Yolanda Vaccaro en El Mundo: La enfermedad de Hugo Chávez y sus repercusiones en Latinoamérica

Artículo en El Mundo sobre Hugo Chávez

Nuestra América 2.0
Venezuela y Latinoamérica tras el anuncio de la enfermedad de Hugo Chávez
01JUL 2011 16:22
El caudillismo sigue marcando el estilo de la política de gran parte de los países latinoamericanos. Y el mejor exponente de ello es el presidente venezolano, Hugo Chávez, heredero absoluto del protagonismo que durante décadas ha ocupado Fidel Castro en la región. Nadie duda de que en los últimos años pocas cosas se comprenden no solo en Venezuela- eso está por descontado- sino también en Sudamérica y países como Nicaragua y Honduras sin la influencia del mandatario venezolano. Por eso su anuncio de que ha sido operado de un tumor cancerígeno en La Habana desata todo tipo de especulaciones y perspectivas en torno al futuro venezolano y a la evolución de una serie de alianzas y modos de gobernar que Chávez ha instigado de forma directa o indirecta en Latinoamérica.

Aunque siempre cabe la posibilidad de que también en eso Chávez trate de emular a su admirado Fidel Castro y siga siendo el hombre fuerte del régimen de su país desde un hospital, ya se han desatado las visiones sobre lo que podría ocurrir en Venezuela y en Latinoamérica en el caso de que el presidente bolivariano se aparte del poder.

PROBABLES SUCESORES

En 1998 Chávez ganó por primera vez unas elecciones generales en Venezuela. Desde entonces su poder en Caracas no ha hecho más que crecer. Sus adversarios lo critican por sus formas autoritarias. Pero sería no solo injusto sino también absurdo no reconocer que Chávez cuenta con un ingente apoyo en su país, sobre todo entre las clases menos favorecidas por el desarrollo. Cómo lo ha logrado es otro tema que por supuesto merece un análisis a fondo que sin duda pondría sobre el tapete sus polémicas maniobras políticas, su excesiva tendencia al asistencialismo y al clientelismo así como su condenable abuso del poder en contra de sectores vitales para la democracia como los medios de comunicación. Pero lo cierto es que en Venezuela hasta ahora resultaba poco creíble realizar análisis sin considerar el peso y las decisiones del presidente bolivariano. A partir de su anuncio de que tiene cáncer, realizado desde La Habana y con gesto verdaderamente compungido, cambia radicalmente la orientación de cualquier comentario. Hugo Chávez gobierna ya desde hace un mes desde Cuba aunque tras su anuncio es algo difícil pensar que gobierna solo o prácticamente sin compañía, como ha ocurrido durante los últimos trece años. Si hasta antes de su anuncio la petición más repetida desde los sectores críticos era que delegara el gobierno de forma temporal, hasta su recuperación, en el vicepresidente Elías Jaua, las luces del panorama tras el anuncio se vuelcan sobre los probables sucesores del presidente.

En este contexto en primer lugar se habla del propio Jaua, uno de los más cercanos colaboradores de Chávez bajo cuyo gobierno ha dirigido los ministerios de Economía Popular, de Agricultura, y de la Secretaría de la Presidencia. En segundo lugar las miradas se posan sobre Nicolás Maduro, el hombre del gobierno venezolano más conocido en el extranjero después de Chávez en su calidad de ministro de Relaciones Exteriores y, por supuesto, de hombre de confianza del presidente. Por motivos obvios, la persona que maneja los principales recursos del país como máximo dirigente de la empresa estatal Petróleos de Venezuela (PDVSA), Rafael Ramírez, se sitúa también en las primeras posiciones de la lista de probables sucesores. Por supuesto no faltan en las apuestas algunos familiares del mandatario, destacando en este marco su hermano y mentor político, Adán Chávez, gobernador del Estado de Barinas, y su hija María Gabriela, primera dama.

EN CLAVE CONTINENTAL

A nivel regional está claro que Chávez es el gran gestor político y financiero de entidades netamente bolivarianas y que muchas veces han despertado preocupación en los sectores inconformes con la senda política de Chávez y el chavismo.

