Yolanda Vaccaro en El Mundo: El choque de Evo Morales con los pueblos indígenas de Bolivia

Artículo en el Diario El Mundo (España)

EL CHOQUE DE EVO MORALES CON LOS PUEBLOS INDÍGENAS
13AGO 2011 19:59
Evo Morales vive estos días entre dos fuegos, el de la necesidad de construir una carretera en la cabecera de la selva amazónica y sus nacientes hídricas y el de los pueblos originarios de las tierras bajas bolivianas que se oponen a ello. Estos pueblos preparan una marcha de protesta desde Trinidad (Beni) hasta La Paz.

No es la primera vez que, en sus cinco años y medio de presidencia, el Jefe del Estado boliviano es contestado desde los sectores que él siempre dice apoyar y representar. El caso, eso sí, es el paradigma de las contradicciones en las que se puede incurrir cuando se echa mano de argumentos radicales y excluyentes.

Los indígenas rechazan el proyecto vial pues, indican, partirá en dos “la casa grande” de 64 comunidades de las etnias moxos, chimane y yuracaré que habitan en el Territorio Indígena del Parque Nacional Isiboro Sécure (TIPNIS), para construir una carretera de unos 170 kilómetros de largo y 50 metros de ancho. Además, según la Secretaría de Medio Ambiente de la Gobernación de Santa Cruz de la Sierra, el proyecto implicará la deforestación de unos 500.000 árboles. Los opositores a la construcción de la carretera subrayan, asimismo, que el proyecto cuenta con una inversión brasileña de unos 300 millones de dólares, algo que Morales, opinan, no quiere rechazar por mor de sus buenas relaciones políticas con el hermano mayor brasileño.

DAÑO MEDIOAMBIENTAL

El proyecto vial es rechazado categóricamente por los pueblos originarios ya que, indican, dividirá en dos “la casa grande” de 64 comunidades de las etnias de moxos, chimane y yuracaré para dar paso a una cinta de asfalto de poco más de 170 kilómetros de largo y 50 metros de ancho, que significará la deforestación de, al menos, 500.000 árboles, según los cálculos de la secretaría de Medio Ambiente de la Gobernación de Santa Cruz. El TIPNIS está situado entre las estribaciones de la cordillera andina, sabanas inundables y bosque amazónico en el corazón geográfico de Bolivia, surcado por decenas de ríos, lagos y lagunas que son zonas de desove piscícola. Es un lugar considerada por los investigadores como “refugio pleistocénico” y uno de los escasos puntos en el planeta que registra precipitaciones pluviales de 5.000 mm/año por lo que posee una alta capacidad de absorción del dióxido de carbono y de producción de oxígeno. “La zona del TIPNIS está en la cabecera de lo que son las partes altas de la generación de aguas. El bosque genera y atrae agua a partir de la evaporación y transpiración de las mismas plantas que producen nubes densas con bastante agua y que beneficia no solo al lugar y a Cochabamba sino a toda la región y va avanzando por la cuenca de ríos hasta el Amazonas. Una depredación de este bosque va a generar un cambio del ecosistema y el clima de toda la región” ha explicado a una radio local John Zambrana, presidente del Foro sobre Medio Ambiente y Desarrollo.

El caso es que los líderes indígenas de la zona han sacado a relucir las contradicciones del presidente Morales al recordar que la Constitución que él promulgó –redactada prácticamente a su medida- garantiza los derechos al autogobierno y la autodeterminación de los pueblos indígenas originarios de Bolivia así como su derecho a de proteger y aprovechar de manera sustentable los recursos del territorio, que también fue de sus ancestros, y donde atesoran zonas sagradas de su cultura y de su historia.

EN BUSCA DEL EQUILIBRIO

Las reticencias de estos pueblos se contraponen con la idea de desarrollo que lleva aparejada la construcción de una carretera, de infraestructuras en general, en una zona a la que actualmente es muy difícil acceder. El ministro de Obras Públicas, Walter Delgadillo, como varios miembros del gobierno, está tratando de reconducir un diálogo con los citados pueblos indígenas pero ha recordado que “son una minoría frente a un 95% de agrupaciones benianas que consideran una demanda histórica, desde 1830, la construcción de una carretera que les una al resto del país”.

