Yolanda Vaccaro: Infanta Cristina. Entrevista Manos Limpias

YOLANDA VACCARO INFANTA CRISTINA CASO NOOS MANOS LIMPIAS

Infanta Cristina en el caso Noos. Entrevistamos a Miguel Bernard, Secretario General de Manos Limpias, la entidad que ha llevado al banquillo a la infanta Cristina de Borbón. Está convencido de que el esposo de la infanta irá a la cárcel

Miguel Bernad:

“Somos el único referente que hay en España de lucha contra la corrupción porque el ministerio público no cumple su obligación”

YOLANDA VACCARO
Corresponsal

MADRID.

Artículo en El Comercio

Contra la derecha, la izquierda, el centro.
Contra el nacionalismo,
el independentismo,
la monarquía,
funcionarios y altos
cargos corruptos del sector público
y privado. Contra el derechista
Partido Popular (PP), el
Partido Socialista Obrero Español
(PSOE), el emergente izquierdista
Podemos, los nacionalistas
Convergencia y Unión
de Cataluña (Ciu) o Partido Nacionalista
Vasco (PNV).
Manos Limpias, nacida como
sindicato en Madrid y hoy
asociación implantada en toda
España, es una entidad sui géneris
que ha logrado éxitos tan
dispares en las denuncias que
ha presentado como hacer que
se aparte de la carrera judicial a
Baltasar Garzón, como sentar
en el banquillo de los acusados
a la infanta Cristina de Borbón.
Precisamente ayer Iñaki Urdangarin,
cuñado del rey Felipe
VI de España, comenzó a
declarar en el juicio por corrupción
en Palma de Mallorca, en
el que se sienta en el banquillo
de los acusados junto a su mujer,
la infanta Cristina, y otras
15 personas. Urdangarin está
acusado de haber desviado más
de seis millones de euros junto a
su entonces socio en el Instituto
Nóos, una organización sin ánimo
de lucro vinculada al mundo
del deporte que se aprovechaba
de su condición de yerno del entonces
rey de España, Juan Carlos
I. El fiscal pide 19 años y medio
de cárcel para él.
Cristina, de 50 años y sexta
en la línea de sucesión al trono,
está acusada de haber ayudado
a Urdangarin a evadir dinero
ganado ilícitamente. La acusación
de Manos Limpias pide
ocho años de cárcel para ella.
Declarará la semana que viene,
cuando termine su marido,
quien ayer reconoció que en Aizoon,
empresa que compartía
con su esposa, tenía empleados
ficticios pero, según él, recién se
enteró de esto cuando empezó
la investigación del Caso Nóos.
Urdangarin aseguró que nunca
pidió una comisión y los términos
que más utilizó durante la
audiencia fueron: “Supongo,
no sé, no recuerdo”.

¿Cómo se crea Manos Limpias?

En 1990 se crea un movimiento de fiscales italianos para luchar contra la corrupción en Italia denominado Manos Limpias. Yo era funcionario del Ayuntamiento de Madrid, he sido director de personal, y detecto mucha corrupción en España en aquellos años. Entonces decido crear un sindicato con el mismo nombre para luchar contra la corrupción en el Estado, las comunidades autónomas, los ayuntamientos. Además de defender a funcionarios y trabajadores de la administración pública la entidad también va a luchar desde entonces contra la corrupción venga de donde venga, tanto si es de la derecha como de la izquierda como del centro o de los nacionalismos. Tiene tanto éxito que se convierte en asociación para que puedan afiliarse todos los ciudadanos que crean que sus derechos han sido transgredidos y que nos puedan proporcionar datos contra la corrupción.

¿Se financian por las cuotas de los asociados?

Sí, los aproximadamente 4.500 afiliados aportan la financiación. No tenemos subvención alguna ni lobby ni grupo de presión. Nuestros abogados trabajan gratis porque si tuvieran que cobrar sería imposible con todas las causas penales que llevamos ya que en este país hay una gran corrupción. Se les compensa con casos particulares pues, aunque no es nuestro objetivo actuar como despacho de abogados, mucha gente nos conoce y confía en los abogados de Manos Limpias.

¿Qué casos destaca entre los liderados por Manos Limpias además del caso Noos?

Conseguimos echar de la carrera judicial al juez Baltasar Garzón por prevaricación; que se procesara y se inhabilite al ex presidente del Parlamento Vasco Juan María Atutxa y a toda la mesa de aquel parlamento por no disolver un grupo parlamentario afín a ETA; meter en la cárcel al ex presidente de CajaMadrid (actual Bankia) Miguel Blesa; que se abran y mantengan los procesos sobre corrupción del PP Gürtel y Púnica; que se procese a los ex presidentes de Cataluña Jordi Pujol y Artur Mas (del nacionalista Convergencia y Unión) por desobediencia, prevaricación y malversación caudales públicos; que se procese a los dos ex presidentes de Andalucía (del PSOE) Antonio Griñán y Manuel Cháves por malversación. Estamos detrás de las investigaciones de corrupción de VolskWagen y de las petroleras y somos autores de la querella por injurias por los abucheos de la última final de la Copa del Rey de Fútbol. Somos el único referente que hay en España de lucha contra la corrupción porque el ministerio público no cumple su obligación y nosotros tenemos el deber de denunciarla.

¿Cuántos condenados por sus denuncias están en prisión?

Unas 80 personas están o han estado en prisión por ello. En cualquier escándalo de magnitud en España allí está Manos Limpias la primera denunciando.

Lo primero que se ve en su página web es que acaban de presentar una querella contra Podemos. ¿Por qué motivo?

Denunciamos a la cúpula de Podemos porque ha sido financiado por el régimen iraní, que es un régimen teocrático, y por el régimen bolivariano de Venezuela. La legislación española y europea prohíben que un partido político sea financiado por una potencia extranjera. Hay un informe de los cuerpos y fuerzas de seguridad del Estado que avala que Podemos ha recibido financiación de Irán y Venezuela. Esta semana presentamos una querella contra Pedro Sánchez, líder del PSOE, por fraude en las subvenciones del Estado al ceder dos senadores socialistas a ERC (Izquierda Republicana de Cataluña) y otros dos a CDC (Convergencia Democrática de Cataluña). Defendemos la ley y estado derecho.