En este plano es imposible no empezar hablando de la Alianza Bolivariana de los Pueblos de Nuestra América (ALBA), grupo formado por Venezuela, Cuba, Bolivia, Nicaragua, Ecuador, Dominica, San Vicente y las Granadinas y Antigua y Barbuda. Resulta muy difícil imaginar la existencia de la ALBA -al menos tal como la conocemos y con el significado que encierra- sin el impulso personal de Chávez.

Peor incluso se puede vislumbrar el futuro de la Organización de Estados Latinoamericanos y del Caribe (OELC), entidad que iba a ponerse en marcha precisamente estos días en Caracas y que, en resumidas cuentas, pretendía ser una OEA sin Estados Unidos ni Canadá.

Por contraposición otros dos ejes de integración que generan menos recelos y que incluso reciben el beneplácito de los sectores críticos con el chavismo podrían verse favorecidos en el caso de que el presidente Chávez dejara el poder en Venezuela. Se trata de la Unión de Naciones Sudamericanas (UNASUR) y de la Comunidad Andina de Naciones (CAN).

De UNASUR forman parte no sólo los países de la ALBA sino también Estados considerados al margen de la influencia bolivariana como Brasil, Colombia y Chile. En el seno de UNASUR ha contado el liderazgo de Brasil en manos de Lula da Silva y se espera que Dilma Rousseff tome el testigo. Por su parte la CAN, que justamente sufrió los embates de las iras del presidente Chávez, que retiró a Venezuela de la organización –en protesta por la política de Bogotá y de Lima de negociar tratados de libre comercio con Estado Unidos y la Unión Europea- y que motivó la amenaza de abandono por parte de Bolivia, podría ser mirada con otros ojos por un renovado gobernante venezolano.

Yolanda Vaccaro Alexander
Licenciada en Ciencias de la Información por la Universidad Complutense de Madrid, es Corresponsal en España del Diario El Comercio de Perú. Participa en programas sobre Latinoamérica en medios de comunicación y universidades. Asimismo imparte conferencias en entidades como el Banco Mundial. Colabora en foros de debate y reflexión en el ámbito de las relaciones internacionales entre los que se encuentra Safe Democracy.

Yolanda Vaccaro: ETA y el chavismo

http://elcomercio.pe/impresa/notas/chavismo-terrorismo/20100328/452956

http://e.elcomercio.pe/66/impresa/pdf/2010/03/28/ECMU280310b4.pdf

El reportaje en la portada de El Comercio del 28 de marzo de 2010:

http://e.elcomercio.pe/66/impresa/pdf/2010/03/28/ECPR280310a1.pdf

Chavismo y terrorismo

Por: Yolanda Vaccaro Corresponsal
Domingo 28 de Marzo del 2010
MADRID. El descubrimiento de que miembros de ETA (Euskadi Ta Askatasuna, Patria Vasca y Libertad) dieron cursos de explosivos hasta el 2008 a terroristas de las FARC en al menos seis campos venezolanos ha puesto el foco en Caracas. Desde que gobierna Hugo Chávez, Venezuela se ha convertido en la mayor reserva de refugiados y huidos etarras de Sudamérica, según informes de los servicios de inteligencia españoles.

La chavista Coordinadora Simón Bolívar realiza actos con personas del entorno de ETA residentes en Venezuela y en España. Entre ellas se encuentra Iñaki Gil de San Vicente, cuya imagen apareció en la computadora del abatido número 2 de las FARC, “Raúl Reyes”.

Desde la década de los 80 unos 60 miembros de la organización terrorista ETA viven en Venezuela. La mayoría está alejada de la banda, pero hay una veintena de integrantes activos. Se trata de personas cuya extradición ha solicitado la justicia española por asesinatos. También hay un grupo de etarras que realizan labores de financiación, dan acogida a nuevos fugados y entrenamiento armado. Arturo Cubillas Fontán, residente en Caracas desde 1989, se encuentra en este último grupo. Se trata del presunto máximo responsable de ETA en Venezuela, sindicado por el juez Velasco como el organizador de los cursos de explosivos con las FARC.

