Elecciones en España 28 de abril: sin pronóstico claro

Elecciones-Espana-28-Abril https://es.scribd.com/document/407797727/Yolanda-Vaccaro-El-Comercio-27-4-2019-Elecciones-Espana-28-Abril

file:///C:/Users/yolita/Downloads/407797727-Yolanda-Vaccaro-El-Comercio-27-4-2019-Elecciones-Espana-28-Abril.pdf

Los españoles votarán este domingo en las elecciones generales de resultado más imprevisible en su historia reciente

YOLANDA VACCARO

Corresponsal

MADRID.

Este domingo, 36.893.976 españoles están convocados para votar en comicios generales para elegir a los integrantes de las Cortes (Congreso y Senado). El Congreso, posteriormente, elegirá al Jefe del Ejecutivo aceptando o rechazando la correspondiente propuesta del rey Felipe VI. Son unas elecciones anunciadas por el Presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, líder del Partido Socialista Obrero Español (PSOE), tras solo nueve meses de asumir el mandato luego de defenestrar mediante moción de censura a su predecesor, Mariano Rajoy, entonces líder del centroderechista Partido Popular (PP). Y la cita electoral de resultado más imprevisible de la democracia española, merced al apoyo cada vez mayor que suman los llamados partidos emergentes, Vox (extrema derecha), Ciudadanos (centroderecha) y Podemos (izquierda), así como por el peso de la crisis del independentismo catalán que marca la política española en los últimos años. Crisis que, a su vez, alimenta el aumento del apoyo del electorado a Vox y Ciudadanos, principalmente. De hecho, Sánchez tuvo que adelantar las elecciones porque no logró el apoyo de los partidos nacionalistas e independentistas catalanes a sus presupuestos generales del Estado, la ley más importante cada año para cualquier gobierno pues sin ella no puede desarrollar sus propuestas programáticas.

El fin de las mayorías absolutas

Si hay algo que no genera dudas es que estas elecciones confirmarán que en España se acabó el bipartidismo PP-PSOE, y que ningún partido tendrá mayoría absoluta para gobernar por lo que es imprescindible una alianza postelectoral que permita formar gobierno. La Constitución Española señala que, tras las elecciones generales, el rey propondrá a un candidato para formar gobierno; normalmente es el líder del partido con mayor número de votos, pero puede ser cualquier otra persona que el monarca considere que puede generar consenso. Este candidato tendrá que lograr el apoyo mayoritario del Congreso recién constituido. Si ningún candidato logra mayoría en un plazo de dos meses desde la primera votación de investidura, habrá nuevas elecciones.

Las encuestas coinciden en que el gobernante PSOE, con Sánchez a la cabeza, será el partido con el mayor número de sufragios. Pero nadie le augura más de un 30% de votos, situándose lejos de los 176 escaños del Congreso que confieren la mayoría absoluta. En segundo lugar, el PP lograría un 22%, seguido por Ciudadanos (15%), Podemos (14%) y Vox (10%). Atrás quedan partidos minoritarios como los nacionalistas e independentistas catalanes y vascos. Un dato relevante, asimismo, es que según el Centro de Investigaciones Sociológicas más de un 40% del electorado decidirá su voto en el último momento.

Las posibles alianzas postelectorales dibujan dos bloques claros pero, como se ve en las encuestas, con empate técnico: el de la derecha, formado por PP, Ciudadanos y Vox, y el de la izquierda, integrado por el PSOE y Podemos. Las cifras son tan ajustadas que, además, estos bloques necesitarían del apoyo, de alguno de los partidos nacionalistas o independentistas. Asimismo, Ciudadanos, encabezado por Albert Rivera, se niega a aceptar un pacto con Vox. Por su parte, el PSOE ha indicado que quiere pactar con Ciudadanos en lugar de Podemos, agrupación liderada por Pablo Iglesias, pero Ciudadanos rechaza el guiño de Sánchez. Así, pues, los pronósticos son todo un reto.

El “efecto Vox” tras el “efecto Cataluña”

Si algo ha signado la campaña electoral y, sin duda, marcará la formación de una hipotética alianza de la derecha para gobernar, es la irrupción de Vox. De ser un partido que durante años apenas lograba votos y no conseguía representación parlamentaria alguna, el pasado diciembre se hizo con doce de los 109 escaños del Parlamento regional de Andalucía, convirtiéndose en la formación decisiva. Así, Vox fue determinante en Andalucía para que el PP, en coalición con Ciudadanos, arrebatase el gobierno andaluz al PSOE tras casi cuarenta años de gobiernos socialistas en esta comunidad autónoma.

La crisis del secesionismo catalán ha hecho que Vox suba como la espuma en las preferencias de un sector creciente del electorado por su discurso basado en el sentimiento nacional español, contrario al independentismo catalán y a cualquier forma de separatismo o rechazo de los símbolos característicos de la España tradicional. Las encuestas le otorgan un 10% de los sufragios, unos 30 escaños en el Congreso. Pero crece la sensación de que es el partido con mayor voto oculto del panorama español, por lo que su próxima presencia en las Cortes puede ser mucho más relevante y decisiva. Algunos analistas le pronostican hasta 60 escaños.

Su líder, Santiago Abascal, no se prodiga en demostraciones intelectuales y se concentra en apelar al “españolismo”. Gran parte de su estrategia está inspirada en el discurso del presidente estadounidense, Donald Trump. Por ejemplo, uno de sus lemas es calcado de una de las consignas más características de Trump, adaptada a España: “Hacer España grande otra vez”. Sus propuestas extremistas, como eliminar las autonomías o que el Estado intervenga de forma permanente en Cataluña han marcado la agenda de la campaña electoral, arrastrando al líder del PP, Pablo Casado, a hacer propuestas radicales, y al resto de partidos a responder constantemente a los temas que Vox ha ido planteando.

Control presupuestario versus mayor gasto social

Bajo el peso del tema catalán, en la campaña han pasado casi de puntillas las propuestas de contenido económico y social, a pesar de que alrededor del 15% de la población económicamente activa está desempleada. En líneas generales, el bloque de la derecha aboga por el control presupuestario y la reducción de impuestas mientras que el bloque de la izquierda propugna mayor gasto en aspectos sociales como las pensiones y, para sufragarlo, una subida de impuestos principalmente a quienes cuentan con mayores ingresos, comenzando por las empresas.

ENTREVISTA ANALISTA:

Entrevista Carlos Pérez del Valle, Decano de la Facultad de Derecho de la Universidad CEU San Pablo (Madrid) y Rector Honorífico de la Universidad CEU Abat Oliva (Barcelona).

“Todo el mundo sabe que se va a gobernar con alguno de los partidos emergentes”

¿Son las elecciones generales de resultado más imprevisible?

Sí. Son las primeras elecciones en las que todo el mundo sabe que se va a gobernar con alguno de los partidos emergentes.

Desde hace un tiempo gran parte del discurso político español gira en torno al problema de independentismo de Cataluña. ¿Esto va a marcar resultado?

Sí. Que en un país europeo estable haya una conmoción que ponga en duda su integridad territorial es algo extraordinario, no se producía desde hace siglos. El tema Cataluña preocupa a la población. Las soluciones que los candidatos proponen son escuchadas para votar.

¿Es determinante el tema Cataluña en la subida de Vox?

Sí. Aunque el anterior gobierno, del PP, aplicó el artículo 155 de la Constitución en Cataluña (retomando temporalmente para el Estado competencias de la autonomía), esto ha sido visto como algo excesivamente débil. En el electorado conservador hay cierta decepción con el PP, no se perciben diferencias ideológicas entre derecha e izquierda, y esto lo acusa el electorado.

¿Es un espacio de decepción que ya no ocupa solo Ciudadanos?

Ciudadanos ocupó ese espacio en las últimas elecciones catalanas, fue el partido con mayor número de votos para el Parlamento Catalán, absorbió parte importante del voto conservador españolista. Pero ahora ese electorado conservador se inclina por Vox.

¿Cuáles son las principales diferencias en las propuestas programáticas entre los principales partidos o de los bloques derecha e izquierda?

Entre bloques, la diferencia clara es la disciplina presupuestaria y la presión fiscal. El bloque PP y Ciudadanos apuesta por la disciplina presupuestaria y una disminución de la presión fiscal. El bloque izquierda se mueve en sentido contrario, con un aumento de gasto público para temas sociales. Pero nadie renuncia al Estado del bienestar, la diferencia es cómo mantenerlo. En el tema catalán las propuestas no son claras: Vox apuesta por la aplicación indefinida del artículo 155, parecería que el PP y Ciudadanos no se alejan mucho de esto pero son más moderados, y la izquierda piensa en resolver el tema sin medidas drásticas.

Puesto que no habrá mayoría absoluta, ¿cuáles considera las alianzas postelectorales más probables para formar gobierno?

Las alianzas previsibles son la de la izquierda, PSOE- Podemos, y la alianza PP- Ciudadanos. No veo claro un pacto PSOE- Ciudadanos. Aunque Sánchez está dispuesto a pactar con quien sea, Ciudadanos no puede apoyar al PSOE por el tema catalán; Ciudadanos nace en Cataluña para enfrentarse al nacionalismo.

El tema relaciones internacionales no se ha tratado en la campaña, ¿cree que habrá grandes diferencias en la política internacional dependiendo de qué bloque gane?

No se está tratando nada. El gran problema del PSOE de Sánchez es que puede pactar con Podemos en temas presupuestarios pero es muy difícil un acuerdo de política internacional por los temas Unión Europea, Venezuela y, sobre todo, en la relación con el Estados Unidos de Donald Trump. Para nadie es positivo aparecer como aliado de Trump. Sobre todo, Podemos no puede vender a su electorado que un ministro suyo pasa revista a unas tropas en la base de Rota (base militar estadounidense en España). Vox no se mete con el tema europeo, a diferencia de otras fuerzas de derecha en Europa, porque el electorado español es muy europeísta. El hecho de que la política internacional no se toque es intencional, no le conviene a nadie.