¿Qué les impulsó a llegar a sentar en el banquillo a la infanta Cristina?

Denunciamos la corrupción venga de donde venga. Es el primer caso en la historia de España y de Europa en el que se sienta en el banquillo a un miembro de una casa real. No se habría podido imputar a la infanta si no llega a ser por la petición de acusación de Manos Limpias por dos delitos fiscales y por ser cooperadora necesaria en la trama, acusaciones conllevan penas de hasta ocho años de prisión.

¿Cree que la infanta Cristina y su esposo irán a la cárcel?

Su esposo irá a la cárcel con toda seguridad. A lo mejor no por 16 años, que es lo que se pide, sino por ocho o diez. En el caso de la infanta lo lógico es que vaya a prisión también por menos tiempo pero a lo mejor le cae una condena de dos años, en el límite para que no tenga que ir a prisión. Imagino que las fuerzas de las instituciones en España harán todo lo posible primero para que no sea condenada y luego para que no vaya a prisión.

¿Qué presiones viven?

La Fiscalía de Delitos Económicos de Madrid nos acusó a la abogada Virginia López Negrete (la que representa a la entidad en el juicio por el caso Noos) y a mí de lavado de dinero y de apropiarnos del dinero de afectados por un caso de corrupción. Estamos demostrando que es todo falso y nos querellamos contra los autores de esta injuria y calumnia.

¿Tienen contacto con grupos de ciudadanos en otros países que quisieran implantar una entidad similar en sus territorios?

Sí. Los últimos en pedirlo han sido personas de Colombia y de Venezuela, en este último caso los opositores al régimen de Maduro, quieren luchar contra la corrupción en sus países. Nos parece una buena idea pero nosotros queremos controlar esa marca y estamos chequeando que quienes quieren instalarla en otros países sean de la máxima confianza y no estén tocados por la corrupción de forma alguna.

MIGUEL BERNAD

Abogado, funcionario en Madrid, ex director de personal del Ayuntamiento de Madrid. Llegó a tener bajo su dirección a 30.000 funcionarios entre los que había 6.000 policías municipales.

Yolanda Vaccaro: El rey Felipe VI elimina los privilegios de las infantas

YOLANDA VACCARO FELIPE VI INFANTA CRISTINA

Artículo en El Comercio

La infanta en capilla

Próximamente se sabrá si Cristina de Borbón finalmente se sentará en el banquillo

Su hermano, el rey Felipe VI, prepara una reforma para eliminar los privilegios de trato de los que siguen gozando la infanta y su esposo, Iñaki Urdangarín

YOLANDA VACCARO
CORRESPONSAL
MADRID.

En los próximos días se sabrá si la infanta Cristina de Borbón se sienta en el banquillo de los acusados. El juez José Castro deberá decidir si finalmente procesa a la hermana del rey Felipe VI tras la decisión de la Audiencia Provincial de Palma de Mallorca, emitida el pasado 7 de noviembre, de mantener la imputación de la infanta por dos delitos fiscales. El tribunal levantó la imputación por un delito de blanqueo de dinero pero mantuvo la acusación de que Cristina evadió al fisco español participando de los beneficios del entramado Noos, creado por su esposo, Iñaki Urdangarín, una entidad con la que él y sus socios obtuvieron al menos ocho millones de euros por informes sobrevalorados y asesorías ficticias brindados a empresas, ayuntamientos y comunidades autónomas entre 2005 y 2009. El juez Castro, en resoluciones anteriores, consideró muy difícil de creer que Cristina desconociera el origen del dinero que la familia empleó en gastos diversos, incluida la compra y la reforma de un palacete para la vivienda familiar, en Barcelona, por seis millones de euros.

La fiscalía sigue tratando de proteger a la infanta

Las apuestas sobre si la infanta será juzgada se reparten casi al 50% entre los analistas en los medios de comunicación mientras esta semana se ha sabido que el fiscal del caso, Pedro Horrach, una vez más, apoyará que no se juzgue a la infanta. Pondrá como ejemplos casos en los que los cónyuges y familiares de personas que han sido procesadas por evadir al fisco no fueron juzgados a pesar de ser partícipes de los hechos. Entre otros casos Horrach recordará el de la cantante Ana Torroja, ex vocalista del grupo Mecano, que fue condenada por evadir 800.000 euros a la Hacienda española, un caso en el que su esposo no fue juzgado a pesar de ser apoderado de una de las empresas que se usaron para evadir al fisco.

La fiscalía depende jerárquicamente del Ministerio del Interior con lo que parece ratificada la decisión del Gobierno de Mariano Rajoy de proteger a la infanta. Todo con el telón de fondo de una monarquía que sigue en el ojo de la tormenta a pesar de la abdicación del rey Juan Carlos, producida hace cinco meses, y de los esfuerzos de su sucesor, su hijo Felipe, por mantener apartada de la escena a su hermana Cristina y lavar la imagen de la Corona. Felipe VI ha prometido, por ejemplo, que en 2015 se publicará la primera auditoría de las cuestas de la Casa del Rey.

El largo camino de erradicar privilegios

Y es que no parece fácil erradicar los privilegios de los que la familia real española ha gozado y que están causando resquemor en un país en plena crisis económica. Hace pocas semanas, por ejemplo, la prensa publicaba fotografías en las que se veía a Urdangarín escoltado por la Guardia Civil para abordar un avión sin tener que hacer cola como los demás, cuando ya el resto de pasajeros estaba dentro de la nave.

Si bien hay dudas de que Cristina vaya a ser juzgada, nadie duda de que Urdangarín sí será procesado y las apuestas se inclinan por una condena a tenor de las instrucciones y abundantes pruebas judiciales. La indignación al conocerse los privilegios de los que incluso él sigue gozando no se hizo esperar. A los pocos días se difundió que la Casa del Rey prepara un nuevo régimen jurídico para regular el destino de los regalos que reciben los miembros de la Familia Real así como los de la llamada familia del rey, entre quienes están incluidas las hermanas del monarca. Este régimen incluirá el fin de los descuentos, viajes gratuitos y privilegios que disfrutan en sus viajes y la y en los aeropuertos españoles.