Cubillas, de 46 años, es jefe de Seguridad del Instituto Nacional de Tierras (INTE) en el gobierno de Chávez. Es este tipo de vinculaciones laborales lo que ha evidenciado la presunta colaboración chavista con ETA.

El juez Velasco ha pedido la colaboración de Caracas para que se extradite a Cubillas y a otros cuatro etarras residentes en Venezuela.

ETARRAS EN LATINOAMÉRICA
Son un centenar de integrantes de ETA que viven en Latinoamérica. Hace dos décadas, México, Cuba y Venezuela se convirtieron en los destinos preferidos por los etarras que querían un refugio. Felipe González acordó con el ex presidente Carlos Andrés Pérez que varios etarras se refugiaran en Venezuela porque en España había conversaciones para ver si la violencia llegaba a su fin, algo que nunca ocurrió.

En México, con la llegada de Felipe Calderón a la presidencia las cosas cambiaron y el país empezó a entregar a etarras a la justicia española sin necesidad de largos procesos de extradición.

En cuanto a Venezuela, hasta hace una década este país colaboraba con España enviando información sobre los etarras residentes en su territorio. Pero la colaboración se fue diluyendo con el triunfo electoral de Chávez. Así, desde 1999, año en que Chávez asumió la presidencia, España ha solicitado a Caracas la extradición de 21 personas, siete de ellas miembros de ETA, sin éxito.

Y hay pocas esperanzas de que suceda algo diferente con la solicitud de extradición de Cubillas. El diario “El País” cita al respecto las palabras de Iris Varela, diputada del gobernante Partido Socialista Unificado de Venezuela: “ETA no es una organización terrorista. Son luchadores de un pueblo que pelean por su independencia”.

Así las cosas, no es extraño que decenas de etarras cambiaran México por Venezuela. Este trasvase se aceleró a partir del 2006, cuando España solicitó a México la extradición de seis terroristas que participaban en la trama financiera de la organización.

México sigue siendo el país con más etarras, alrededor de 45. Pero la policía española ve un mayor riesgo de movilización en los que se ocultan en Venezuela, dadas las circunstancias.

LA ALIANZA
Las raíces de la vinculación entre ETA y el chavismo se hunden en sus postulados de izquierda. En manifestaciones chavistas no faltan las banderas vascas (ikurriñas). Es la misma vinculación que puede existir entre el chavismo y las FARC. Los etarras ven en Chávez a un valedor internacional cargado de petrodólares.

Desde que estalló la crisis de la resolución del juez Eloy Velasco, el Gobierno Venezolano ha negado cualquier vínculo con ETA y ha acusado al magistrado de ser miembro de una mafia. Por supuesto ha achacado el tema a lo que llama “rezagos de la colonia”. Pero las pruebas hablan en su contra.

¿Qué gana Chávez apoyando a ETA? Hay que buscar la respuesta en la estrategia expansionista que define al chavismo. Así como apoya la expansión de sus postulados en Latinoamérica, también lo hace respaldando a un movimiento que teóricamente reivindica la independencia de un territorio, la región española del País Vasco; un caso de supuesto colonialismo, según la óptica chavista. Lo cierto es que ETA ha asesinado a un millar de personas y que en las elecciones en el País Vasco los partidos proetarras no suman ni el 10% de los votos.

El peligro de que la alianza chavismo-ETA extienda sus operaciones en la región no es una mera hipótesis.

60 miembros de la banda terrorista ETA viven en Venezuela. De ellos, unos 20 estarían en actividades subversivas.

También en Bolivia En el 2005, etarras residentes en el País Vasco y en Venezuela fueron recibidos por altos cargos del gobierno de Evo Morales en Bolivia.

Inversiones versus lucha contra ETA
El Gobierno Español no permanece impasible ante la vinculación ETA-chavismo, pero mantiene un difícil equilibrio para no perjudicar su lucha contra ETA ni sus relaciones con Venezuela, donde las empresas españolas llevan invertidos más de 4.000 millones de euros.

Recientemente la empresa Repsol fue una de las adjudicatarias de un contrato para explorar y explotar recursos de la faja petrolífera del Orinoco, una de las mayores reservas de petróleo en el mundo.