El caso, pues, pone sobre el tapete que los conceptos radicales que llevaron a la presidencia a Evo Morales y que este muchas veces mantiene en su actual discurso son enemigos de cualquier gobierno que realmente pretenda el desarrollo de su país respetando las tradiciones y el inexcusable respeto al medio ambiente. Saber gobernar es precisamente saber buscar un equilibrio entre derechos y reivindicaciones legítimas que muchas veces entran en conflicto.

El del TIPNIS es un tema que pone a prueba la habilidad de Evo Morales para conciliar su acertada defensa de los derechos de los pueblos originarios americanos y el respeto al medio ambiente frente a la necesidad de la construcción de las infraestructuras en zonas bolivianas que sin carreteras y otros medios de comunicación permanecerán apartados precisamente del desarrollo que Morales propugna para los menos favorecidos.

Yolanda Vaccaro Alexander
Licenciada en Ciencias de la Información por la Universidad Complutense de Madrid, es Corresponsal en España del Diario El Comercio de Perú. Participa en programas sobre Latinoamérica en medios de comunicación y universidades. Asimismo imparte conferencias en entidades como el Banco Mundial. Colabora en foros de debate y reflexión en el ámbito de las relaciones internacionales entre los que se encuentra Safe Democracy.

Yolanda Vaccaro en el Diario El Mundo: Los peruanos en el exterior, los olvidados de la campaña electoral

Artículo en El Mundo

Los peruanos en el exterior, los grandes olvidados de la campaña electoral

15FEB 2011 12:05
Un total de 754.154 peruanos residentes en el exterior están convocados para las elecciones generales peruanas del próximo 10 de abril. Representan el 3,78% del censo electoral, un porcentaje equivalente al de provincias como Cusco, Puno, Junín o Áncash. Se trata de un número de electores nada desdeñable que puede ser decisivo sobre todo en la segunda vuelta que, casi con toda seguridad, tendrán que disputar los dos candidatos presidenciales que obtengan el mayor número de votos el 10 de abril. Las encuestas señalan que ninguno de los contendientes será capaz de alcanzar la mitad más uno de los sufragios en la primera ronda de la mencionada cita electoral, requisito para acceder a la Jefatura del Estado.

Pero parece que aún los candidatos no son conscientes totalmente de la relevancia del voto peruano en el exterior.

Escasa campaña y pocas propuestas concretas

El país que más peruanos electores para el 10 de abril concentra es Estados Unidos, con 240.565 convocados. España se sitúa en segundo lugar, con 123.855 peruanos registrados para sufragar en todo el país. El tercer lugar es para Argentina, con 106.665 electores. En el resto de países la suma de peruanos votantes es inferior a 100.000.

Estados Unidos y España son, pues, los dos países clave. Pero la campaña en estos países por el momento es escasa. Según los representantes en España de las principales candidaturas –los candidatos presidenciales con posibilidades de llegar a una casi segura segunda vuelta son Alejandro Toledo, de Perú Posible, Keiko Fujimori, de Fuerza 2011, y Luis Castañeda, de Solidaridad Nacional- no existe o no han recibido presupuesto alguno o suficiente para hacer campaña en condiciones entre sus compatriotas.

En cuanto a los planes de gobierno, las referencias a los peruanos en el exterior son realmente mínimas. Entre los partidos con posibilidades de gobierno, el que más espacio y más propuestas concretas dedica en su plan de gobierno a la diáspora es Perú Posible. Este partido ofrece “estudiar mecanismos de incentivos a los peruanos que regresen definitivamente al país; establecer convenios de seguridad social con los principales países donde están residiendo y facilitar la compra de activos en el Perú; impulsar la homologación de los títulos secundarios y universitarios, acceso a la universidad a distancia en el Perú, y uso del gobierno electrónico para sus trámites; revalorizar el pasaporte peruano respetando escrupulosamente los principios de reciprocidad, especialmente en lo relacionado con los requisitos inmigratorios e iniciar negociaciones con los países para eliminar mutuamente los requisitos de visas de turismo, aplicando a los nacionales de los países que nos exigen visa, la obtención de una tarjeta turística; asegurar una representación en el Congreso de los peruanos en el exterior con la creación de un distrito electoral ad hoc; potenciar la asistencia a nuestros compatriotas en el exterior, y promover la creación del Viceministerio de las comunidades peruanas en el exterior”.