La laguna legal ha propiciado otro pequeño estupor al conocerse que hay confusión sobre el desino de dos lujosos automóviles Ferrari –valorados en más de 209.000 euros cada uno- que el jeque Mohamed bin Rashid al Maktoum, primer ministro de Emiratos Árabes Unidos, regaló en 2012 al rey Juan Carlos.

NOTA VINCULADA:

La nueva vida del rey Juan Carlos

“No queríamos reyes y ahora tenemos cuatro” decía recientemente un periodista español. En efecto, tras la abdicación del rey Juan Carlos él y su esposa, Sofía de Grecia, han pasado a tener el tratamiento de “reyes eméritos”. Como parece que nadie había pensado en que el rey Juan Carlos abdicaría y, mucho menos, en qué pasaría entonces, todo se está haciendo sobre la marcha y por intuición, deducción o como quiera llamarse a la necesidad de improvisar soluciones. Así, en la agenda que cada semana la Casa Real envía a la prensa, incluidos los corresponsales de prensa extranjera, figuran los actos de los reyes Felipe y Letizia, y también los actos oficiales de los “reyes eméritos”. Esta semana, por ejemplo, el acto central de los “reyes eméritos” fue la inauguración, el miércoles y en Madrid, de la exposición “El retrato en las colecciones reales. De Juan de Flandes a Antonio López”.

El caso es que Juan Carlos de Borbón sigue siendo rey pero sin el peso de la responsabilidad de ser Jefe del Estado. Así la prensa cuenta que se ha dedicado a recorrer los mejores restaurantes de comida española, una de sus pasiones. En las últimas semanas, asimismo, Juan Carlos no ha dejado de viajar, entre otros sitios a Manchester, ciudad a la que viajó el pasado octubre para presenciar el Manchester City- Tottenham, y donde se fotografió después con dos de sus jugadores favoritos, Silva y Navas.

Sobre sus otras pasiones periodistas como Arancha Moreno (La Gaceta) cuentan que desde el verano pasado ya no ve a su conocida amiga, la alemana Corinna zu Sayn-Wittgenstein-Sayn. Según la prensa española -que en setiembre pasado llegó a anunciar que el rey se divorciaría para casarse con Corinna- no se han vuelto a ver tras pasar tres semanas juntos en Tánger en agosto pasado.

Por su parte la reina Sofía, que tiene una agenda oficial escasa, reparte su tiempo entre Londres, Madrid y Ginebra, ciudad esta última donde viven Cristina, Urdangarín y sus cuatro hijos.

Datos

La Fiscalía del Tribunal Supremo ha solicitado que no se admitan a trámite dos demandas de paternidad contra Juan Carlos de Borbón, planteadas por el ciudadano español Alberto Solá Jiménez y una ciudadana belga.

La semana pasada el diario La Razón, conocido por su defensa de la monarquía, publicó que Felipe Juan Froilán, primogénito de la infanta Elena, es fan de Podemos, el nuevo partido de la izquierda española que arrasa en las encuestas y que, entre otras cosas, plantea abolir la monarquía.

Yolanda Vaccaro: la Infanta Cristina declara como imputada

Artículo en El Comercio

Artículo El Comercio PDF

España: la infanta Cristina declara hoy ante el juez
Más de 200 policías vigilarán por la seguridad de un hecho que cubrirán más de 350 periodistas de todo el mundo. Se esperan manifestaciones antimonárquicas.

Por: Yolanda Vaccaro. Corresponsal

Madrid. La infanta Cristina de Borbón se convertirá hoy en la primera integrante de la familia real española en declarar ante un juez.

Imputada por evasión fiscal y blanqueo de capitales, la segunda hija de los reyes Juan Carlos y Sofía comparecerá en un interrogatorio que puede durar todo el día en los juzgados de Palma de Mallorca. Responderá de pie, frente a un micrófono, con intervalos de descanso durante los que podrá sentarse en una sala aledaña especialmente habilitada. Será interrogada por el juez José Castro, autor de la imputación, los abogados de la acusación particular cursada por el sindicato Manos Limpias y el ex dirigente de Izquierda Unida Julio Anguita, sus abogados y el fiscal Pedro Horrach. Este último, siguiendo directrices del Gobierno, se ha opuesto a la imputación por lo que se espera que cumpla un papel parecido al de la defensa.

El paseíllo
La infanta llegará hoy en avión a Palma de Mallorca procedente de Barcelona, donde ha preparado su defensa, junto a sus abogados.

La expectación es mayúscula y por eso la policía acordonará un perímetro de cien metros a la redonda a partir de los juzgados. Quienes podrán estar más cerca del ingreso de la infanta en la sede judicial serán los alrededor de 350 periodistas que se han acreditado, la mayoría de prensa española, pero también de medios de las más variadas procedencias como CNN, Al Yazira o la iraní HispanTV. Los hoteles están desbordados desde hace varios días.

Algo más lejos se situarán los curiosos y manifestantes que han anunciado que esperarán a la infanta tal como sucedió cuando, en el mismo juzgado, declaró su esposo, Iñaki Urdangarin. Más de 200 policías velarán por que no se excedan las exaltaciones antimonárquicas y de ciudadanos indignados.

Cuando la infanta llegue en su automóvil hasta la esquina del juzgado será ella quien decida si permanece en el vehículo para recorrer la cuesta peatonal que lleva hasta la puerta del juzgado o si se baja del automóvil y recorre a pie los 40 metros de este ya conocido “paseíllo”, tramo que los turistas han incluido en sus recorridos.

Los balcones que dan al edificio de los juzgados se han alquilado por 1.000 euros por el fin de semana a diferentes medios de comunicación que tratarán de obtener así las mejores imágenes de esta jornada.