En el 2005 Venezuela acordó comprar a la empresa española Navantia ocho buques de vigilancia costera por 1.200 millones de euros. El ministro del Interior de España, Alfredo Pérez Rubalcaba, ha dicho: “Tenemos la sensación de que Venezuela puede hacer más y vamos a pedirles más esfuerzos”.

Yolanda Vaccaro. Punto de Vista en El Comercio. Revive el fantasma del «¿Por qué no te callas?»

http://elcomercio.pe/impresa/notas/revive-fantasma-que-no-te-callas/20100310/444990

http://e.elcomercio.pe/66/impresa/pdf/2010/03/10/ECMD100310a15.pdf

PUNTO DE VISTA
Revive el fantasma del «¿Por qué no te callas

Por: Yolanda Vaccaro Corresponsal en Madrid
Miércoles 10 de Marzo del 2010
El fantasma del famoso incidente del “¿Por qué no te callas?” recorre nuevamente España. Con esas palabras, el rey Juan Carlos pidió airadamente a Hugo Chávez, presidente venezolano, que se callara. Sucedió en la Cumbre Iberoamericana de Jefes de Estado y de Gobierno celebrada en Santiago de Chile en el 2007. Chávez, en aquella ocasión, interrumpía continuamente a Rodríguez Zapatero insultando al ex presidente José María Aznar.

La semana pasada, un juez de la Audiencia Nacional española, Eloy Velasco, emitió una resolución en la que vincula al Gobierno de Chávez con las bandas terroristas ETA y FARC. Desde entonces, un vendaval de descalificaciones han sido pronunciadas por Chávez y, sobre todo, por su canciller Nicolás Maduro. Ha dicho el canciller caribeño que Velasco es miembro de “la mafia” del Partido Popular y del ex presidente Aznar, a los que considera herederos del franquismo.

Las declaraciones se produjeron un día después de que los gobiernos de Venezuela y España firmaran una declaración donde aseguraban que perseguirían a ETA. De paso, el comunicado cargaba en la prensa la responsabilidad del nuevo desaguisado bilateral en una actitud “confusa y condescendiente” por parte del Gobierno Español, según un editorial de “El País” y buena parte de la opinión pública española.

Intentar apaciguar al presidente venezolano y a los miembros de su gabinete es “como querer apagar un fuego con gasolina”. Eso es lo que considera el diario “El Mundo” a raíz del nuevo desencuentro. Y todo indica que las descalificaciones desde Caracas pueden continuar hasta cotas insospechadas.

Pero, a diferencia de lo ocurrido con el incidente del “¿Por qué no te callas?”, en esta ocasión hay un tema grave en medio de la tormenta. En la computadora del número dos de las FARC, “Raúl Reyes” —muerto en una operación del Ejército colombiano de hace dos años—, se encontraron presuntos indicios de la vinculación del Gobierno de Venezuela con las FARC y con ETA. En el 2008, agentes del servicio de inteligencia español y el fiscal jefe de la Audiencia Nacional, Javier Zaragoza, viajaron a Bogotá para investigar el tema. De allí la apertura de la investigación que instruye el juez Velasco. Se trata, pues, de un tema complejo que, como señala el diario “El País”, “no se va a disolver con declaraciones políticas o diplomáticas”.

Las relaciones hispano-venezolanas vuelven a un momento crítico. No obstante, está claro que ahora las aguas difícilmente volverán a su cauce mientras no se deslinden responsabilidades desde Caracas. En los próximos días, y por el cauce oficial, llegará a la capital venezolana la correspondiente petición de cooperación en el proceso de la Audiencia Nacional española. Es bastante más que una llamada de atención por un exceso de verborrea.