Solidaridad Nacional presenta un plan de gobierno de 72 páginas pero únicamente dedica dos párrafos a los peruanos en el exterior. Plantea “proponer las modificaciones necesarias para otorgar representación legislativa a los peruanos en el exterior, a fin que sus intereses puedan ser defendidos, potenciando la atención eficiente y digna a nuestros compatriotas en el mundo” e “impulsar un sistema simplificado de acceso a la seguridad social para los peruanos en el exterior, en cuyo favor suscribiremos convenios bilaterales de Seguridad Social (salud y pensiones) con más países”. El convenio de Seguridad Social hispano-peruano es el modelo a seguir en ambos casos.

En ninguna de las 27 páginas del plan de gobierno de Fuerza 2011 que difunde el partido en su web se encuentran referencias a los peruanos que residen fuera de su país.

Legítimas reivindicaciones

Los partidos políticos peruanos y las candidaturas a las elecciones generales de este año, pues, tienen un tema de reflexión ante sí de cara a futuras contiendas electorales en torno a los peruanos en el exterior, una masa productiva que contribuye en gran medida con el desarrollo de Perú gracias a las remesas que envían a sus familiares en su país de origen. Según el Banco Mundial durante 2010 los peruanos enviaron a su país en concepto de remesas casi 2.500 millones de dólares, representando el 2% del PIB y el 3% del consumo final privado según el Instituto Nacional de Estadística e Informática peruano (INEI).

Aunque actualmente no figuren como prioridad en sus planes de gobierno, parece legítimo y hasta necesario que el próximo gobierno peruano tome nota de las reivindicaciones de los peruanos que viven en el exterior y que pasan por la creación de una entidad que centralice sus demandas, la creación de una circunscripción electoral en el exterior, y la puesta en marcha de mecanismos que faciliten su integración social y laboral en los países en los que viven destacando en este último punto el requerimiento de que desde Perú se promueva que los peruanos profesionales puedan homologar sus títulos en los países en los que viven. Estos fueron los temas principales expuestos como motivos de preocupación en la Audiencia con peruanos en el exterior realizada por el Diario El Comercio en Madrid en septiembre de 2009 y, en cualquier caso, son las demandas fundamentales que cualquier peruano que viva en el extranjero conoce con las particularidades propias de cada país de acogida.

Yolanda Vaccaro en el diario El Mundo: Latinoamérica y la presidencia española de la UE

Artículo en El Mundo

Yolanda Vaccaro Alexander
Licenciada en Ciencias de la Información por la Universidad Complutense de Madrid, es Corresponsal en España del Diario El Comercio de Perú. Participa en programas sobre Latinoamérica en medios de comunicación y universidades. Asimismo imparte conferencias en entidades como el Banco Mundial. Colabora en foros de debate y reflexión en el ámbito de las relaciones internacionales entre los que se encuentra Safe Democracy.

Latinoamérica y la presidencia española de la UE

Entre las metas que se ha marcado España en el marco de su presidencia de la Unión Europea (UE), iniciada el pasado 1 de enero, se encuentra la de que Latinoamérica cobre relevancia en la agenda comunitaria. Recientemente Juan Pablo de Laiglesia, Secretario de Estado español para Iberoamérica, en una reunión con periodistas, nos precisó los objetivos en este contexto para que Latinoamérica “sea considerada por la UE como un socio global, como parte activa en ese triángulo del mundo occidental que forman la UE, EEUU y Latinoamérica”.

Destacó que se persigue extender la red de acuerdos que vinculan a Europa con Latinoamérica, dotar de mayor entidad y profundidad el diálogo “birregional” y mantener el esfuerzo de cooperación europeo en Latinoamérica.

De Laiglesia recalca el beneficio mutuo de esta relación: “A Latinoamérica le importa la UE porque es su primer donante y su primer inversor así como fuente de remesas y socio indispensable en su voluntad de tener un papel global más relevante.