Pedro Sánchez (PSOE), nuevo Presidente de España

https://es.scribd.com/document/380799495/Yolanda-Vaccaro-Pedro-Sanchez-Presidente-de-Espana

Pedro Sánchez, nuevo presidente de España

Es el primer Jefe del Ejecutivo por moción de censura y no por elecciones generales. Tendrá que lidiar con sus heterogéneos socios de gobierno

YOLANDA VACCARO

Corresponsal

MADRID.

Pedro Sánchez Pérez-Castejón (Madrid, 1972), es el nuevo Presidente del Gobierno Español. Secretario General del Partido Socialista Obrero Español (PSOE), es el primer Jefe del Ejecutivo por haber ganado una moción de censura al Gobierno, en este caso el de Mariano Rajoy, líder del Partido Popular (PP). Por tanto, es también el primer presidente en España que no accede al poder por elecciones generales, y que no es diputado en el Congreso; renunció a su escaño en octubre de 2016, luego de oponerse a apoyar la investidura de Rajoy, investidura que apoyó la mayoría de diputados de su partido.

Por primera vez, asimismo, ayer salió adelante una moción de censura en España, tras tres mociones derrotadas (en 1980, 1987 y 2017). Una mayoría absoluta del Congreso votó a favor de la moción presentada la semana pasada por el PSOE como reacción a la sentencia por el llamado “Caso Gürtel”. Sentencia que condenó a 29 personas, muchas de ellas ex políticos del PP, y al PP a pagar 245.492 euros como partícipe de la trama correspondiente “a título lucrativo”. La sentencia también señaló una contabilidad paralela, ilegal, del PP, y la falta de credibilidad de Rajoy en su declaración como testigo en el juicio respectivo.

Según lo previsto, la moción prosperó con los votos de 180 de los 350 diputados, cuatro más de los que eran necesarios: los votos de PSOE (84), Unidos Podemos (67), Izquierda (Ezquerra) Republicana de Cataluña (ERC, 9), Partido Demócrata Europeo Catalán (PDeCat, 8), Partido Nacionalista Vasco (PNV, 5), Compromiso (4), Bildu (2) y Nueva Canarias (1). En contra, igualmente según se preveía, votaron el propio PP (134), Ciudadanos (32), Unión del Pueblo Navarro (2) y Foro Asturias (1), un total de 169 diputados. Se abstuvo la diputada de Coalición Canaria. Se puso así fin al tercer gobierno de Rajoy, un gobierno marcado por la mayoría simple que el PP obtuvo en las elecciones logrando la investidura tras varios meses de estancamiento parlamentario, incluida una segunda convocatoria electoral, ante la falta de apoyos en primera instancia para formar gobierno tras los comicios.

Ayer Rajoy fue el primero en felicitar a Sánchez en el hemiciclo luego de agradecer y desear suerte al nuevo gobierno desde la tribuna parlamentaria, asegurando que dejaba a España mejor que lo que la había encontrado.

Tras la proclamación de Sánchez como nuevo presidente por parte de la presidenta de Congreso, los diputados del izquierdista Unidos Podemos aplaudieron durante varios minutos pronunciando su emblema “sí se puede”.

En sus primeras declaraciones, el nuevo jefe del Gobierno afirmó ser “consciente de la responsabilidad” que asume en un panorama muy “complejo” para “transformar y modernizar” el país y “atender las urgencias sociales de la gente que sufre precariedad y desigualdad, desde el consenso, la humildad y la entrega”. Previsiblemente hoy tomará posesión de su cargo ante el Rey Felipe VI. Seguidamente nombrará a los miembros de su gabinete ministerial.

Gobierno “frankenstein”, con la izquierda de Unidos Podemos y los separatistas

En teoría Sánchez podría gobernar hasta el final de la actual legislatura, a mediados de 2020. Sin embargo, cambia el gobierno pero no la distribución de escaños, por lo que únicamente cuenta con sus 84 diputados, el 24% del Congreso. Mucho menos que los 134 que tenía el PP. Por ello deberá pactar con los partidos que lo han llevado al poder: los independentistas catalanes y vascos, y la izquierda de Unidos Podemos.

De hecho, los 5 votos del PNV fueron decisivos para que prospere la moción de censura. A cambio, Sánchez, de centro-izquierda, se comprometió a aplicar los Presupuestos General del Estado que la semana pasada aprobó el PP, de centro-derecha, porque solo así pudo asegurarse los votos del PNV. Un interesante ejercicio de contradicción ya que el PSOE se opuso a la totalidad de tales presupuestos cuando fueron presentados. En tales presupuestos, el PNV, que gobierna en la región vasca, obtuvo jugosas contrapartidas cifradas en 540 millones de euros.

Los ocho votos del PDeCat pueden salir más caros en términos políticos. El PDeCat es el partido que lidera Carlos Puigdemont, el fugado ex presidente de la Generalitat de Cataluña, pendiente en Alemania de una extradición solicitada por España. Sánchez anunció ayer que dialogará con Joaquim Torra, el nuevo presidente catalán, delfín de Puigdemont, quien exige la autodeterminación. Hasta ahora Sánchez había apoyado a Rajoy en la intervención de Cataluña tras el referéndum ilegal celebrado el pasado octubre y la consiguiente declaración unilateral de independencia pronunciada por Puigdemont. Precisamente ayer la Fiscalía de Alemania pidió la concesión de la extradición de Puigdemont a España por rebelión y malversación. El PDeCat pretende no solo un referéndum sino también el indulto de Puigdemont y del resto de políticos catalanes independentistas que están en la cárcel por la citada declaración de independencia.

Tampoco será fácil la relación con Unidos Podemos, que aspira a la modificación de los mencionados presupuestos pactados con el PNV para lograr mayores gastos y subvenciones. De hecho, también ayer cinco de los partidos que apoyaron la moción de censura (Podemos, PdeCat, Bildu, ERC y Compromiso) presentaron vetos a tales presupuestos en su trámite preceptivo en el Senado, cámara en la que, a la sazón, el PP tiene mayoría absoluta. No obstante, Pablo Iglesias, líder de Unidos Podemos, se manifestó “a disposición” del nuevo presidente ante la pregunta de si será uno de sus ministros.

Estos heterogéneos compañeros de viaje han motivado que varios analistas califiquen al flamante gobierno de Sánchez como “gobierno frankenstein”. Para el diario El Mundo, el gobierno es “fruto del abrazo del oso que el PSOE ha recibido de populistas e independentistas”.

En este marco, la oposición estará liderada por el PP y Ciudadanos, cuyo líder, Albert Rivera, pronosticó que “para este gobierno frankenstein será prácticamente imposible sacar adelante leyes”. Rivera pidió a Sánchez que explique “qué ha pactado con los secesionistas, qué ministerio les va a dar a Podemos”.

Piden adelanto de elecciones

Ante este panorama, Rivera, con el viento de las encuestas a favor, es el mayor valedor de una convocatoria de elecciones generales adelantadas. También es partidario de este adelanto Felipe González, el primer presidente del PSOE de la democracia española. Pero no están por la labor ni Sánchez ni sus actuales socios de gobierno, que tienen las encuestas en contra.

También apoyan un adelanto electoral diversos medios de comunicación. Uno de ellos, el diario El País, en un editorial titulado “Un gobierno inviable” señala que “desalojar a Rajoy” era “un imperativo” pero que gobernar sin apoyos “o, peor, con unos apoyos contraproducentes” resulta “una imprudencia”.

Datos:

Sánchez es doctor en Economía y profesor universitario. Está casado y tiene dos hijos.

En 2019 los españoles votarán en elecciones municipales, autonómicas y europeas.

 

 

Rajoy será investido Presidente del Gobierno Español

España sale del limbo político. Rajoy investido Presidente del Gobierno

España a las puertas de un nuevo bipartidismo

Rajoy revalida como Jefe del Gobierno y del centroderecha mientras Pablo Iglesias actúa como líder de la oposición ante la crisis del PSOE

YOLANDA VACCARO
Corresponsal

yolanda-vaccaro-rajoy-investido-presidente-gobierno

MADRID.

Tras casi un año de gobierno en funciones hoy Mariano Rajoy vuelve a ser investido presidente del Ejecutivo Español. La fragmentación política que vive el país con la aparición de nuevos partidos al calor de una grave crisis económica y diversos escándalos de corrupción han impedido hasta hoy que se forme gobierno tras dos elecciones generales. Ante el cansancio de un electorado que no quiere repetir elecciones el gobernante Partido Popular (PP) ha logrado el apoyo del también centroderechista Ciudadanos así como la abstención del Partido Socialista Obrero Español (PSOE), de modo que Rajoy logra más votos a favor que en contra de los 350 diputados en la segunda votación de investidura, que se realiza hoy. Se augura una complicada estabilidad con una mayoría relativa que obliga al PP a pactar para aprobar leyes trascendentales. La oposición, por su parte, si bien por número de escaños sigue liderada por el PSOE, segundo partido en el Congreso, está capitaneada por Podemos en la retórica y en los medios de comunicación adelantando al PSOE por la izquierda con su tercer puesto en el Parlamento.

Diez meses de incertidumbre

El 20 de diciembre de 2015 se realizaron comicios generales con el triunfo del PP pero esta vez con mayoría relativa luego de gobernar cuatro años con una holgada mayoría absoluta. Sabiendo que sería vapuleado en el Congreso, Rajoy se negó entonces a presentarse a votación de investidura en el Congreso. Quien sí se presentó fue Pedro Sánchez, entonces líder del PSOE que, tras haber quedado segundo en las elecciones, trató de ser investido pero se encontró con la negativa del PP y de Podemos. Siguiendo el mandato constitucional, Felipe VI convocó nuevas elecciones, celebradas el 26 de junio. En esta ocasión se repitió el anterior resultado para todos los partidos, escaño arriba escaño abajo, y el PP ganó de nuevo con mayoría relativa pero, encima, cosechando más votos. A finales de agosto Rajoy perdió en votación de investidura básicamente porque el PSOE se negó a apoyarlo siquiera con una abstención merced a la negativa numantina de Sánchez. Conocedores de que abocar a España a unas terceras elecciones les costaría un gran descenso en número de votos, la dirección del PSOE recientemente desbancó a Sánchez y formó una gestora que aprobó facilitar la investidura de Rajoy con la abstención parlamentaria que se ejecuta hoy.