Hasta 11 años de cárcel
El juezCastro acusa a la infanta de haber utilizado fondos de la empresa Aizoon, entidad que formó parte del Instituto Nóos, entramado creado por su esposo Iñaki Urdangarín.

Nóos realizó asesorías ficticias o sobrevaloradas para gobiernos regionales y municipales dirigidos por el gobernante Partido Popular.

El juez detalla que la infanta gastó al menos 69.000 euros de procedencia irregular.

La declaración de hoy será clave para determinar el grado de implicación de la infanta y ver hasta qué punto es capaz de sortear una severa imputación por la que podría recibir una condena de 11 años de prisión.

Yolanda Vaccaro: La Infanta Cristina se prepara para declarar como imputada

Artículo en El Comercio

La infanta Cristina se prepara para declarar ante el juez el próximo sábado
Su equipo de abogados ensaya con ella las posibles preguntas que le formulará el juez José Castro en Palma de Mallorca.

Por: Yolanda Vaccaro. Corresponsal

Madrid. El sábado 8 de febrero, la infanta Cristina de Borbón declarará como imputada ante el juez José Castro en Palma de Mallorca. Será la primera vez que un miembro de la familia real declare ante un juez. Se le acusa de evasión fiscal y blanqueo de capitales por su implicación en Nóos, entramado de sociedades lideradas por su esposo, Iñaki Urdangarín, que habría obtenido más de ocho millones de euros de forma ilegal.

Desde que fue imputada, Cristina ha dejado su residencia en Ginebra y ha regresado a España para preparar su defensa legal. Sus abogados, encabezados por Miquel Roca, uno de los autores de la Constitución Española, ensayan con ella las posibles preguntas del juez Castro, el fiscal Pedro Horrach y el abogado de la acusación popular del sindicato Manos Limpias. Repasan juntos los hechos, gastos, ingresos, declaraciones fiscales y facturas relacionados.

Medida de seguridad
Ayer se supo que el juez dejó a criterio de la infanta si entra al juzgado en automóvil o a pie. La policía había solicitado que no sea obligada a entrar a pie argumentando motivos de seguridad, así que será ella quien decidirá si recorre la cuesta de 50 pasos que separan la calle más cercana de la entrada del juzgado, que además es peatonal.

Hace unos meses, su esposo sí caminó y tuvo que enfrentarse a la prensa y a cientos de personas que lo esperaban con pancartas de repudio y le endilgaron los más variados insultos.

Cabe recordar que ya hay varias protestas anunciadas. Por ejemplo, está prevista una concentración ante los juzgados promovida por la Federación Isleña de la Unidad Cívica por la República (UCR), que ya ha sido autorizada por las autoridades.

El gobierno la apoya
En un auto de 27 páginas emitido el mes pasado, el juez Castro consideró que la infanta no solo conocía las actividades de Nóos, sino que también fue partícipe de la trama de corrupción a través de Aizoon, una de las empresas del entramado.

La infanta, explica el documento, era copropietaria de Aizoon al 50% junto a Urdangarín y gastó 69.000 euros con tarjetas de crédito de la empresa para temas personales como cenas, clases de yoga, adornos florales, ropa, entre otros. También subarrendó a Aizoon parte de su propia casa, el famoso palacete de Pedralbes, y contrató como servicio doméstico a inmigrantes sin papeles.

Cristina decidió no recurrir el auto y pedir declarar lo antes posible. La fiscalía, que siempre ha tratado de protegerla, tampoco recurrió, pero presentó un escrito en el que criticaba duramente la instrucción del caso a cargo del juez Castro y lo acusó de actuar por motivos “conspiratorios”. El fiscal no tuvo reparos en señalar que para que los citados gastos se consideren delito el monto debería ser de al menos 120.000 euros.

En España, los fiscales dependen jerárquicamente del gobierno de turno. Por si quedaban dudas, la defensa que el Ejecutivo está haciendo de la infanta quedó ratificada la semana pasada cuando el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, afirmó que estaba convencido de su inocencia.

El juez tildado de conspirador contra la corona

El nombre del juez José Castro saltó a las primeras planas de todo el mundo en abril del 2013 cuando, bajo el lema “La justicia es igual para todos”, imputó a la infanta Cristina como sospechosa de complicidad en los delitos cometidos por su marido Iñaki Urdangarin.

Ahora que la hija menor de los reyes Juan Carlos y Sofía ha sido imputada por segunda vez y que está a punto de ir a declarar ante la justicia por vez primera, las presiones contra Castro han arreciado.

A mediados de enero, el fiscal del caso, Pedro Horrach, aseveró que el juez Castro había desplegado “una teoría conspiratoria para justificar la existencia de indicios delictivos que avalen la imputación de Cristina y, de paso, afectar y dañar a la corona española”.

El perfil de un duro
José Castro, Pepe para los más íntimos, nació en Córdoba hace 68 años, antes de ser juez de instrucción fue funcionario de prisiones y en casi 40 años de ejercicio profesional apenas ha concedido entrevistas.

Su forma de vestir, alejada muchas veces de corbatas y ternos, contrasta con la de otros jueces. Es muy conocido por sus casacas de cuero, acaso una reminiscencia de sus épocas de joven motociclista. Es poco proclive a la efusividad y lo avergüenzan los aplausos.

En los interrogatorios suele mostrarse implacable y parece tenerlo sin cuidado, según la prensa española, que las sesiones duren largas horas. Sus fallos suelen estar cargados de sarcasmo e ironía, lo cual le ha valido quejas de los abogados en más de una ocasión.

Yolanda Vaccaro: el Gobierno Español protege a la infanta Cristina

Artículo en El Comercio

El Gobierno Español protege a la infanta Cristina
El Ejecutivo, a través de la fiscalía, busca evitar que la hija del rey sea condenada.