Yolanda Vaccaro: España pide respeto para sus jueces en la crisis con el Gobierno de Venezuela y su supuesto apoyo a ETA

http://elcomercio.pe/impresa/notas/espana-pide-respeto-sus-jueces/20100309/444423

http://e.elcomercio.pe/66/impresa/pdf/2010/03/09/ECMD090310a15.pdf

España pide respeto para sus jueces

Venezuela calificó de franquista a magistrado que investiga vínculos de ETA con las FARC

Por: Yolanda Vaccaro Corresponsal
Martes 9 de Marzo del 2010
MADRID. “El juez Eloy Velasco forma parte de la mafia franquista de [José María] Aznar y está vinculado con lo peor del PP [Partido Popular]”. Eso es lo que dijo el domingo Nicolás Maduro, canciller venezolano, respondiendo a una resolución que la semana pasada emitió Velasco, que vincula al Gobierno Venezolano con las bandas terroristas ETA y FARC.

Las palabras de Maduro fueron contestadas ayer desde Madrid. El presidente del PP, Mariano Rajoy, exigió al Ejecutivo que preside José Luis Rodríguez Zapatero que “defienda a la justicia y a las fuerzas de seguridad del Estado”. Según Rajoy, Rodríguez Zapatero debe dar explicaciones en el Congreso sobre las acciones diplomáticas españolas para calmar las aguas.

A las quejas del PP se suman las del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ), que emitió ayer una declaración institucional en la que exige “el máximo respeto, nacional e internacional, hacia la independencia y la función jurisdiccional de los jueces y tribunales españoles”.

Para el CGPJ, las informaciones, comentarios y opiniones que políticos españoles y extranjeros han expresado acerca del juez Velasco y del juez Baltasar Garzón —cuestionado en España por parte de la clase política conservadora porque ha reabierto causas relacionadas con la guerra civil— generan un “inmerecido efecto deslegitimador” del Poder Judicial.

“El desarrollo de la función judicial precisa de un sereno clima para su más adecuado ejercicio”, agrega.

EL DATO
Trabaja para Chávez
Según una resolución del juez Eloy Velasco, el histórico dirigente de ETA Arturo Cubillas es funcionario del Gobierno Venezolano, al igual que su esposa.

Yolanda Vaccaro. Análisis en El Comercio: la Cumbre Iberoamericana en un bache

http://elcomercio.pe/impresa/notas/cumbre-esta-bache/20091203/376530

PUNTO DE VISTA

La cumbre está en un bache
Por: Yolanda Vaccaro Corresponsal

“¿Por qué no te callas?” Probablemente esas son las palabras que más se recuerdan si se habla de las cumbres iberoamericanas de jefes de Estado y de Gobierno. Es la célebre frase del rey Juan Carlos al presidente venezolano, Hugo Chávez, en la reunión celebrada en Santiago de Chile hace dos años. Un comentario que acaparó portadas de medios de comunicación e hizo correr ríos de tinta.

Esta semana se celebró en Estoril, Portugal, la edición 19 de la cumbre iberoamericana . De entrada hubo un récord de ausencias. Ocho de los veintidós mandatarios convocados no asistieron a la cita y en su lugar enviaron a sus ministros.

Más aun, la cita de Estoril evidenció como pocas veces la carencia de una articulación siquiera mínima para llegar a consensos en Iberoamérica.

La piedra de toque fue la situación de Honduras. Por un lado se situaron los gobiernos que —en línea con EE.UU.— se muestran proclives a legitimar las elecciones del domingo pasado: Perú, Panamá, Costa Rica y Colombia. En el extremo opuesto se colocaron quienes consideran que la consulta fue “una parodia”, definición acuñada por Cristina Fernández de Kirchner: Argentina, Brasil, Venezuela, Ecuador, Bolivia y Cuba.

España pretendió situarse en un imposible intermedio. José Luis Rodríguez Zapatero apuntó: “Tenemos una situación sui géneris. Se han celebrado unas elecciones que estaban previstas, pero en circunstancias anómalas”. Más enigmático aún fue su canciller: “El Gobierno Español no reconoce las elecciones del domingo, pero no las ignora”.

Los intensos esfuerzos para que todos pudieran suscribir una declaración final conjunta, como se acostumbra en estos foros, fueron inútiles. Solo se llegó a un documento de puntos mínimos titulado “Comunicado especial”, que se firmó cuando los presidentes de Brasil y de Ecuador ya se habían marchado.