El PP se consolida en el centroderecha mientras que solo los votos confirmarán el liderazgo en la izquierda

En el centroderecha Rajoy sale fortalecido y el PP revalida como principal fuerza política pese a la crisis. Ciudadanos, por el momento, poco se diferencia del PP. Así que si bien el pronóstico rápido es augurar una legislatura corta por la mayoría relativa, esto no está tan claro habida cuenta de que el que más teme unas eventuales nuevas elecciones es el PSOE que, según las encuestas, quedaría arrollado por Podemos. Las encuestas, asimismo, señalan que el PP seguirá como número uno o, eventualmente, como número dos en las preferencias de los electores. De modo que Rajoy, a sus 61 años de edad, puede perfectamente seguir liderando el PP y el centroderecha el próximo decenio.

En el otro extremo el liderazgo del PSOE está seriamente afectado por su crisis interna que, previsiblemente, se verá representada hoy en el Congreso con la ruptura de la disciplina de voto de una quincena de sus diputados votando “no” a Rajoy en lugar de abstenerse. Bajo el mando de una gestora temporal, el PSOE ni siquiera tiene líder. Podemos capitaliza la situación ocupando la avanzada de la izquierda a nivel mediático mientras que parte de la militancia del PSOE proseguiría su trasvase a Podemos, partido que estaría logrando su primer gran objetivo estratégico, cual es el de fagocitar al PSOE.

Así, analistas políticos coinciden en que se producen “dos investiduras”, la de Rajoy como presidente y la de Iglesias como líder de la oposición. Las polémicas intervenciones de Iglesias durante los debates de investidura de esta semana fueron las más difundidas por los medios de comunicación y se concentraron en acusar al PSOE de traicionar a sus electores, de entregarse al PP y de anularse así como oposición.

Con este panorama no estaríamos frente al tan comentado fin del bipartidismo sino más bien frente al fin del bipartidismo PP-PSOE que sería sustituido por un bipartidismo PP-Podemos. Algo que, eso sí, debe ser demostrado en elecciones, tal como subraya la periodista Cristina López: “Iglesias ha tenido el liderazgo mediático, a eso ya estamos acostumbrados. A ver si luego eso se sustenta en votos”.

Entrevista

José Manuel Sanz Mingote
Periodista y analista
Director de Internacional de la Agencia EFE

“No hay margen para que Podemos suba porque da miedo”

¿Cuánto cree que va a durar la nueva legislatura?

Lo vamos a saber muy pronto porque el primer reto que tiene el nuevo gobierno es sacar adelante los Presupuestos Generales del Estado para 2017 y son muy difíciles porque desde la Unión Europea (UE) llega una exigencia de ajuste vía recortes o aumento de impuestos, una decisión complicada que probará si las alianzas para volver a gobernar son sólidas. Y va a depender de que Rajoy cumpla su promesa de dialogar con todos, creo que es sincero y lo probará.

¿Cree que la oposición y la izquierda están lideradas en la práctica por Podemos y no por el PSOE?

El PSOE está malherido pero no está muerto. Ha representado muchísimo en la democracia española y va a querer que eso se vea en las iniciativas y votaciones políticas. El tiempo juega en contra de Podemos porque ha desplegado desde que nació una estrategia de “cuanto peor mejor”, es verdad que han tenido éxito y eso hay que reconocérselo a Pablo Iglesias al enarbolar la bandera de los castigados por la crisis pero sigue asustando por sus formas y su conexión con los soberanistas y su connivencia con las autoridades venezolanas. No hay margen para que Podemos suba y afiance un liderazgo en la izquierda porque da miedo.

¿Hay posibilidad de que el PSOE tenga un líder sólido en el futuro inmediato?

En el PSOE hay personalidades valiosas con talla intelectual y experiencia, con conocimiento de los problemas del país, ahora tienen que pasar una cierta travesía del desierto pero la oposición les va a venir bien. En esta nueva etapa se va a gobernar desde el Parlamento y no desde el Ejecutivo y eso va a dar oportunidad al PSOE de hacer una especie de primarias internas.

¿Qué papel juega Ciudadanos?

Es un partido que ha trabajado para que haya gobierno incluso en contra de sus propios intereses partidistas y ha demostrado de forma práctica que podía haber un entendimiento sobre las reformas que España necesita. Pactó primero con el PSOE para tratar de permitir la investidura de Pedro Sánchez, luego ha pactado con el PP y de ambos pactos surgieron unos compromisos de reformas en buena medida coincidentes demostrándose que si el PP y el PSOE no dialogaban no era porque no se pudieran poner de acuerdo sobre programas, sino por partidismo. Me sorprende que los electores no premien este trabajo.

¿Estamos frente al fin del bipartidismo tradicional?

No va a volver el bipartidismo como lo conocíamos en España desde la Transición. Hay nuevos actores que han venido para quedarse. Podemos y Ciudadanos van a seguir figurando. Tampoco creo que la solución sea una polarización entre una izquierda y una derecha duras. España forma parte de la UE que es un espacio económico y político con vigilancias mutuas muy fuertes, no se puede hacer cualquier cosa y en la UE hasta ahora lo que ha triunfado han sido políticas moderadas de pacto y diálogo y no las barricadas.

Yolanda Vaccaro: Rajoy propone coalición a PSOE y Ciudadanos

Rajoy propone un gobierno de coalición con los partidos moderados, en alusión al PSOE y Ciudadanos

Yolanda Vaccaro Rajoy propone coalición a PSOE y Ciudadanos

 

YOLANDA VACCARO

Corresponsal

MADRID.

Mariano Rajoy, Jefe en funciones del Gobierno Español, quiere formar gobierno de coalición “cuanto antes” con “los partidos moderados”, en referencia al Partido Socialista Obrero Español (PSOE) y Ciudadanos. Así lo señaló ayer analizando el triunfo electoral del Partido Popular (PP), que él preside. Si bien la victoria le otorga mayoría relativa en el Congreso ha subido 14 escaños respecto de los obtenidos en las anteriores elecciones, realizadas en diciembre pasado, llegando esta vez a 137 diputados y aglutinando el 33% de los sufragios, 10 puntos por encima que el partido que le sigue. Otra opción para el PP sería pactar con los 32 diputados de Ciudadanos, los cinco del Partido Nacionalista Vasco (PNV), el único diputado de Coalición Canaria y un diputado más entre los independientes que concurrieron a las elecciones con alianzas electorales.

Mientras en el resto de formaciones se preguntaban por qué aumenta el apoyo al PP a pesar de los escándalos de corrupción que lo han azotado, el PP rebozó satisfacción. No solo logró más escaños que los que esperaba sino que ganó en 15 de las 17 comunidades autónomas, incluidas Andalucía y Extremadura, tradicionales regiones socialistas. Asimismo ganó en 42 de las 50 provincias así como en Ceuta y Melilla y revalidó mayoría relativa en el Senado.

El caso es que para poder formar gobierno se requiere alcanzar mayoría absoluta (176 votos) en una primera convocatoria de votación en el Congreso y mayoría simple en una segunda sesión. Por eso si los 85 diputados del PSOE elegidos ayer se abstienen en una eventual segunda sesión de investidura de Rajoy éste podría ser investido.

Desde el PSOE ayer hubo voces contradictorias. Su portavoz, Rafael Hernando, respondió que no van a apoyar un gobierno de Rajoy y que no se van a abstener. Sin embargo Guillermo Fernández Vara, Presidente de Extremadura, también del PSOE, señaló que Rajoy debe formar gobierno lo más pronto posible y que al PSOE le corresponde pasar a la oposición. “Una mayoría de españoles, por encima del 30%, ha dicho que quiere que Rajoy sea su presidente y los demás no lo pueden obstaculizar”.

 

Ninguno de los partidos relevantes quiere pactar con Unidos Podemos

 

Si fracasa en su intento de gobierno de coalición el PP indicó que se plantea lograr acuerdos puntuales igualmente con el PSOE y con Ciudadanos, partido que logró 32 escaños en los comicios del domingo y se sitúa en cuarta posición en el Congreso. Albert Rivera, líder de este partido, indicó que no apoyará un gobierno presidido por Rajoy pero que puede negociar si no se discute sobre “sillones”, una clara alusión a su petición electoral de que Rajoy de un paso al costado y gobierne otro líder del PP, condición que el PP no acepta.

La formación con la que ninguno de los partidos relevantes tiene intención de pactar es la coalición Unidos Podemos, liderada por Pablo Iglesias, que se erige como la mayor perdedora de las elecciones del domingo. Mantuvo los 71 diputados logrados en diciembre pero se quedó lejos de desbancar como segunda fuerza política y primera de la izquierda al PSOE como pronosticaban las encuestas. Si bien pierde 5 escaños el PSOE se mantiene en segundo lugar. La desilusión fue manifiesta ayer en Unidos Podemos a pesar de que logró la mayor cantidad de votos en las tres provincias que forman la comunidad autónoma del País Vasco y en dos de las cuatro provincias de Cataluña (Barcelona y Lérida).

 

Los plazos

 

El 19 de julio se instalarán el Congreso y el Senado. Luego el rey Felipe VI deberá encargar formar gobierno a un líder político tras una ronda de contactos. Aunque no está legislado el rey siempre llama en primer lugar a formar gobierno al líder del partido más votado. Tras una primera sesión de investidura hay un plazo de dos meses para formar gobierno; si nadie es investido tras esta primera votación se tienen que convocar nuevas elecciones. Lo que la ley no despeja es qué pasa si nadie se somete a la investidura. En cualquier caso los líderes políticos han manifestado que son conscientes de que la ciudadanía rechaza una nueva convocatoria electoral.