Por: Yolanda Vaccaro. Corresponsal

“La imputación es un hecho público y, por tanto, los medios de comunicación y la sociedad tienen el derecho a conocer dicha circunstancia”, señala el jurista Joaquim Bosch sobre la declaración que realizará el 8 de febrero la infanta Cristina. Como Bosch, son numerosos los jueces que han alzado la voz contra el intento del gobierno de Mariano Rajoy de atenuar e incluso eliminar la imputación a la segunda hija de los reyes de España. Las asociaciones Jueces para la Democracia y Francisco de Vitoria, que agrupan a buen número de jueces y magistrados, han manifestado su rechazo al intento de protección de la infanta Cristina.

El 7 de enero, el juez José Castro, que instruye un extenso sumario sobre presunto enriquecimiento ilícito de Iñaki Urdangarin, esposo de Cristina, imputó a la infanta señalando que habría cometido los delitos de blanqueo de capitales y evasión fiscal. La semana pasada el fiscal anticorrupción Pedro Horrach respondió con un escrito para descalificar la actuación de Castro y tratar de desvirtuar la imputación acusándolo de basarse en especulaciones y en una “teoría conspiratoria”. “Las dudas no sirven como base de una imputación porque la duda en un procedimiento penal equivale a mera conjetura, sospecha o especulación”, añadió.

El fiscal se pronunció así a pesar de que en el mismo escrito reconoce que Cristina hizo en el 2007 gastos personales –cenas, ropa para sus hijos, clases de salsa– con cargo a la empresa Aizoon, una de las entidades a las que el entramado Nóos desviaba fondos. Nóos era dirigido por el esposo de la infanta.

Sucede que en España todos los fiscales son nombrados por el gobierno de turno, situación que emana de la propia Constitución. Por eso desde que se conoció el escrito de Horrach las críticas recaen sobre el Ejecutivo, que, a todas luces, trata de impedir que la segunda hija de los reyes sea condenada. El ministro de Justicia, Alberto Ruiz-Gallardón, afirmó sin tapujos que tratará de que cuando la infanta declare en el juzgado de Castro, el 8 de febrero, no ingrese al tribunal por la puerta principal, a fin de evitar que se tope con los curiosos y la prensa. Esperanza Aguirre, connotada miembro del gobernante Partido Popular, aportó la idea de que la infanta entre por la puerta del garaje.

Al respecto, el jurista Bosch indica que “no queda justificado, como quiere el ministro, que se proteja a la casa real hasta el extremo de esconder que la infanta va a declarar al juzgado”. Para Bosch, este tipo de declaraciones y actitudes crea en la ciudadanía la sensación de que el gobierno promueve una evidente discriminación judicial.

Apoyo a la casa real
Las razones por las que el gobierno protege a la infanta se basarían en la convicción de que la imagen de la monarquía queda dañada y, con ello, la imagen del país podría deteriorarse. Ese argumento fue utilizado por el canciller José Manuel García-Margallo el año pasado, cuando se produjo la primera imputación contra la infanta.

Por supuesto un apoyo cerrado de la monarquía es lo que subyace en la actitud del gobierno. Nada ha deteriorado tanto la imagen y la posición de la monarquía como este caso. Muchos estiman que la estabilidad española tributa en gran medida de la existencia de la casa real comandada por Juan Carlos I.

Opinión distinta tienen los grupos de la oposición. El Partido Socialista Obrero Español considera que la infanta debe declarar como todos porque “todos los españoles” son “iguales ante la ley”.

EFECTO BÚMERAN
La defensa que el gobierno le da a la infanta Cristina ocasiona un efecto búmeran en España. En plena crisis económica los ciudadanos ibéricos toleran menos que nunca la corrupción.

José Luis Centella, de Izquierda Unida, dice: “Cuando haya una tercera república, vamos a tener que rendir homenaje a los que están intentando blindar a la casa real, porque están haciendo lo contrario”.

En el auto en el que cuestiona la imputación contra la infanta, el fiscal Pedro Horrach dice que no ha cometido delito porque ha gastado 69.000 euros con facturas “simuladas”. La ley indica que hay infracción a partir de los 120.000 euros.

El entramado Nóos, liderado por el esposo de Cristina, Iñaki Urdangarin, obtuvo más de ocho millones de euros de entidades públicas por asesorías sobrevaloradas.

Yolanda Vaccaro: la Infanta Cristina imputada por blanqueo de capitales y evasión fiscal

http://elcomercio.peruquiosco.pe/m/a/20140108
Artículo en El Comercio

http://elcomercio.pe/impresa/notas/balbuceante-monarca-su-peor-momento/20140108/1683795/?ref=qdn

MIÉRCOLES 8 DE ENERO DEL 2014
POR: YOLANDA VACCARO CORRESPONSAL

Un juez acusa a la hija del rey de España de lavado de dinero y evasión tributaria

El magistrado asegura que la infanta Cristina al menos tenía conocimiento de las actividades ilegales de su esposo, Iñaki Urdangarin.

Madrid. La infanta Cristina de Borbón, segunda hija de los reyes de España, Juan Carlos y Sofía, deberá finalmente declarar ante los tribunales en calidad de acusada. El juez José Castro, a cargo de la investigación de la compleja trama del Instituto Nóos, le atribuye los delitos de evasión fiscal y blanqueo de capitales. Su declaración judicial está prevista para el 8 de marzo. Por los delitos que se le sindican, Cristina podría recibir una pena de hasta ocho años de prisión.

La acusación se fundamenta en que la infanta es copropietaria, junto con su esposo –el ya imputado Iñaki Urdangarin–, de la empresa Aizoon, que se habría usado para desviar más de un millón de euros desde el Instituto Nóos. Este, a su vez, fue un organismo creado para captar millones de euros de diferentes entidades públicas a cuenta de informes y asesorías sobrevaloradas, que Urdangarin habría conseguido valiéndose de su parentesco con la familia real.

Esta es la segunda vez que el juez Castro acusa a Cristina de Borbón. La primera vez, en abril del 2013, tuvo que dar marcha atrás pues el fiscal correspondiente, Pedro Horrach, así lo pidió en un recurso. Pero esta vez el juez ha vuelto a la carga y ha elaborado un meticuloso documento de 227 páginas para justificar su acusación. En él señala que Iñaki Urdagarin “difícilmente” podría haber defraudado al fisco sin “cuando menos el conocimiento y la aquiescencia” de su esposa “por mucho de que de cara a terceros ella mantuviera una actitud propia de quien mira para otro lado”.