Además del tema de Honduras los medios de comunicación de los países participantes resaltaron sobre todo sus particulares coyunturas internas, bilaterales o fronterizas.

Las divergencias, pues, opacaron el tema para cuyo tratamiento se convocó la mencionada cumbre presidencial: la innovación y el conocimiento. Porque, aunque poco se diga sobre ello, cada cumbre iberoamericana tiene un tema de fondo que se prepara con ahínco sobre todo desde Madrid, donde tiene su sede la Secretaría General Iberoamericana.

El próximo año la ciudad de Mar del Plata, Argentina, acogerá la vigésima cumbre iberoamericana con la educación como tema de fondo. Pero a menos de que las cosas cambien sustancialmente e Iberoamérica se dote de mecanismos de verdadera cohesión y de un rumbo al menos genérico, todo indica que el enfrentamiento —cuando no la anécdota— será lo que llegue de estos encuentros a la mayor parte de ciudadanos españoles, portugueses y latinoamericanos.

Yolanda Vaccaro Punto de Vista Las amistades peligrosas de Madrid

http://www.elcomercio.com.pe/impresa/notas/amistades-peligrosas-madrid/20090917/342997
PUNTO DE VISTA

Las amistades peligrosas de Madrid
Por: Yolanda Vaccaro Corresponsal

España se ha convertido en la sala VIP del populismo internacional”. Eso es lo que dijo el portavoz del opositor Partido Popular (PP), sobre la reciente visita de los presidentes de Venezuela, Hugo Chávez, y de Bolivia, Evo Morales. El mandatario venezolano cerró el viernes pasado en Madrid una gira internacional, mientras que Morales realizó esta semana su primer viaje oficial a España.

La sucesión de ambas visitas ha levantado sentimientos encontrados. En algunos países latinoamericanos la formalidad democrática, representada porque los gobiernos son elegidos por vía del voto ciudadano, parece chocar con la carencia o debilidad de los usos democráticos en el día a día. Nada nuevo.

Entre ambas visitas Mario Vargas Llosa, también en Madrid, dijo que lo que desarrolla Morales no es una experiencia democrática, sino que tiene una clara orientación autoritaria impulsada por el titiritero mayor que es Hugo Chávez, que está contagiando a los países vecinos, entre ellos el Perú. Y lamentó que España apoye al presidente boliviano. Para él los lazos de José Luis Rodríguez Zapatero con Chávez y Morales son relaciones peligrosas. Rodríguez Zapatero respondió a la oposición que es su deber recibir a los presidentes de todos los países, máxime si sus mandatos son fruto de las urnas y sobre todo si se trata de presidentes latinoamericanos.

Fuera de los escenarios políticos e intelectuales la calle también se pronunció. Chávez fue recibido con pancartas de alabanza a las puertas del hotel en el que se hospedó, manifestación probablemente orquestada por la embajada de Venezuela. Luego improvisó una visita a una librería del centro de Madrid. Decenas de personas que transitaban por la calle se agolparon a las puertas de la tienda y, a la salida del presidente venezolano, algunas le dedicaron gritos como “dictador” y palabras mucho más gruesas. El presidente venezolano sonrió pero los gritos eran tan fuertes que sin duda oyó claramente lo que le decían.

Morales, que no genera tanto sentimiento de antipatía, por lo menos en España, no sufrió el desprecio de la calle. Por el contrario, el domingo celebró un encuentro con sus compatriotas en una plaza de toros para siete mil personas que registró un lleno hasta la bandera entre pancartas que rezaban frases como “Ave Evo”.

Rodríguez Zapatero tiene razón al señalar que Chávez y Morales han sido elegidos por el voto ciudadano. El problema es que algunas de las acciones de ambos presidentes generan dudas sobre si pueden ser calificadas de democráticas, como apunta Vargas Llosa. Parece inevitable que el respaldo hacia estos peculiares estilos termine poniendo en solfa la política internacional de países como España. Porque una cosa es tener relaciones diplomáticas con un gobierno y otra es apoyarlo de manera decidida y hasta orgullosa, como hace el Poder Ejecutivo del país ibérico con los gobierno de Chávez y Morales.