 

YOLANDA VACCARO

Corresponsal

 

MADRID.

 

Mariano Rajoy, Jefe en funciones del Gobierno Español, quiere formar gobierno de coalición “cuanto antes” con “los partidos moderados”, en referencia al Partido Socialista Obrero Español (PSOE) y Ciudadanos. Así lo señaló ayer analizando el triunfo electoral del Partido Popular (PP), que él preside. Si bien la victoria le otorga mayoría relativa en el Congreso ha subido 14 escaños respecto de los obtenidos en las anteriores elecciones, realizadas en diciembre pasado, llegando esta vez a 137 diputados y aglutinando el 33% de los sufragios, 10 puntos por encima que el partido que le sigue. Otra opción para el PP sería pactar con los 32 diputados de Ciudadanos, los cinco del Partido Nacionalista Vasco (PNV), el único diputado de Coalición Canaria y un diputado más entre los independientes que concurrieron a las elecciones con alianzas electorales.

Mientras en el resto de formaciones se preguntaban por qué aumenta el apoyo al PP a pesar de los escándalos de corrupción que lo han azotado, el PP rebozó satisfacción. No solo logró más escaños que los que esperaba sino que ganó en 15 de las 17 comunidades autónomas, incluidas Andalucía y Extremadura, tradicionales regiones socialistas. Asimismo ganó en 42 de las 50 provincias así como en Ceuta y Melilla y revalidó mayoría relativa en el Senado.

El caso es que para poder formar gobierno se requiere alcanzar mayoría absoluta (176 votos) en una primera convocatoria de votación en el Congreso y mayoría simple en una segunda sesión. Por eso si los 85 diputados del PSOE elegidos ayer se abstienen en una eventual segunda sesión de investidura de Rajoy éste podría ser investido.

Desde el PSOE ayer hubo voces contradictorias. Su portavoz, Rafael Hernando, respondió que no van a apoyar un gobierno de Rajoy y que no se van a abstener. Sin embargo Guillermo Fernández Vara, Presidente de Extremadura, también del PSOE, señaló que Rajoy debe formar gobierno lo más pronto posible y que al PSOE le corresponde pasar a la oposición. “Una mayoría de españoles, por encima del 30%, ha dicho que quiere que Rajoy sea su presidente y los demás no lo pueden obstaculizar”.

 

Ninguno de los partidos relevantes quiere pactar con Unidos Podemos

 

Si fracasa en su intento de gobierno de coalición el PP indicó que se plantea lograr acuerdos puntuales igualmente con el PSOE y con Ciudadanos, partido que logró 32 escaños en los comicios del domingo y se sitúa en cuarta posición en el Congreso. Albert Rivera, líder de este partido, indicó que no apoyará un gobierno presidido por Rajoy pero que puede negociar si no se discute sobre “sillones”, una clara alusión a su petición electoral de que Rajoy de un paso al costado y gobierne otro líder del PP, condición que el PP no acepta.

La formación con la que ninguno de los partidos relevantes tiene intención de pactar es la coalición Unidos Podemos, liderada por Pablo Iglesias, que se erige como la mayor perdedora de las elecciones del domingo. Mantuvo los 71 diputados logrados en diciembre pero se quedó lejos de desbancar como segunda fuerza política y primera de la izquierda al PSOE como pronosticaban las encuestas. Si bien pierde 5 escaños el PSOE se mantiene en segundo lugar. La desilusión fue manifiesta ayer en Unidos Podemos a pesar de que logró la mayor cantidad de votos en las tres provincias que forman la comunidad autónoma del País Vasco y en dos de las cuatro provincias de Cataluña (Barcelona y Lérida).

 

Los plazos

 

El 19 de julio se instalarán el Congreso y el Senado. Luego el rey Felipe VI deberá encargar formar gobierno a un líder político tras una ronda de contactos. Aunque no está legislado el rey siempre llama en primer lugar a formar gobierno al líder del partido más votado. Tras una primera sesión de investidura hay un plazo de dos meses para formar gobierno; si nadie es investido tras esta primera votación se tienen que convocar nuevas elecciones. Lo que la ley no despeja es qué pasa si nadie se somete a la investidura. En cualquier caso los líderes políticos han manifestado que son conscientes de que la ciudadanía rechaza una nueva convocatoria electoral.

 

 

Yolanda Vaccaro: PP gana elecciones en España pero Rajoy deberá pactar

El PP volvió a ganar las elecciones pero tendrá que negociar para poder seguir gobernando

YOLANDA VACCARO PP RAJOY GANAN ELECCIONES ESPANA

 

Yolanda Vaccaro Elecciones Atrevia

 

YOLANDA VACCARO

Corresponsal

MADRID.

El Partido Popular (PP) volvió a ganar las elecciones en España obteniendo 137 escaños, 14 más que en la anterior convocatoria, realizada el pasado 20 de diciembre. El PP y su líder, Mariano Rajoy, actual Presidente del Gobierno, salen reforzados. El Partido Socialista Obrero Español (PSOE) renovó igualmente su segundo lugar pero perdiendo 5 escaños, llegando a 85. En tercer lugar volvió a quedar Podemos, esta vez en coalición con Izquierda Unida formando Unidos-Podemos, con 71 diputados, y Ciudadanos repitió cuarto puesto, con 32 escaños, 8 menos que los que logró anteriormente.

A pesar de no obtener la mayoría absoluta, fijada en 176 de los 350 escaños del Congreso, el PP logró unos resultados superiores a los que le auguraban las encuestas. Por eso su líder fue el único dirigente que declaró ayer desde el balcón de la sede de su partido frente a cientos de correligionarios que lo vitoreaban. Sin embargo Rajoy subrayó que a partir de hoy negociará “con todos” para lograr ser investido. El PP también ganó las pasadas elecciones con mayoría relativa y no logró que otros partidos lo apoyen para lograr la investidura.

Ahora Rajoy necesita nuevamente lograr pactos para ser investido con mayoría absoluta en una primera votación en el Congreso o con mayoría simple en una segunda votación. Para lo segundo no se requiere que el PSOE vote a favor sino que se abstenga, algo que el PSOE se negó a hacer en la ocasión anterior pero que no parece inverosímil ahora a juzgar por el escenario que refuerza al PP y por las palabras pronunciadas ayer por Pedro Sánchez, líder del PSOE. A diferencia de lo ocurrido el 20 de diciembre, lo primero que Sánchez dijo tras conocerse los resultados es que el PP ganó las elecciones. Y, además, atacó a Unidos-Podemos por su “intransigencia” y su “interés personal”, lo que hablaría de la escasa posibilidad de un pacto PSOE- Unidos Podemos. Lo mismo hizo Albert Rivera, líder de Ciudadanos.

A pesar de que PSOE y Ciudadanos perdieron escaños, la mayor desilusión tuvo lugar en las filas de Unidos-Podemos, que logró exactamente los mismos escaños que los logrados anteriormente cuando las encuestas pronosticaban que superaría ampliamente al PSOE y se colocaría como segunda fuerza política y primera de la izquierda. Pablo Iglesias, su líder, lejos de su habitual discurso triunfalista admitió que los resultados no le satisfacen y que le preocupa que el PP haya ganado y, encima, con más escaños.

 

Negociarán para evitar terceras elecciones

 

Si en algo coincidieron ayer todos los dirigentes fue en que negociarán para evitar unas terceras elecciones. La Constitución indica que si tras dos meses desde una primera votación de investidura nadie logra ser presidente debe haber una nueva convocatoria electoral. España lleva siete meses con gobierno en funciones porque tras las elecciones del 20 de diciembre ningún partido logró apoyos para lograr la investidura en el Congreso, de allí las elecciones realizadas ayer.

Tras la constitución del nuevo parlamento, el próximo 19 de julio, Felipe VI hablará con los dirigentes de todos los partidos y encargará a uno de ellos formar gobierno. No está escrito pero hasta ahora siempre el rey ha elegido en primer lugar al líder del partido más votado. Lo malo es que la Constitución no marca plazos para celebrar la sesión de investidura y no aclara qué sucedería si ninguno de los líderes aceptara someterse a votación de investidura. Como recordaba ayer el diario El Mundo, si ese fuera el caso España estaría abocada a unas terceras elecciones “pero, de facto, no podría activarlas” y en ese caso “el empantanamiento sería total”.

 

 

 

Yolanda Vaccaro entrevista sobre elecciones españolas Universidad Navarra

Elecciones España entrevista profesor Universidad de Navarra

Entrevista a Jordi Rodríguez Virgili, Doctor en Ciencias de la Información, profesor de Comunicación Política y Director del Máster de Comunicación Política y Corporativa de la Universidad de Navarra

“Llegarán a algún acuerdo aunque sea inestable y para una legislatura corta”

YOLANDA VACCARO
Corresponsal

MADRID

El resultado electoral español solo permite un acuerdo de gobierno con mayoría relativa y con pactos muy complicados. El 13 de enero es la fecha límite para constituir el Congreso. A partir de allí el rey Felipe VI debe encargar formar gobierno y el jefe del Gobierno resultaría de una primera votación por mayoría absoluta o de una segunda convocatoria por mayoría simple con más votos a favor que en contra. Hasta ahora y por lógica democrática, aunque no está legislado así, el monarca ha llamado a formar gobierno al líder del partido con más votos pero después de que éste le comunica que ha logrado apoyos suficientes para obtener más votos a favor que en contra en su investidura. Albert Rivera, líder de Ciudadanos, dijo ayer que lo lógico sería que el PP de Mariano Rajoy forme gobierno, es decir, no votaría en contra sino que se abstendría o votaría a favor en una sesión de investidura de Rajoy. Sin embargo hasta ahora el PSOE mantiene que votará en contra tal como harán Podemos y, probablemente, los otros partidos minoritarios (de izquierda y nacionalistas), con lo cual habría más votos en contra que a favor de Rajoy. Un gobierno liderado por el PSOE y Podemos requeriría que Ciudadanos se abstenga pero este partido votará en contra de un gobierno en el que tome parte Podemos y, claro está, el PP votaría también en contra. Sobre la complejidad del escenario conversamos con el doctor Rodríguez Virgili, profesor titular de la Universidad de Navarra.

