Yolanda Vaccaro: Terrorismo islamista España Marruecos

YOLANDA VACCARO TERRORISMO ESPAÑA MARRUECOS.JPG

Artículo Yolanda Vaccaro en El Comercio

La frontera hispano-marroquí, en el punto de mira

España endurecerá la vigilancia de su frontera con Marruecos para evitar el ingreso de yihadistas a Europa

YOLANDA VACCARO
Corresponsal

MADRID.

España es la puerta principal de Europa por la que entran yihadistas captados al norte de Marruecos. Las ciudades españolas de Ceuta y Melilla, situadas al norte de dicho país, en continente africano, son una cantera de potenciales yihadistas que tienen Europa como destino. El Gobierno Español se mantiene en alerta y ha desarrollado una vigilancia especial en este terreno sobre todo desde que, el 11 de marzo de 2004, se convirtió en el país europeo que, hasta la fecha, ha sufrido el peor ataque terrorista islamista de la historia. Aquel día murieron 191 personas tras la explosión de once bombas activadas en trenes en Madrid por terroristas liderados por marroquíes residentes en España. Doce de los dieciocho condenados por el ataque son marroquíes, los demás son un libanés, un argelino y cuatro españoles que proporcionaron explosivos. Asimismo eran marroquíes cinco de los siete terroristas que se suicidaron en un edificio madrileño días después de los atentados al verse acorralados por las fuerzas de seguridad. Los otros dos suicidas eran de Túnez y Argelia.

Esta semana el Gobierno Español aprobará un plan específicamente diseñado contra el terrorismo islamista que tendrá su punto álgido de vigilancia en la frontera con Marruecos.

Frontera crítica

Según fuentes oficiales, la mayor parte de yihadistas que ingresan a Europa procedentes del norte de África lo hacen por el sur de España. Muchos proceden de Ceuta y Melilla, tienen nacionalidad española si bien abrazan el islamismo radical tras ser reclutados en barrios de escasos recursos. Uno de estos barrios es el del Príncipe, en Ceuta, muy cerca de la frontera con Marruecos. Precisamente un canal de televisión español emite la serie El Príncipe, que, situada en dicha zona, recrea actividades de islamistas. En su mayor parte son adolescentes y jóvenes sin trabajo ni estudios que son reclutados por imanes radicales que los acogen en mezquitas y centros clandestinos donde, como cualquier otra secta, les lavan el cerebro para convertirlos en fanáticos yihadistas.

La mayoría de los terroristas de los ataques del 11 de marzo, sin embargo, habían nacido en Marruecos y eran inmigrantes en España desde hacía algunos años. En el juicio quedó demostrado que casi todos se habían convertido al islam radical en diversos viajes que realizaron a Marruecos, Iraq o Argelia durante algunos años. Al igual que los terroristas de París, regresaron a España fanatizados con el fin de cometer atentados en un país en el que anteriormente habían vivido como otros jóvenes, alejados de la práctica religiosa islamista, frecuentando discotecas y bebiendo alcohol.

En Marruecos y en Ceuta y Meilla el reclutamiento de yihadistas se realiza casi siempre entre jóvenes con una situación económica precaria. “La marginalidad es el caldo de cultivo inicial de este reclutamiento. En los últimos tiempos añadimos a ello la campaña publicitaria de entidades terroristas como el Estado Islámico que cala en países musulmanes y en países europeos que, como España o Francia, cuentan con numerosas colonias marroquíes o argelinas. No se trata de criminalizar a colonias enteras, queremos alertar en primer lugar a las familias de estas personas para que cuiden que sus hijos no caigan en el fanatismo” señala un experto en la lucha antiterrorista del ministerio del Interior español.

Javier Otazu, Corresponsal de la Agencia EFE en Rabat: “Las mezquitas están mucho más controladas en Marruecos que en Europa”

“Las fronteras entre Ceuta (España) y Castillejos (Marruecos) y entre Melilla (España) y Nador (Marruecos) son muy porosas. Hay familias que viven a uno y otro lado de la frontera, hay frecuentes movimientos de población entre ambos países por lo que la labor de la policía es muy complicada. Trabajan conjuntamente las fuerzas de seguridad española y marroquí en el desmantelamiento constante de células terroristas, el último desmantelamiento se produjo esta semana” señala desde Rabat en conversación con El Comercio Javier Otazu, Corresponsal de la Agencia EFE en Marruecos. Sobre el reclutamiento de potenciales yihadistas indica: “Las mezquitas están mucho más controladas en Marruecos que en Europa porque en Europa hay muchas mezquitas formales, informales, en el mundo árabe en general están estrechamente vigiladas. Si se produce reclutamiento en estos centros será en los pasillos, a las afueras, de hecho cada viernes el sermón incluye la lectura de directivas de seguridad contra el yihadismo. También aquí Internet es un modo de reclutamiento más habitual pero lo cierto que eso no basta, siempre tiene que haber después algún mentor, alguien que hace entrar al potencial captado, y eso lo realizan al margen de los centros regulares de reunión de la comunidad musulmana”, añade.