El juez resalta que en Aizoon Cristina e Iñaki eran los únicos socios al 50% y “que ambos se repartían temporalmente la presidencia de la entidad, que ambos contrataban personal a sabiendas de que los contratados nunca habrían de prestar servicios para la sociedad, que a esta se cargaban gastos personales del matrimonio, que compartían tarjetas de crédito y que el domicilio social se residenciara en el propio del matrimonio”. También anota que varias facturas de la empresa eran falsas.

Contrató a indocumentados
El caso que ha colocado a la monarquía española en su momento más crítico y peligroso está repleto de datos ilegales y esperpénticos, que se detallan en la resolución del juez Castro.

A la empresa Aizoon se cargaron gastos como los de las fiestas de cumpleaños de los hijos del matrimonio Urdangarin-Borbón, cenas familiares, ropa de niños, etcétera.

Asimismo, los empleados del palacete barcelonés en el que vivía la familia eran inmigrantes sin papeles contratados de forma ilegal por la propia infanta, quien, según los ex empleados, les decía que sus salarios serían abonados “en negro” (es decir, fuera de cualquier contabilidad y sin beneficios laborales) y que luego podrían acceder al permiso de residencia, pero contratados ficticiamente por Aizoon.

La Casa Real ha manifestado que respeta la decisión judicial. Mientras tanto, el abogado de la infanta Cristina ha anunciado que presentará una apelación.

El balbuceante monarca en su peor momento

Madrid. El rey Juan Carlos vive días penosos. Ayer conoció la imputación judicial de su hija y un día antes le tocó pasar el que seguramente se recordará como uno de los momentos más embarazosos de su reinado.

Fue durante la celebración de la Pascua Militar. Se suponía que el monarca debía proyectar una imagen de recuperación luego de la operación a la cadera que le practicaron en noviembre (la quinta en dos años). El resultado fue todo lo contrario: en muletas, con semblante deteriorado y mirada perdida por momentos, el rey no pudo pasar revista a las tropas y permaneció sentado.

Lo peor vino cuando se equivocó al leer su discurso frente a la plana mayor de las Fuerzas Armadas en su calidad de comandante en jefe. A ratos se quedaba sin respiración y en un momento emitió un resoplido que hacía pensar que no iba a poder seguir. Incapaz de seguir la ilación cambió palabras en varias ocasiones. Por ejemplo, dijo “esa es la grandeza de la familia, la vuestra y la mía” en lugar de “la grandeza de la milicia, la vuestra”. La reina Sofía, los príncipes de Asturias, el presidente del Gobierno y los miembros de la cúpula militar no ocultaron su incomodidad y miraron largo rato al suelo.

Así, lo que tenía que ser una reaparición triunfal tras dos años de achaques médicos al calor del vía crucis judicial de la infanta Cristina se convirtió en la reafirmación de que Juan Carlos continúa siendo rey a duras penas, mientras la imagen de la monarquía sigue en caída libre en las encuestas. A sus 76 años seguramente el rey hace rato que ya habría abdicado en favor de su hijo Felipe. Pero hacerlo precisamente en las circunstancias actuales equivaldría a reconocer el deterioro de la monarquía que reconstruyó con esfuerzo. Y el debate no sería sobre quién reina, sino sobre la existencia misma de la Corona.

Yolanda Vaccaro en El Comercio: el rey Juan Carlos ausente de las celebraciones del 12 de octubre

Artículo en El Comercio

http://elcomercio.pe/impresa/notas/rey-espana-brilla-su-ausencia/20131013/1643867/?ref=qdn

DOMINGO 13 DE OCTUBRE DEL 2013. POR: YOLANDA VACCARO CORRESPONSAL

El rey de España brilla por su ausencia

Por primera vez, Juan Carlos I no asistió al desfile del 12 de octubre. El príncipe Felipe lo reemplazará en la Cumbre Iberoamericana.

Madrid. Por primera vez en la historia, el rey Juan Carlos no presidió el desfile militar celebrado ayer en Madrid. Con motivo de la conmemoración de la llegada de Colón a América, España celebra cada 12 de octubre su día nacional. Y, desde que fue coronado (en 1975), el monarca español ha presidido la parada militar que se realiza cada año en esta fecha, desde el palco de honor situado en el Paseo de la Castellana. Hasta este año. A causa de sus problemas de salud y en medio de la turbulencia que suponen las noticias que ensombrecen el prestigio de la monarquía, esta vez el rey se quedó en palacio.

Ayer, don Juan Carlos fue reemplazado por Felipe, su heredero, quien fue acompañado por su esposa Letizia.

La imagen de un casi vacío palco de honor, contrastando con las imágenes de años pasados en los que casi no cabían los reyes, sus hijos y sus yernos, fue simbólica de los tiempos difíciles que vive la corona española.

La situación es particularmente compleja para el rey, que recientemente fue operado de la cadera por una infección que le causó una intervención anterior. Por ello no participará en la Cumbre Iberoamericana de Jefes de Estado y de Gobierno, que esta semana se celebra en Panamá. Felipe también lo representará en esta cita.

Esto ha motivado controversia ya que legalmente el príncipe no puede encarnar la Jefatura del Estado. La Constitución no regula esta especie de vacancia temporal de la más alta investidura.

Por lo demás, será la primera vez que Juan Carlos no se presente en una Cumbre Iberoamericana, desde que se instituyeron estos encuentros.

IMAGEN POR EL SUELO
Aparte de sus problemas de salud, el rey debe enfrentar el momento más crítico y de peor valoración ciudadana respecto de la monarquía. Cada día gotean noticias, a cual más lamentable, sobre el presunto enriquecimiento ilícito de su yerno, Iñaki Urdangarin. Asimismo, en los próximos días los tribunales decidirán si finalmente también llevan al banquillo de los acusados a la infanta Cristina, esposa de Urdangarin y segunda hija de los monarcas.