¿Qué posibilidad de pacto ve para formar gobierno?

Cualquier opción es posible porque esto es aritmética parlamentaria, todo lo que sume no es descartable. La política es el arte de lo posible y aunque haya habido declaraciones en uno u otro sentido a lo largo de la campaña sabemos que era campaña electoral y a partir de ahora creo que cualquier opción está abierta. Dentro de las opciones que hay el PP lo tiene complicado porque necesitaría al menos la abstención del PSOE y de Ciudadanos, algo complicado pues el PSOE mantiene que votará en contra. Parece más factible un acuerdo del PSOE con Podemos consiguiendo la abstención en la segunda elección de Ciudadanos. Es complejo porque en España hay dos votaciones para la investidura del jefe del Gobierno, la primera por mayoría por mayoría absoluta y la segunda con mayoría simple para lo cual Podemos tendría que renunciar a ese referéndum en Cataluña.

Efectivamente Ciudadanos no apoyará gobierno alguno en el que participe Podemos, ¿cree que en un escenario así se abstendría y no votaría en contra?

Creo que es posible pero si nos atenemos a las declaraciones de los distintos políticos hoy por hoy no sería factible ninguna formación de gobierno, estamos abocados a unas nuevas elecciones en marzo.

¿Por qué en marzo?

El rey, según el artículo 99 de la Constitución, no tiene plazo para proponer a su candidato. Dejará plazo, escuchará a unos y otros, etc. Una vez que él proponga al candidato y se produzca la primera votación de investidura hay un plazo máximo de dos meses para formar gobierno y, si no se consigue, hay que convocar nuevas elecciones.

El Congreso debe constituirse a más tardar a el 13 de enero pero no hay nada escrito sobre el plazo para que se produzca la primera votación de investidura. ¿Qué dice el sentido común y el uso político en España al respecto?

El periodo más largo que hubo para formar gobierno tras elecciones fue cuando ganó el PP en minoría en 1996, cuando ganó Aznar y llevó dos meses de negociaciones. No hay plazo, estaremos en un gobierno en funciones. Otra opción es que se proponga la investidura de Rajoy y que se abstengan PSOE y Ciudadanos. Eso es factible y vendible a la UE, a otros poderes financieros, económicos, a pesar de que habría un gobierno en minoría muy controlado por PSOE y Ciudadanos. ¿Eso lo puede vender a su electorado el PSOE cuando le están tirando por la izquierda elección tras elección Podemos? El PSOE votará en contra de Rajoy.

¿Y qué tal la opción de izquierda de PSOE, Podemos, ERC, IU y Bildu, que suman 172 escaños?

PP y Ciudadanos votarán en contra. Tendría que sumarse el PNV (Partido Nacionalista Vasco) con sus seis escaños y que se abstenga DL (Democracia y Libertad, nacionalistas catalanes). Sería un gobierno tan de izquierda y con apoyo o abstención de partidos de centroderecha (PNV y DL) que creo que es algo muy difícil que ocurra. Por muy echado al monte que esté Mas (actual presidente en funciones en Cataluña) veo muy difícil que apoye a ERC.

¿En este momento cree que lo más probable nuevas elecciones?

Eso si nos atenemos a las declaraciones de los políticos, lo que pasa es que no me atengo a ellos porque son capaces de decir una cosa hoy y mañana la contraria y justificándolo de distinta forma. Es el momento de la política con mayúsculas, de los estadistas, de mirar el bien común y el bien electoral. Las dos opciones más factibles son PP con abstención de PSOE y Ciudadanos o PSOE con Podemos y la abstención de Ciudadanos.

Si vamos a nuevas elecciones ¿sería muy distinto el resultado con unas elecciones en marzo?

El PSOE seguiría bajando y Podemos subiría, el PP podría obtener un voto más útil y bajaría Ciudadanos pero en bloques, derecha- izquierda, no sabemos si habría nuevos movimientos. Las noches electorales largas dan legislaturas cortas. Si gobierna la izquierda Podemos no tendría capacidad de sacar adelante sus promesas electorales, no las puede cumplir porque necesita reformar la Constitución y no le va a dejar el PP ni en muchas cosas tampoco el PSOE (para reformar la Constitución se requieren mayorías cualificadas de dos tercios y tres quintos del Congreso y la minoría de bloqueo es de 117 diputados, algo con lo que cuenta el PP).

El rey llama a formar gobierno al líder del partido más votado por costumbre aunque legalmente puede llamar a cualquier otra persona. ¿Es factible que se encargue formar gobierno a otra persona que no sea miembro del Congreso?

Efectivamente no tiene que ser el número 1 de la lista por Madrid como ha sido hasta ahora. Eso es tradición, costumbre. Es posible pero no probable. Van a intentar no llegar a nuevas elecciones porque no les convendría ni al PSOE ni a Ciudadanos, que son los partidos que tienen la llave de la formación de gobierno. Llegarán a algún acuerdo aunque sea inestable y para una legislatura corta.

Yolanda Vaccaro Elecciones catalanas y elecciones españolas

YOLANDA VACCARO ELECCIONES CATALANAS ELECCIONES GENERALES ESPAÑOLAS 2015

Yolanda Vaccaro en El Comercio sobre elecciones en Cataluña y elecciones en España 2015

Cataluña catalizadora

Los resultados de las elecciones catalanas inciden en las elecciones generales que tendrán lugar el próximo diciembre

YOLANDA VACCARO
Corresponsal

MADRID.

Las elecciones catalanas celebradas el domingo pasado constituyen el preámbulo de las elecciones generales que vivirá España el próximo diciembre. Aparte de configurar el complicado escenario catalán estos comicios resultan la “parrilla de salida” de la cita electoral en la que se decidirá quién gobierna España los próximos cuatro años, en palabras de Pablo Iglesias, el líder de Podemos. Precisamente Podemos es el partido que peor parado queda en Cataluña si se comparan sus tímidos once escaños obtenidos el domingo pasado con lo que se preveía para el fulgurante partido de izquierda. Por su parte las formaciones “tradicionales”, el gobernante Partido Popular (PP) y el Partido Socialista Obrero Español (PSOE) confirman que su estrategia es deficiente pero podrían ver cómo sus votantes decepcionados se movilizan a su favor. Y, al margen del escenario catalán, la lectura nacional es que el mayor triunfador es Ciudadanos, la formación de centro derecha que ha escalado hasta el segundo lugar en Cataluña y que más que nunca se perfila como una alternativa de gobierno.

Podemos ante “el mayor revés desde su nacimiento”

Iglesias reconoció que los resultados han sido “altamente decepcionantes”. “Sí que es pot”, la coalición de izquierda que encabezó en Cataluña, ha logrado incluso dos diputados menos que los obtenidos en las anteriores elecciones regionales por Izquierda Unida, una de las formaciones que integran la coalición. No ha conseguido superar al PSOE catalán y se sitúa como quinta fuerza en el parlamento regional.

La indefinición de un discurso que ahora pretende contentar a tirios y troyanos, a derecha e izquierda, a “españolistas” y a “catalanistas” es el principal talón de Aquiles de la formación. Lo ocurrido en Cataluña ha herido a Podemos sin paliativos justamente por la importancia que Iglesias adjudicó a estos comicios. El diario El País define la situación de forma certera: Iglesias “ha construido alrededor de Podemos una épica de partido ganador” que permite decir que el domingo pasado Podemos “sufrió el mayor revés desde su nacimiento”. Iglesias, añade el periódico, “contribuyó a crear la equivalencia entre esos comicios autonómicos y las generales de diciembre”.

Aunque Iglesias haya dicho que mantendrá sus postulados parece claro que Podemos se replanteará su estrategia no sólo respecto del tema separatista sino también en los ámbitos sociales y económicos, algo que, sin embargo, es un arma de doble filo. Desde su debut político Podemos ha ido virando su discurso desde un planteamiento radical de izquierda populista hacia una posición centrista y de menor confrontación. Lejos quedan sus promesas de una renta básica para todos los españoles o la erradicación de los desahucios de viviendas por impago. No obstante resultados como el de Cataluña demuestran que precisamente lo que hizo que Podemos subiera al olimpo en las encuestas eran estas promesas utópicas para un electorado golpeado por la crisis económica y casi un 25% de desempleo. Paradójicamente su viaje hacia el centro para atraer al votante mayoritario es también su mayor peligro de pérdida de votantes.

Ciudadanos en el mejor puesto de salida

Por el contrario Ciudadanos, la alternativa de centro-derecha que, a la sazón, nació en Cataluña – formación de catalanes contrarios al independentismo que lleva una década en el Parlamento Catalán- ha logrado un segundo lugar en las elecciones catalanas, un puesto mucho mejor que el esperado. Y se erige como el auténtico ganador de la contienda en el panorama nacional pues los partidos independentistas catalanes no tienen implantación en el resto de España.

Albert Rivera, fundador y candidato a la presidencia de España de Ciudadanos, ha utilizado como metáfora el triunfo de su partido en el barrio obrero catalán de Nou Barris, cuna de la candidata de Ciudadanos a la presidencia catalana: “Ciudadanos ha ganado en Nou Barris, un distrito muy poblado, de clase media y trabajadora, que daba la victoria en las generales a otros partidos. Han votado masivamente a una opción nacida en Cataluña pero que mira a toda España”. Rivera no parece pecar de arrogante afirma que Ciudadanos “es hoy una alternativa de gobierno”.