A Europa le interesa Latinoamérica porque esta no es parte del problema financiero internacional sino un ámbito para la solución”. Para el Secretario de Estado la UE y Latinoamérica “son socios y aliados naturales para un mundo multipolar, multilateral y en la construcción de una política financiera internacional más pegada a la realidad. La presencia de tres países latinoamericanos en el G20 habla por sí sola”.

ACUERDOS COMERCIALES Y COOPERACIÓN

En cuanto a la red de acuerdos se espera que en la Cumbre Unión Europea- América Latina-Caribe que tendrá lugar en Madrid el próximo mayo se firmen no sólo las declaraciones específicas en torno a los temas de la cita -innovación, tecnología, conocimiento y desarrollo sostenible- sino también los acuerdos de libre comercio que se vienen negociando entre la UE y diferentes bloques latinoamericanos.

Al respecto el propio presidente del Gobierno Español, José Luis Rodríguez Zapatero, en conversación con un grupo de corresponsales latinoamericanos nos indicó que España trabaja para que efectivamente culminen con éxito estas negociaciones. Desde Madrid se resalta que se trata de acuerdos con “tres patas”: diálogo político, cooperación y comercio. Desde Latinoamérica se subrayan casi en exclusiva las posibilidades que estos tratados abren al libre comercio. En cualquier caso se trata de acuerdos beneficiosos para todos.

Desde luego en este terreno hay asimetrías. Así, mientras las negociaciones entre la UE con Centroamérica y con Perú y Colombia están muy avanzadas –“pendientes de algunos flecos” no sustanciales según De Laiglesia-, no se puede decir lo mismo de las dilatadas conversaciones con Mercosur, bloque que supeditó la negociación con la UE a la culminación de los acuerdos en la Ronda de Doha.

Particular mención merece en este punto la Comunidad Andina (CAN). Hace ya tiempo Perú y Colombia pidieron, con éxito, negociar al margen de la CAN habida cuenta de que Ecuador y Bolivia no avanzaban en su misma dirección y de que Venezuela se retiró del grupo –y solicitó su adhesión a Mercosur-.

En cuanto a Centroamérica las conversaciones estaban culminando cuando se paralizaron a causa del golpe de Estado en Honduras. Con la toma de posesión de Porfirio Lobo se espera reanudar las negociaciones y llegar a tiempo para poder suscribir el tratado en la Cumbre de mayo.

México, Chile y Brasil cuentan ya con acuerdos de este tipo con la UE. Se trata de unos textos que están pasando a una nueva generación incorporando el desarrollo sostenible y la innovación.

En el tema de la cooperación España pretende que los países donantes no descuiden a Latinoamérica en momentos en los que se está dando preferencia a países de renta baja en detrimento de los de renta media como ocurre con la mayor parte de los países latinoamericanos.

TEMAS PENDIENTES

En el marco de esta presidencia española de la UE y de cara a la Cumbre UE-América Latina-Caribe que acogerá Madrid, asimismo, desde Madrid se intenta fortalecer la presencia de la “sociedad civil”, según el Secretario de Estado para Iberoamérica. No obstante en la agenda hay una carencia destacable pues poco o nada se dice sobre las migraciones y los ciudadanos.

En este contexto el Gobierno Español constantemente atribuye a la política común de la UE las medidas en torno a la inmigración. Así, cuando se ha decidido poner punto final a acuerdos de exención mutua de visados -que han vinculado históricamente a España con los países latinoamericanos- desde Madrid se ha argumentado que esto se debe a decisiones emanadas de Bruselas.

Otra ausencia notoria es la que corresponde a uno de los temas que más preocupan precisamente a una parte importante de los más de dos millones de latinoamericanos que viven en España: las trabas que existen para homologar títulos universitarios. Miles de latinoamericanos se ven condenados a no ejercer sus profesiones y a realizar trabajos de inferior cualificación porque la homologación de títulos profesionales es una auténtica carrera de obstáculos.

Incluir estos temas pendientes en la agenda de la presidencia española de la UE sería sin duda un aporte fundamental a las relaciones entre la UE, España y Latinoamérica.