La primogénita de los reyes, la infanta Elena, tampoco estuvo en el palco de honor del 12 de octubre, en lo que la prensa considera una estrategia para potenciar el llamado ‘núcleo central de la familia real’. Es decir, una fórmula para lidiar con los problemas de protocolo e imagen causados por el Caso Urdangarin.

Luego del desfile, el príncipe Felipe sostuvo una inusual conversación con periodistas. Allí reconoció que la sensación de estar solo con su esposa en el palco fue extraña.

Para evitar que se escuchen abucheos, las tribunas del desfile se colocaron a unos 200 metros del palco de los representantes políticos.

EN PUNTOS
Un desfile con modificaciones
OTRA VERSIÓN
Debido a la ausencia del rey, ayer se escuchó una versión más corta del himno nacional y hubo menos cañonazos que en anteriores desfiles del 12 de octubre.

TIEMPO DE AUSTERIDAD
Debido a la difícil situación económica que atraviesa España, el desfile fue más corto y se prescindió de los carros de combate y vehículos blindados.

SIN LA REINA
La reina Sofía tampoco estuvo en el palco de honor, pero sí encabezó la recepción posterior en el Palacio Real, junto con la infanta Elena.

DELICADO DE SALUD
El rey Juan Carlos fue operado el 24 de setiembre y deberá pasar nuevamente por el quirófano a finales de noviembre. Se prevé que recién en enero podrá volver a caminar. Por ese motivo, nuevamente se ha planteado la posibilidad de que abdique.

Yolanda Vaccaro: la Infanta Cristina en el punto de mira por el «caso Urdangarín»:

http://elcomercio.pe/impresa/notas/escandalo-persigue-hasta-ginebra-infanta-cristina/20131013/1643842/?ref=qdn

DOMINGO 13 DE OCTUBRE DEL 2013POR: YOLANDA VACCARO
El escándalo persigue hasta Ginebra a la infanta Cristina

Nuevas evidencias complican la situación judicial de la hija de los reyes.

Madrid. Ante el estupor de un país agobiado por la peor crisis económica en décadas, cada día aparecen más evidencias bochornosas sobre el presunto enriquecimiento ilícito de los duques de Palma, Iñaki Urdangarin y la infanta Cristina.

Para alejarse del escándalo, Cristina vive hace unos meses en Ginebra con sus hijos. Pero eso no ha impedido que aparezcan nuevas revelaciones. En los últimos días se ha conocido que la segunda hija de los monarcas pagó una serie de artículos y servicios personales con tarjetas de crédito asociadas a la trama de corrupción que protagoniza su esposo. Cenas de más de 600 euros, ropa para niños exclusiva y hasta flores para decorar su casa son algunas de las cosas que Cristina pagó en el 2006 a cuenta del dinero obtenido de manera aparentemente ilegal. La infanta utilizó estas tarjetas de crédito, asociadas a una cuenta de unos 150.000 euros, en diversos puntos del planeta.

Mientras tanto, se vive un compás de espera para saber si finalmente la infanta será denunciada y se sentará en el banquillo de los acusados. Hace unos meses el juez que instruye el caso, José Castro, la imputó pero al poco tiempo, ante un recurso fiscal, la hija de los reyes salió de la lista de acusados. El viernes, el fiscal general del Estado volvió a pronunciarse en contra de esta imputación.

A Urdangarín y a su socio Diego Torres se los acusa de haberse embolsado unos diez millones de euros mediante informes inflados y asesorías inexistentes o muy poco consistentes que cobraban a administraciones públicas. Según los documentos judiciales, Urdangarin se valía de su nombre y prestigio como yerno del rey, algo que no dudaba para usar lograr mejores condiciones en sus negocios.

UN CASO ESPINOSO
Para tener un fondo que respalde los 6,4 millones de euros que el juez ha interpuesto como fianza en caso de responsabilidad civil a Urdangarín y Torres, diversas propiedades de la hija de los reyes serán embargadas.

Entre estas propiedades se encuentra el palacete de Pedralbes, una ostentosa casa ubicada en Barcelona, que Cristina e Iñaki se compraron y remodelaron hace una década por varios millones de euros sin que, en aquel entonces, se supiera de dónde procedían los fondos.

En cualquier caso hace tiempo que Cristina ya no vive en su palacete. Recientemente se trasladó a Ginebra con sus cuatro hijos, mientras que su esposo reside en Barcelona.

Yolanda Vaccaro: Los yernos del Rey Juan Carlos

http://www.elcomercio.com.pe/impresa/notas/yerno-rico-yerno-pobre/20090503/281396

Los yernos del Rey Juan Carlos

Yerno rico, yerno pobre
Por: Yolanda Vaccaro Corresponsal

MADRID. Más de 500.000 euros anuales. Ese es el sueldo que ganará Iñaki Urdangarín, esposo de la infanta Cristina, la segunda hija de los reyes de España, Juan Carlos y Sofía. Y es que Iñaki será el delegado de la empresa Telefónica en Estados Unidos en su calidad de consejero de Telefónica Internacional y presidente de su comisión de Asuntos Públicos. Desde el 2006 trabaja en esta compañía, donde cobra aproximadamente 300.000 euros. Antes creó o participó en una serie de empresas con beneficios millonarios gracias, entre otras cosas, a la imagen de la familia real. Los Urdangarín Borbón —Iñaki, Cristina y los cuatro hijos del matrimonio: Juan Valentín, Pablo Nicolás, Miguel e Irene— se mudarán en breve a Washington D.C. o a Nueva York.

La suerte económica de Urdan- garín contrasta con la de su concuñado, Jaime de Marichalar, separado pero aún casado legalmente con la infanta Elena, la primogénita de los monarcas ibéricos. En una década, la cotización en el mundo empresarial de ambos ha seguido caminos exactamente inversos. El binomio yerno rico, yerno pobre se ha invertido.