Los votantes decepcionados del “bipartidismo” podrían movilizarse

El PP ha obtenido once escaños en Cataluña, ocho menos que en los anteriores comicios, confirmándose su mala posición frente a las generales aunque su presidente y Jefe del Gobierno español, Mariano Rajoy, haya dicho que los resultados catalanes “no son extrapolables” a las generales. Rajoy tuvo que hacer frente a la dura autocrítica que sí ha hecho el expresidente del Gobierno José María Aznar, quien ha señalado que ahora el PP está “en el peor escenario posible”. Por su parte el PSOE, con los 16 escaños conseguidos el domingo pasado, tiene tres menos que los que poseía en el parlamento catalán aunque mantiene en el tercer puesto.
Lo acontecido en Cataluña ratifica que PP y PSOE deben variar su estrategia urgentemente, algo que parece misión imposible. Pero también podría propiciar una mayor movilización de sus votantes decepcionados pero que no votarían por otras opciones. El último sondeo del Centro de Investigaciones Sociológicas señaló que casi el 30% del electorado no iría a votar o no había decidido el sentido de su voto. Se trata de un grupo formado básicamente por electores decepcionados del PP y del PSOE. Un porcentaje que claramente puede inclinar la balanza.

Yolanda Vaccaro Elecciones 24M España

YOLANDA VACCARO ELECCIONES 24M ESPAÑA

Artículo en El Comercio

Elecciones 24M

Triunfo amargo y derrotas dulces

El PP gana en las elecciones locales y regionales en España pero con mayoría relativa

En Madrid y Barcelona gobernarían las candidatas del emergente Podemos si logran el apoyo de formaciones como el PSOE

YOLANDA VACCARO
Corresponsal

MADRID.

A pesar del desgaste del poder el Partido Popular (PP) obtuvo el mayor número de votos en las elecciones regionales y locales celebradas ayer en España, un 27%. En segundo lugar se situó el Partido Socialista Obrero Español (PSOE), con un 25%. Ciudadanos y Podemos, los partidos emergentes surgidos como respuesta a la mala gestión y la corrupción del PP y del PSOE, obtuvieron el tercer y cuarto puestos. Un resultado espectacular considerando que era la primera vez que se presentaban a elecciones en todo el país y que Podemos no concurrió en gran parte del Estado porque lleva apenas un año de fundado.
Sin embargo para el PP se trata de un triunfo amargo. Porque a pesar de su triunfo se enfrenta a un complicado panorama. Partido acostumbrado a gobernar en mayoría absoluta, el PP ha ganado pero con mayoría relativa en nueve de las catorce comunidades autónomas en las que hubo elecciones ayer y en la mayor parte de municipios. En Madrid, su plaza más emblemática, a nivel regional logró 47 escaños cuando la mayoría absoluta se sitúa en 65. Peor perspectiva tiene en el Ayuntamiento de Madrid (comicios locales), donde logró 21 concejales, lejos de los 29 necesarios para tener la alcaldía. La candidata a alcaldesa de Madrid, Esperanza Aguirre, uno de los rostros más populares del PP, podría ser superada por los pactos de la candidata de Podemos, Manuela Carmena quien, con 20 concejales, puede ser alcaldesa si logra el apoyo del PSOE.
Otro tanto podría ocurrir en otros bastiones del PP como Valencia, donde, a pesar de lograr la mayor cantidad de votos, podría quedar al margen del gobierno ante pactos a los que podrían llegar sus oponentes.
Podemos, por su parte, logró el mayor número de sufragios en Barcelona, la segunda ciudad más relevante en España, donde obtuvo once escaños. Si bien está lejos de los 21 de la mayoría necesaria para gobernar, Podemos puede conseguir que su candidata local, Ana Colau, sea alcaldesa con apoyo de otros partidos.
El caso de Colau es un excelente exponente de lo que sucede en España. Se trata de una activista que durante años ha luchado contra los dramáticos y a veces trágicos desahucios de viviendas que han sufrido miles de personas en España frente a préstamos hipotecarios imposibles de pagar por la crisis y por la mala fe de las entidades financieras.

Datos

Ayer votó el 68,8% de los 34.634.573 españoles y 463.765 extranjeros electores convocados.

Pablo Iglesias, líder de Podemos, interpretó que se ha derrotado al bipartidismo. Aunque entre el PP y el PSOE suman 52% entre ambos pierden casi 13 puntos y 3,3 millones de votos respecto a los comicios generales de 2011.

Ciudadanos se convirtió en la tercera fuerza municipal. Su líder, Albert Rivera, afirmó que se debe a quienes quieren un cambio “pero sensato, sin ocurrencias”, en clara alusión a Podemos.

Rita Barberá, alcaldesa de Valencia, logró el mayor número de los votos pero reconoció que lejos de la mayoría absoluta que le ha permitido gobernar durante más de 20 años. Anunció que tratará de llegar a un pacto “de Estado” (con el PSOE) para evitar que gobierne “el radicalismo”, clara referencia, también, a Podemos.

Yolanda Vaccaro: elecciones en España el 24 de mayo

Yolanda Vaccaro Podemos Ciudadanos PSOE PP Elecciones 24 mayo

Artículo en El Comercio

Empieza la campaña electoral en España

Las elecciones del domingo 24 serán la prueba de fuego para el bipartidismo, encarnado por el PP y el PSOE, así como para los emergentes Podemos y Ciudadanos

YOLANDA VACCARO
Corresponsal

MADRID.
Elecciones España. Ayer comenzó en España la campaña electoral para los comicios regionales y locales que tendrán lugar el 24 de este mes. La cita será la prueba de fuego para el bipartidismo, protagonizado por el gobernante Partido Popular (PP) y el Partido Socialista Obrero Español (PSOE) así como para las nuevas estrellas de la política española, Podemos y Ciudadanos.
Según la encuesta difundida ayer por el Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS), el PP lograría el 25,6%, el PSOE el 24,3%, Podemos un 16,5% y Ciudadanos el 13,8%. Se confirmaría lo ocurrido en las elecciones andaluzas celebradas en marzo pasado, cuando PP y PSOE mantuvieron sus primeros puestos mientras que Podemos no arrasó como auguraban las encuestas mientras que Ciudadanos cosechó un resultado mucho mejor de lo esperado. Se mantendría el bipartidismo, Podemos bajaría y Ciudadanos subiría.

Podemos se aleja de las utopías

El preámbulo de las elecciones en Andalucía motivó una reacción de Podemos que, a partir de entonces, ha luchado por centrar su discurso tratando de no perder a su electorado inicial, radical. Así, hace pocos días se consumó la renuncia al partido de Juan Carlos Monedero, el dirigente más extremista y cuestionado de la formación, acusado de haber recibido una millonaria financiación del régimen chavista de Venezuela. Asimismo esta semana Iglesias presentó una propuesta de programa electoral que, si bien no atañe directamente a los comicios regionales y locales, se presenta con intención a pocos días de estas elecciones. Anunció lo que podría considerarse como el inicio del fin de las mayores utopías de sus primeras proclamas, aquellas que hicieron que su partido subiera como la espuma en las encuestas con una ciudadanía hastiada de la crisis económica, el desempleo y los desahucios de viviendas que no se pueden pagar. Para empezar en el programa ya no hay rastro de la prometida renta básica para todos los españoles (sí, todos) que los líderes podemistas ofrecieron con bombos y platillos hace pocos meses.
El problema es que si bien la táctica de centrarse puede atraer para Podemos a votantes más realistas cansados de los partidos tradicionales el partido corre el riesgo de perder votantes por la izquierda.
En cualquier caso nadie duda de que el PSOE es el partido al que más votos quita Podemos.

Ciudadanos contra la corrupción

Ciudadanos cosecha intención de voto entre los desencantados del PP, formación especialmente dañada por los escándalos de corrupción de algunos de sus más destacados dirigentes, como el ex Vicepresidente y ministro de Economía Rodrigo Rato. La lucha contra la corrupción es la bandera de este partido, liderado por el catalán Albert Rivera que, al igual que Iglesias, es un líder carismático, joven y apuesto pero con una tendencia ideológica situada en las antípodas de las del líder podemista. Es decir, en la órbita del PP, partido al que Rivera quiso afiliarse hace algunos años.

El PP se afianza por la derecha y el PSOE reclama estabilidad

Con este panorama el PP lucha por afianzar a su electorado más fiel, es decir, en la derecha. Por eso Mariano Rajoy, Jefe del Gobierno y dirigente máximo del PP, por ejemplo, ha accedido a permitir que su archienemiga correligionaria de partido Esperanza Aguirre sea la candidata a la alcaldía de Madrid, el bastión más emblemático del PP desde hace décadas. El anuncio de la candidatura de Aguirre, icono del liberalismo de derecha, ha hecho que el PP suba en las encuestas en Madrid si bien aún está lejos de la mayoría absoluta, algo que el PP necesita ante su negativa o su dificultad para lograr pactos con otras formaciones.

Por su parte el PSOE reivindica la estabilidad y el socialismo afianzado en Europa frente a opciones más izquierdistas como la de Podemos así como el valor de lo que considera leyes sociales.

Las encuestas cometen errores de cálculo. Pero parece bastante claro que, ante la casi segura ausencia de mayorías absolutas, los pactos serán los vencedores en la mayor parte de alcaldías y regiones españolas en las elecciones del domingo 24. Otra cosa será quién podrá o querrá pactar con quién en un escenario en el que todos luchan contra todos.

DATO

El domingo 24 se elegirá a 67.640 concejales y 802 diputados autonómicos, que a su vez votarán la elección de 8.122 alcaldes y 13 presidentes de comunidad autónoma, todas con excepción de Galicia, País Vasco, Cataluña y Andalucía, que realizan comicios regionales en otras fechas.