Para Otazu la imagen de personas captadas como fueron captados en Francia los hermanos Kouachi –autores del atentado cometido contra Charlie Hebdo- que, según información policial, fueron reclutados por un imán en una calle de un barrio obrero de París cuando escuchaban rap es algo casi imposible en Marruecos porque el país “está mucho más controlado, es un estado policial, aquí las paredes oyen”. Indica: “Cualquier vecino, alguien a tu lado tomando el té en una cafetería, el portero de tu casa eventualmente pueden ser informadores”.

Yolanda Vaccaro entrevista sobre terrorismo en Charlie Hebdo, París

YOLANDA VACCARO CHARLIE HEBDO TERRORISMO PARÍS

Entrevista en El Comercio

Entrevista a Rafael Bardají, catedrático experto en seguridad y defensa, sobre el ataque terrorista contra el semanario Charlie Hebdo en París, Francia

“Sigue habiendo un tabú en Europa respecto a ser islamófobo”

YOLANDA VACCARO
Corresponsal

MADRID.

¿En qué frente hay que actuar respecto de la comunidad musulmana en Europa?

El grave error europeo ha sido considerar el multiculturalismo, favorecer que las minorías religiosas prosigan con sus creencias drásticas, sus prácticas sociales, financieras, culturales sin integrarse en la sociedad. Se ha demostrado que eso, en lugar de acercar a las dos culturas y a las dos sociedades lo que hace es precisamente lo contrario. El experimento multicultural ha fracasado en todo. Hay que buscar una integración bajo la igualdad de la ley, que es una y todos tienen que cumplirla sean cristianos, católicos, musulmanes o de la religión que sea.

Francia ha sido tradicionalmente uno de los abanderados del multiculturalismo. ¿Qué ocurre en general en Europa?

Durante años el multicuturalismo ha sido prácticamente la bandera y el ideal a obtener. Hoy es una herencia pesada. En España hay zonas donde impera es la ley islamista y donde España no figura. Los 70 u 80 jóvenes que han ido a luchar con el Estado Islámico en Irak y Siria son españoles pero solo de pasaporte, no tienen nada de españoles en su cultura.

¿Cómo se articulan estas acciones, mediante la educación?

Lo primero es que las fuerzas de seguridad del Estado y los servicios de inteligencia operen con total libertad entre las comunidades islámicas en Europa, que monitoricen los sermones que se dan en las mequitas, que puedan intervenir teléfonos, que puedan actuar contra las células sospechosas con más flexibilidad de lo que hoy permite la normativa. Hay que favorecer un cambio legal que permita una actividad policial controlada y de inteligencia contra las minorías yihadistas que viven aquí.

¿Europa debe coordinar mejor estas acciones?

Tenemos a los elementos radicales y terroristas dispuestos a inmolarse en nuestro propio suelo en contra de nuestros valores y personas, eso requiere una acción policial y de inteligencia mucho más activa. En una manifestación en Londres hace unos meses se leía en una pancarta “muerte y decapitación a aquellos que dicen que el Islam es una religión peligrosa”. El catolicismo hace 500 años era violento, hoy no lo es, y en el Islam falta hacer esa reforma. Hablamos de modernidad frente a barbarie. La coordinación ha mejorado mucho pero sigue habiendo un tabú en Europa respecto a ser islamófobo, en Europa hay miedo de hacer una crítica al Islam por lo políticamente correcto. En ese ambiente es muy difícil que la policía y los servicios de inteligencia actúen con la libertad necesaria contra esta amenaza real, que está aquí.

Usted era asesor en el Ministerio de Defensa Español cuando se produjeron los atentados del 11 de marzo de 2004. ¿En qué consiste la elevación de la alerta cuando se producen atentados, como sucede ahora?

En que las Fuerzas de Seguridad del Estado intentan prevenir atentados. El problema no está simplemente en intentar reaccionar por actividades delincuentes y terrorismo. Se trata de ir a la raíz del problema que es que se ha permitido durante muchos años que los islamistas vivan entre nosotros con total impunidad y libertad captando a jóvenes a los que los convierten y que están dispuestos a inmolarse por su causa que no es la occidental liberal de la democracia occidental.

BIO

Rafael Bardají es Director de Política Internacional de la Fundación para el Análisis y los Estudios Sociales (FAES) y del Grupo de Estudios Estratégicos de análisis de seguridad y defensa. Licenciado en Ciencias Políticas en la Universidad Complutense de Madrid y fue investigador del Institute for Strategic Studies de Londres, del que continúa siendo miembro. Ha sido también profesor invitado en el MIT (EEUU) y profesor de Estudios Europeos en la Universidad Pontificia de Comillas y de Tecnología Militar y Seguridad Internacional en el programa de estudios estratégicos de la Universidad Nacional de Educación a Distancia. Es consultor del Institute for Foreign Policy Analysis de Estados Unidos y, como analista, ha realizado trabajos para cuarteles generales españoles y de la OTAN.