ciudadanos, un partido que durante años ha permanecido dentro de Cataluña contrario al independentismo y con ideas liberales y de centro derecha. Según la citada encuesta de El País, Ciudadanos sería la cuarta fuerza política, con un 12,2% en intención de voto, casi el doble que hace dos meses. Albert Rivera, su líder, es identificado por el 65% de España y en este sentido solo es superado por Iglesias y el rey Felipe VI, a quienes conocen el 99% de los españoles, según el sondeo.

Las elecciones locales y regionales del próximo 24 de mayo permitirán tener un poco más despejado el panorama aunque hasta fin de año todavía puede haber nuevas sorpresas con un panorama dominado por la turbulencia.

Lo que ofrecen

Los asesores de imagen del PP consideran que este partido ha perdido alrededor de un 5% de sus votantes a favor de Podemos, a pesar de que las ideologías de ambas formaciones son opuestas. Podemos esgrime sin pudor una línea izquierdista muy cercana a Syriza, el partido que acaba de hacerse con el gobierno en Grecia, también al calor del descontento ciudadano con los políticos de siempre y la crisis económica, mientras que el PP está en el centro derecha aglutinando, eso sí, a un variopinto espectro de formaciones que van desde los herederos del franquismo hasta el liberalismo y la ideología aconfesional pasando por la democracia cristiana. De allí, precisamente, que en España no hayan surgido con fuerza movimientos de extrema derecha como ha ocurrido en los últimos años en Francia o Grecia.

La bandera de Podemos es la izquierda pero hasta ahora no se conoce qué medidas concretas ofrece en medio de un discurso autocomplaciente y de crítica de lo que llama la “casta política”. En las últimas semanas este partido, erigido en inquisidor de los corruptos, sufre en carne propia acusaciones de corrupción contra su “número tres”, Juan Carlos Monedero quien, se ha sabido, evadió al fisco ingresando de forma irregular medio millón de dólares por una supuesta consultoría para “crear una moneda única latinoamericana” que hace dos años le pagaron los gobiernos de Venezuela, Nicaragua, Ecuador y Bolivia.

El PSOE, angustiado en su claro descenso en las preferencias ciudadanas y con una crisis de liderazgo y enfrentamiento interno esperable en una situación así mantiene sus premisas de socialdemocracia y economía de mercado. En lo que más se diferencia del PP es en que apuesta por políticas sociales como las que ejecutó Rodríguez Zapatero con leyes como la ley de matrimonios entre personas del mismo sexo.

El PP mantiene sus postulados liberales en economía y más bien conservadores en temas sociales aunque en esta legislatura no se atrevió a endurecer la ley del aborto despertando el aplauso de los menos conservadores y las críticas de quienes esperaban que en España vuelva a estar prácticamente prohibido abortar.