Podrán votar 3.106 peruanos aunque aún no tengan la nacionalidad española

Un total de 34.634.572 españoles y 463.765 extranjeros residentes en España tendrán derecho a voto en las elecciones municipales.
Gracias a acuerdos de reciprocidad en elecciones locales suscritos bilateralmente por España en 2009, según la Junta Electoral Central se han podido inscribir en el Censo Electoral de Extranjeros Residentes (CERE) 22.636 extranjeros aunque no cuentan con nacionalidad española. Entre ellos hay 3.106 peruanos. Por estos acuerdos en cuanto a Latinoamérica se han registrado para votar ciudadanos de Bolivia (3.896), Chile (998), Colombia (5.742), Ecuador (6.432) y Paraguay (1.303).
No obstante el número de latinoamericanos de origen que están llamados a las urnas es mucho mayor. La mayoría de latinoamericanos residentes en España se han acogido a los correspondientes acuerdos de Doble Nacionalidad que España tiene suscritos desde hace varias décadas con la mayor parte de países de América Latina.
Alrededor de 200.000 peruanos viven en España y la gran mayoría de ellos cuenta también con nacionalidad española a todos los efectos.

Yolanda Vaccaro: PP baja en encuestas por casos como el de Rodrigo Rato

YOLANDA VACCARO RODRIGO RATO TRILLO PP PARTIDO POPULAR

https://es.scribd.com/doc/263236855/Yolanda-Vaccaro-Pp-Rato-Trillo-Corrupcion

Corrupción y falta de ética ponen al PP contra las cuerdas a un mes de las elecciones locales y regionales

YOLANDA VACCARO
Corresponsal

MADRID.

El gobernante Partido Popular (PP) se hunde en un mar de acusaciones de corrupción y conductas cuando menos poco éticas. A la detención del ex vicepresidente y ministro de Economía Rodrigo Rato, producida hace una semana, se suman los incesantes destapes sobre cuantiosos y polémicos pagos a otros miembros del PP. A un mes de los comicios regionales y locales, el horizonte para el PP es muy incierto en el plano electoral y mucho más que gris en el ámbito judicial para algunos de sus más connotados dirigentes.

La caída de un icono

El 16 de abril los españoles vivieron una jornada de insólita sorpresa. Rato, considerado el artífice de la bonanza económica vivida en el país durante los gobiernos de José María Aznar (1996- 2004), auténtico segundo de a bordo de Aznar y dirigente máximo de las finanzas del país, era detenido acusado de evasión fiscal. Las imágenes del también ex director gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI) entrando a un automóvil de policía sujetado por agentes parecía inverosímil. La Agencia Española de Administración Tributaria había ordenado el registro del domicilio y del despacho de Rato pues había pruebas de que el ex súper ministro había enviado alrededor de 27 millones de euros a bancos situados en paraísos fiscales o invirtiéndolos en operaciones opacas al fisco, fuera de España. Rato pretendía borrar rastro de su patrimonio para evitar hacer frente a la fianza que le imponen los tribunales por su cuestionada actuación al frente de Bankia, entidad financiera que salió a Bolsa cuando Rato era su presidente (cargo que ocupó tras abandonar precipitadamente el FMI) con cuentas maquilladas de modo que miles de pequeños inversores han sufrido una merma monumental en sus activos.

Días después, cuando lo de Rato seguía ocupando gran parte de los espacios de los medios de comunicación, el diario El País reveló que Federico Trillo, ex ministro de Defensa (también en los gobiernos de Aznar) y actual embajador en Londres, había cobrado 354.000 euros en tres años por asesorar a una empresa constructora entre 2008 y 2011, cuando era diputado. Se supo también que la misma constructora abonó 75.000 euros al diputado y portavoz de Economía del PP en el Congreso, Vicente Martínez- Pujalte. Ambos habían obtenido autorización de compatibilidad por parte del Congreso de modo que, tal como ha comentado el propio Martínez-Pujalte, el caso es legal aunque no necesariamente ético.

Incierto panorama para el partido en el gobierno

Mientras casi todos en el PP se atreven a lanzar las primeras piedras criticando a Rato y asegurando una sorpresa enorme, el caso de Trillo y Martínez-Pujalte ha hecho que los populares se enfrenten entre ellos pues al parecer son muchos los que recurren a los ingresos privados mientras ejercen cargos públicos tan señalados como el de congresistas. El hecho de que los congresistas españoles estén entre los que menos ganan en Europa – 62.000 euros al año como sueldo base- no parece un argumento convincente y menos cuando la cuarta parte de sus conciudadanos están en el paro.

Todo ello con el mar de fondo de la investigación judicial sobre las irregularidades detectadas en la financiación de la estructura del PP cuyo ex tesorero, Luis Bárcenas, se encuentra en la cárcel acusado de haber percibido ilegalmente 49 millones de euros. Bárcenas no ha dudado en repartir responsabilidades asegurando que incluso el jefe del Gobierno, Mariano Rajoy, cobró sobresueldos gracias a la generosidad de empresarios beneficiados con contratos públicos.

Con este escenario el PP no levanta cabeza en las encuestas. Según los últimos sondeos en torno a las elecciones generales que tendrán lugar antes de fin de año, el Congreso se dividirá entre cuatro fuerzas políticas: PP, Partido Socialista Obrero Español (PSOE), Podemos y Ciudadanos. Por un lado se rompería el tradicional bipartidismo PP-PSOE pero, por otro lado, el PP se quedaría prácticamente con la mitad de los 186 escaños con los que cuenta actualmente en un Congreso de 350 diputados.

Antes, el próximo 24 de mayo, habrá elecciones en todos los municipios y en trece de las comunidades autónomas que forman España. El PP cuenta con mantener plazas tan emblemáticas como Madrid. Pero los escándalos de Rato y compañía de los últimos días han generado inquietantes dudas en el partido del gobierno.


Congresistas e ingresos del sector privado

La tercera parte de congresistas españoles compatibiliza sus funciones con actividades remuneradas en el sector privado.
En otros países el régimen de incompatibilidades en este terreno depende de las legislaciones nacionales.
En Estados Unidos los congresistas no pueden trabajar en el sector privado ni recibir regalos ni invitaciones si ello implica un favor por parte del congresista.
En Francia los congresistas no pueden ocupar puestos de dirección en la empresa privada ni realizar actividades para empresas privadas como abogados o consultores.
En Alemania la ley prohíbe que los miembros del Congreso realicen trabajos en el sector privado.
Por el contrario en el Reino Unido los congresistas sí pueden asesorar a empresas privadas y cobrar por ello.

Yolanda Vaccaro: Elecciones Andalucía

YOLANDA VACCARO ELECCIONES ANDALUCÍA

Artículo en El Comercio

El bipartidismo se mantiene en España

El PSOE gana en Andalucía y Podemos no arrolla

YOLANDA VACCARO
Corresponsal

MADRID.

El bipartidismo sigue vigente en España. Así se desprende de los resultados de las elecciones en la comunidad autónoma de Andalucía celebradas ayer. El Partido Socialista Obrero Español (PSOE) logró el 35,5% de los votos, con lo que obtiene 47 de los 109 escaños del parlamento andaluz. El Partido Popular (PP), que gobierna en el parlamento nacional, obtuvo el 26,7% de los sufragios, llegando a 33 escaños. Podemos logró el 14,9% de los votos, quince escaños, mientras que Ciudadanos cosechó un 9,3%, nueve escaños. Así, pues, los partidos considerados “tradicionales”, PSOE y PP, suman el 62,2% de los votos mientras que los recién llegados Podemos y Ciudadanos registran en conjunto un 24,2%.
Con mayoría relativa, el PSOE andaluz tendrá que definir con qué partido gobierna. Susana Díaz, líder del socialismo andaluz, adelantó en la campaña electoral que no pactará con Podemos y resulta inverosímil una alianza con el PP. Así que las apuestas apuntan a Ciudadanos. La paradoja es que Podemos se sitúa ideológicamente hacia la izquierda o el socialismo mientras que Ciudadanos se posiciona en el centro derecha.
Un panorama apasionante políticamente hablando fruto del desgaste de los partidos tradicionales a causa de la crisis económica, la mala gestión y la corrupción pero que, a despecho de las encuestas -que vienen vaticinando la desaparición del bipartidismo PP-PSOE- siguen dominando los partidos que se han alternado en el poder desde 1982.

Preludio de los resultados de las elecciones generales

Con 8,5 millones de habitantes, Andalucía es la región más poblada de España, que suma 47 millones de habitantes. Las elecciones de ayer, asimismo, son las primeras en las que Podemos se presentan a unas elecciones regionales y las primeras en las que Ciudadanos participa en comicios fuera de Cataluña. Por eso los resultados son un termómetro de lo que podría pasar en las próximas elecciones generales, que tendrán lugar antes de fin de este año. Previamente, en mayo próximo, habrá elecciones locales y en el resto de regiones españolas.
Andalucía, eso sí, es una región particular en el escenario político español, la única en la que no ha habido recambio de partido en el gobierno. El PSOE lleva gobernando en Andalucía desde 1982, el mismo año del primer éxito arrollador de Felipe González en las elecciones nacionales. El hecho de que González y buena parte de los miembros de sus gobiernos fueran originarios de Andalucía ha marcado el signo de los comicios en esta región, donde el dinero llegó a raudales desde 1982 gracias a la ingente inversión en infraestructuras y servicios desde el gobierno nacional y a los fondos de la Unión Europea.
No obstante, casi el 35% de los andaluces se encuentra actualmente en el desempleo de manera oficial frente al promedio del paro en toda España, de un 24%. Una economía basada en sectores primarios como la explotación agraria así como la utilización excesiva de subsidios para desempleados, agricultores y ganaderos al calor de una serie de casos de corrupción –varios jueces investigan dichos subsidios- lastran la economía andaluza.
El voto al PSOE andaluz tributa en gran medida de dichas subvenciones, que mantienen a flote a muchas familias que agradecen la mano tendida del gobierno regional a pesar de que las arcas de la comunidad autónoma son preocupantemente deficitarias.