DEL BALONMANO AL NEGOCIO
La carrera de Urdangarín, 41 años, 1,98 metros de estatura, ha sido meteórica. Cuando contrajo matrimonio con la infanta Cristina, en 1997, no había concluido estudios universitarios y era un jugador medio del equipo de balonmano español. Su familia pertenecía a la clase media vasca. Su madre está emparentada, pero de forma muy lejana, con la familia real belga. Su padre es ingeniero industrial.

Desde su real matrimonio no solo ha recibido un título nobiliario, el de duque de Palma, sino que también ha cosechado fortunas insospechadas en el ámbito empresarial y, desde hace unos años, en Telefónica.

Por supuesto, la carrera no ha estado exenta de polémica. Asesoró a federaciones deportivas mientras fue presidente del Comité Olímpico Español, y fue uno de los fundadores de Nóos, el Instituto de Estudios Estratégicos y Mecenazgo, del que fue presidente. Esta entidad llegó a recibir del Gobierno Regional de las Islas Baleares 1,2 millones de euros para organizar un cuestionado foro sobre deporte y turismo.

Como señala la periodista Carmen Rigalt, el nombre de Urdangarín constituía un reclamo y todos se lo rifaban para formar parte en empresas de asesoría. Hasta que, por lo visto, el rey Juan Carlos le llamó la atención y medió para que su yerno fuera contratado por Telefónica.

Y es que la familia real española siempre se ha distinguido por su austeridad, en comparación con el resto de familias reales europeas. Por eso desató un escándalo la noticia de que los Urdangarín-Borbón habían comprado una casa de 3.000 metros cuadrados en el lujoso barrio de Pedralbes, en Barcelona —ciudad en la que residen—, valorada en más de 6 millones de euros. Cristina gana 200.000 euros anuales por trabajar para la fundación de la entidad financiera española La Caixa, un trabajo que, al parecer, tratará de mantener desde EE.UU. de alguna manera. En el país del norte, según la prensa, si se decantan por Washington los duques de Palma matricularán a sus hijos en el Sidwell Friends School, el colegio al que van las hijas del presidente Barack Obama, y que cuesta unos 30.000 euros al año por niño.

LA MALA SUERTE
Jaime de Marichalar, a sus 46 años, 1,97 metros de estatura, ha visto en la última década cómo caen sensiblemente sus ingresos. En 1995, al casarse con la infanta Elena, ya ostentaba cargos en empresas financieras europeas, y entonces le fue concedido el título de duque de Lugo. Con título nobiliario por heredar, perteneciente a una aristocrática familia castellana relacionada desde hace generaciones con la monarquía, en 1999 Marichalar era director y consejero delegado de entidades como Credit Suisse First Boston España y Credit Suisse Hottinger, así como presidente de la Fundación Winterthur AXA. Hoy apenas le queda una representación en una empresa constructora menor.

Su cotización empresarial bajó notoriamente a causa de una parálisis facial que le afectó durante un tiempo y, sobre todo, desde el anuncio, realizado hace un año, de una separación —aunque no divorcio— planteada por la infanta Elena quien, por cierto, no trabaja. En un comunicado difundido por la casa real se anunciaba que el matrimonio daba paso a un peculiar “cese temporal de la convivencia” que, según trascendió, fue solicitado por la infanta y rechazado, por supuesto sin éxito, por Marichalar. Se trata de la primera separación en la historia de los Borbones, aunque Jaime de Marichalar sigue siendo legalmente yerno de los reyes y, como tal, sigue apareciendo en la página web de la casa real española. El caso es que desde la separación Elena y los dos hijos del matrimonio, Felipe Juan Froilán de Todos los Santos y Victoria Federica, viven en una casa del barrio madrileño de Salamanca. Marichalar se ha quedado solo en un departamento de quinientos metros cuadrados en la misma y céntrica zona de la capital española.

El duque de Lugo, coincide la prensa rosa en España, ha tenido mala suerte. Su debilidad por las lujosas prendas de marca fueron mellando poco a poco su imagen hasta antes del estallido del “cese temporal de la convivencia”. Se lo empezó a considerar una persona frívola y fashion.

Jaime Peñafiel, conocido cronista del ramo, compara ambas trayectorias. Sin pelos en la lengua, señala: “Mientras la prensa se ocupaba de las aventuras y desventuras del pobre Marichalar, una buena persona, un buen tipo, un maniquí roto (que si su enfermedad, que si los pantalones de paramecio, que sus pasminas —chales—, sus paseos en patinete eléctrico por la milla de oro madrileña y sus compras compulsivas); el otro yerno de Su Majestad, sin decir una palabra, se enriquecía gracias a una doble incompatibilidad moral, adquiriendo un palacete en Pedralbes y creando multitud de empresas por las que pasaba dinero público: un hombre tocado por la fortuna”.

Reales dolores de cabeza
MADRID. Los negocios de Iñaki Urdangarín generaron dolores de cabeza en la casa real. El propio rey Juan Carlos pidió a su yerno que rechace ser representante de reconocidas empresas. Antes de ser “fichado” por Telefónica, el duque de Palma abandonó sus negocios.

No es el primer caso en este terreno entre las familias reales europeas. Punto aparte en esta cuestión merece la monarquía inglesa.

Sophie Rys-Jones, esposa del príncipe Eduardo, tuvo que cerrar su empresa de relaciones públicas. Cada día los tabloides ingleses daban cuenta de los beneficios económicos de la empresa. La paciencia real llegó a su límite ya que era muy difícil distinguir si la nuera de la reina actuaba en nombre propio o en el de su poderosa suegra.

Actualmente la prensa inglesa da cuenta de la amistad y de presuntos negocios del príncipe Carlos con Quinlan Terry, considerado su arquitecto “de cabecera”. Según “The Guardian”, el príncipe heredero favorece a Terry en contra de Richard Rogers, arquitecto de vanguardia.

De otro lado, la casa real sueca ya ha advertido al prometido de la princesa Victoria, Daniel Westling, que debe cerrar o, cuando menos, dejar de trabajar en la cadena de gimnasios que posee en Estocolmo.