Cae el PP, sube el PSOE y Podemos no arrolla

Asimismo más allá de la lectura del mantenimiento del bipartidismo, los resultados de ayer plasman el descenso del apoyo electoral del PP, que pierde 17 escaños respecto de los anteriores comicios andaluces, realizados en 2012. La crisis económica y su gestión desde Madrid pasan factura. El PSOE mantiene el mismo número de escaños que los obtenidos en 2012.
Podemos, encabezado en Andalucía por Teresa Rodríguez, entra por primera vez en la administración pública española pero lo hace sin la fuerza arrolladora que le han atribuido las encuestas. Algo que demostraría que muchos encuestados presumen de que van a votar por Podemos para llamar la atención a los partidos “de siempre”, a los que achacan la crisis, pero que, a la hora de la verdad, prefieren la estabilidad, lo malo conocido que lo bueno (o, mejor dicho, lo preocupante, dadas las credenciales “podemistas”) por conocer.

Yolanda Vaccaro: elecciones España con Podemos, PP, PSOE y Ciudadanos

YOLANDA VACCARO ELECCIONES ESPAÑA

Artículo en El Comercio

Las arenas movedizas de las encuestas españolas

Podemos y el PP se disputan el primer puesto mientras Ciudadanos avanza

YOLANDA VACCARO
Corresponsal.

MADRID.

Los indecisos y los que suelen cambiar de opción electoral al margen de la ideología. Este es el grupo de electores que decidirán el sentido de los comicios generales que se celebrarán en España antes de fin de año. Un heterogéneo grupo formado por personas de diferentes edades y niveles socioeconómicos decidirán el signo de una contienda cuyos pronósticos son agitados por el anuncio del fin del bipartidismo, encarnado por el Partido Popular (PP) y el Partido Socialista Obrero Español (PSOE) y la emergencia de nuevos jugadores encabezados por Podemos y su estrella, Pablo Iglesias. No obstante, en un escenario que en un año ha dado un vuelco, nada garantiza que no haya nuevas sorpresas que se pueden vislumbrar en el panorama. Así, se empieza a notar un rápido ascenso en los últimos meses de Ciudadanos, la antítesis de Podemos, partido liderado por Albert Rivera, portador de unas ideas marcadamente de centro derecha. La crisis económica y el descrédito de los partidos tradicionales por la corrupción y la mala gestión son el punto de partida del anuncio de este previsible fin de la historia a la española que las encuestas anuncian pero que solo las elecciones pueden confirmar.

PP y Podemos se disputan el primer lugar

La semana pasada se conocieron dos encuestas que ratifican que la política española se encuentra sobre arenas movedizas.

Primero el Centro de Investigaciones Sociológicas –de titularidad pública- difundió que en el primer lugar por intención de voto directo se sitúa el PP, con un 27,3%. En segundo lugar y desbancando de esta posición al PSOE está Podemos, con un 23,9%. El PSOE alcanza apenas un 22,2% y, al parecer, la tendencia indica que va en caída libre pues gran parte de sus votantes optan ahora por Podemos. Luego el diario El País difundió un sondeo de la empresa Metroscopia que, en este caso, otorga esos codiciados 27 puntos y pico del primer puesto a Podemos (27,7%), asigna el segundo lugar al PP (20,9%) y el tercero al PSOE.

Lo único que parece claro es que el PSOE ha pasado a un tercer lugar desplazado por Podemos, partido que ha capitalizado el descontento de los indignados surgido en torno al 15 de mayo de 2011, fecha situada una semana antes de los anteriores comicios locales y regionales. La mayor parte de votantes progresistas y de izquierda creen que el PSOE no cumple con sus expectativas y es responsable de la crisis que nació durante el gobierno de su anterior líder, el ex presidente del Gobierno José Luis Rodríguez Zapatero. En esta línea Izquierda Unida (IU), tradicionalmente el tercer partido nacional en representatividad, ha sido prácticamente fagocitado por Podemos; de hecho, muchos de los dirigentes de Podemos, incluido el propio Iglesias, proceden de IU.

Ciudadanos, la opción que crece

En medio de la vorágine de los sondeos el último protagonista en aparecer, con fuerzas crecientes, es Ciudadanos, un partido que durante años ha permanecido dentro de Cataluña contrario al independentismo y con ideas liberales y de centro derecha. Según la citada encuesta de El País, Ciudadanos sería la cuarta fuerza política, con un 12,2% en intención de voto, casi el doble que hace dos meses. Albert Rivera, su líder, es identificado por el 65% de España y en este sentido solo es superado por Iglesias y el rey Felipe VI, a quienes conocen el 99% de los españoles, según el sondeo.

Las elecciones locales y regionales del próximo 24 de mayo permitirán tener un poco más despejado el panorama aunque hasta fin de año todavía puede haber nuevas sorpresas con un panorama dominado por la turbulencia.

Lo que ofrecen

Los asesores de imagen del PP consideran que este partido ha perdido alrededor de un 5% de sus votantes a favor de Podemos, a pesar de que las ideologías de ambas formaciones son opuestas. Podemos esgrime sin pudor una línea izquierdista muy cercana a Syriza, el partido que acaba de hacerse con el gobierno en Grecia, también al calor del descontento ciudadano con los políticos de siempre y la crisis económica, mientras que el PP está en el centro derecha aglutinando, eso sí, a un variopinto espectro de formaciones que van desde los herederos del franquismo hasta el liberalismo y la ideología aconfesional pasando por la democracia cristiana. De allí, precisamente, que en España no hayan surgido con fuerza movimientos de extrema derecha como ha ocurrido en los últimos años en Francia o Grecia.

La bandera de Podemos es la izquierda pero hasta ahora no se conoce qué medidas concretas ofrece en medio de un discurso autocomplaciente y de crítica de lo que llama la “casta política”. En las últimas semanas este partido, erigido en inquisidor de los corruptos, sufre en carne propia acusaciones de corrupción contra su “número tres”, Juan Carlos Monedero quien, se ha sabido, evadió al fisco ingresando de forma irregular medio millón de dólares por una supuesta consultoría para “crear una moneda única latinoamericana” que hace dos años le pagaron los gobiernos de Venezuela, Nicaragua, Ecuador y Bolivia.

El PSOE, angustiado en su claro descenso en las preferencias ciudadanas y con una crisis de liderazgo y enfrentamiento interno esperable en una situación así mantiene sus premisas de socialdemocracia y economía de mercado. En lo que más se diferencia del PP es en que apuesta por políticas sociales como las que ejecutó Rodríguez Zapatero con leyes como la ley de matrimonios entre personas del mismo sexo.

El PP mantiene sus postulados liberales en economía y más bien conservadores en temas sociales aunque en esta legislatura no se atrevió a endurecer la ley del aborto despertando el aplauso de los menos conservadores y las críticas de quienes esperaban que en España vuelva a estar prácticamente prohibido abortar.

Yolanda Vaccaro: Elecciones en el País Vasco

http://www.elcomercio.com.pe/impresa/notas/nacionalistas-vascos-perdieron-gobierno/20090302/253046

PAÍS VASCO

HISTÓRICO VUELCO ELECTORAL EN ESPAÑA

Los nacionalistas vascos perdieron el gobierno
Se espera que partidos de Rodríguez Zapatero y Rajoy unan fuerzas en la región

Por: Yolanda Vaccaro Corresponsal

MADRID. La lucha contra el terrorismo de ETA es apoyada por la mayor parte de vascos. Esa es la primera lectura que se hace del resultado electoral de ayer en la región vasca donde, por primera vez en la historia, el regionalista Partido Nacionalista Vasco (PNV) pasará a la oposición tras casi tres décadas en el gobierno.

Y es que a pesar de haber sido el partido con más votos (35%), solo obtuvo 30 de los 75 escaños del Parlamento vasco, a 8 escaños de la mayoría absoluta. En tanto, el Partido Socialista Obrero Español (PSOE), con 27% de los votos, logró 24 escaños y el Partido Popular (PP) se llevó 13. Así, el Parlamento vasco tendrá por primera vez mayoría no regionalista, con los 37 escaños que suman PSOE y PP y el escaño de Unión Progreso y Democracia (UPyD).

Lo esperado es que PSOE y PP, enfrentados en el ámbito nacional —el PSOE gobierna en el país y el PP es el principal grupo de oposición—, dejen sus diferencias y pacten un gobierno vasco junto con UPyD.

Antonio Basagoiti, líder del PP vasco, lo dejó entrever tras saberse los resultados: “Somos los decisivos en estas elecciones”.
Patxi López, líder del PSOE vasco, sería el llamado a formar gobierno junto con el PP y UPyD tras una dura negociación.

La banda terrorista ETA, que reclama la independencia de las regiones del País Vasco y Navarra y la anexión del suroeste de Francia, se queda más arrinconada que nunca. El PNV no es proetarra, pero mantiene una postura cercana a la escisión.

RESULTADOS EN GALICIA
En Galicia, el PP fue el claro vencedor de la jornada al lograr el 47% de los votos, lo que le otorgó 39 escaños, uno más de los necesarios para la mayoría absoluta.

Alberto Núñez Feijóo será el nuevo presidente gallego en reemplazo del socialista Emilio Pérez Touriño. El PSOE logró el 30% de los votos (24 escaños) y el Bloque Nacionalista obtuvo el 17% (12 escaños).

EN PUNTOS

Por primera vez desde que José Luis Rodríguez Zapatero es jefe del Gobierno en España, su partido, el PSOE, pierde un gobierno regional, el gallego. Por el contrario, el de Galicia es el primer gobierno regional que gana el Partido Popular desde que Mariano Rajoy lo lidera.
Por primera vez en la historia ningún brazo político de la banda terrorista ETA se pudo presentar a las elecciones vascas gracias a la acción de la justicia.
Aún quedan por llegar los votos de los españoles que sufragan desde el extranjero, la mayoría de ellos afincados en Argentina y Francia.
Dada la contundencia del triunfo del PP en Galicia los votos del exterior no variarán los resultados en esta región, pero pueden determinar un escaño decisivo en el País Vasco.