Yolanda Vaccaro en el diario El Mundo: Latinoamérica y la presidencia española de la UE

Artículo en El Mundo

Yolanda Vaccaro Alexander
Licenciada en Ciencias de la Información por la Universidad Complutense de Madrid, es Corresponsal en España del Diario El Comercio de Perú. Participa en programas sobre Latinoamérica en medios de comunicación y universidades. Asimismo imparte conferencias en entidades como el Banco Mundial. Colabora en foros de debate y reflexión en el ámbito de las relaciones internacionales entre los que se encuentra Safe Democracy.

Latinoamérica y la presidencia española de la UE

Entre las metas que se ha marcado España en el marco de su presidencia de la Unión Europea (UE), iniciada el pasado 1 de enero, se encuentra la de que Latinoamérica cobre relevancia en la agenda comunitaria. Recientemente Juan Pablo de Laiglesia, Secretario de Estado español para Iberoamérica, en una reunión con periodistas, nos precisó los objetivos en este contexto para que Latinoamérica “sea considerada por la UE como un socio global, como parte activa en ese triángulo del mundo occidental que forman la UE, EEUU y Latinoamérica”.

Destacó que se persigue extender la red de acuerdos que vinculan a Europa con Latinoamérica, dotar de mayor entidad y profundidad el diálogo “birregional” y mantener el esfuerzo de cooperación europeo en Latinoamérica.

De Laiglesia recalca el beneficio mutuo de esta relación: “A Latinoamérica le importa la UE porque es su primer donante y su primer inversor así como fuente de remesas y socio indispensable en su voluntad de tener un papel global más relevante.

A Europa le interesa Latinoamérica porque esta no es parte del problema financiero internacional sino un ámbito para la solución”. Para el Secretario de Estado la UE y Latinoamérica “son socios y aliados naturales para un mundo multipolar, multilateral y en la construcción de una política financiera internacional más pegada a la realidad. La presencia de tres países latinoamericanos en el G20 habla por sí sola”.

ACUERDOS COMERCIALES Y COOPERACIÓN

En cuanto a la red de acuerdos se espera que en la Cumbre Unión Europea- América Latina-Caribe que tendrá lugar en Madrid el próximo mayo se firmen no sólo las declaraciones específicas en torno a los temas de la cita -innovación, tecnología, conocimiento y desarrollo sostenible- sino también los acuerdos de libre comercio que se vienen negociando entre la UE y diferentes bloques latinoamericanos.

Al respecto el propio presidente del Gobierno Español, José Luis Rodríguez Zapatero, en conversación con un grupo de corresponsales latinoamericanos nos indicó que España trabaja para que efectivamente culminen con éxito estas negociaciones. Desde Madrid se resalta que se trata de acuerdos con “tres patas”: diálogo político, cooperación y comercio. Desde Latinoamérica se subrayan casi en exclusiva las posibilidades que estos tratados abren al libre comercio. En cualquier caso se trata de acuerdos beneficiosos para todos.

Desde luego en este terreno hay asimetrías. Así, mientras las negociaciones entre la UE con Centroamérica y con Perú y Colombia están muy avanzadas –“pendientes de algunos flecos” no sustanciales según De Laiglesia-, no se puede decir lo mismo de las dilatadas conversaciones con Mercosur, bloque que supeditó la negociación con la UE a la culminación de los acuerdos en la Ronda de Doha.

Particular mención merece en este punto la Comunidad Andina (CAN). Hace ya tiempo Perú y Colombia pidieron, con éxito, negociar al margen de la CAN habida cuenta de que Ecuador y Bolivia no avanzaban en su misma dirección y de que Venezuela se retiró del grupo –y solicitó su adhesión a Mercosur-.

En cuanto a Centroamérica las conversaciones estaban culminando cuando se paralizaron a causa del golpe de Estado en Honduras. Con la toma de posesión de Porfirio Lobo se espera reanudar las negociaciones y llegar a tiempo para poder suscribir el tratado en la Cumbre de mayo.

México, Chile y Brasil cuentan ya con acuerdos de este tipo con la UE. Se trata de unos textos que están pasando a una nueva generación incorporando el desarrollo sostenible y la innovación.

En el tema de la cooperación España pretende que los países donantes no descuiden a Latinoamérica en momentos en los que se está dando preferencia a países de renta baja en detrimento de los de renta media como ocurre con la mayor parte de los países latinoamericanos.

TEMAS PENDIENTES

En el marco de esta presidencia española de la UE y de cara a la Cumbre UE-América Latina-Caribe que acogerá Madrid, asimismo, desde Madrid se intenta fortalecer la presencia de la “sociedad civil”, según el Secretario de Estado para Iberoamérica. No obstante en la agenda hay una carencia destacable pues poco o nada se dice sobre las migraciones y los ciudadanos.

En este contexto el Gobierno Español constantemente atribuye a la política común de la UE las medidas en torno a la inmigración. Así, cuando se ha decidido poner punto final a acuerdos de exención mutua de visados -que han vinculado históricamente a España con los países latinoamericanos- desde Madrid se ha argumentado que esto se debe a decisiones emanadas de Bruselas.

Otra ausencia notoria es la que corresponde a uno de los temas que más preocupan precisamente a una parte importante de los más de dos millones de latinoamericanos que viven en España: las trabas que existen para homologar títulos universitarios. Miles de latinoamericanos se ven condenados a no ejercer sus profesiones y a realizar trabajos de inferior cualificación porque la homologación de títulos profesionales es una auténtica carrera de obstáculos.

Incluir estos temas pendientes en la agenda de la presidencia española de la UE sería sin duda un aporte fundamental a las relaciones entre la UE, España y Latinoamérica.

Yolanda Vaccaro: España impulsa la firma de tratados de libre comercio durante la presidencia de la UE

http://elcomercio.pe/impresa/notas/espana-impulsa-firma-tlc-entre-ue-peru-mayo/20100209/412347

España impulsa la firma de TLC entre la UE y el Perú para mayo

Europa quiere que Latinoamérica sea su socio global, según secretario de Estado

Por: Yolanda Vaccaro Corresponsal
Martes 9 de Febrero del 2010
MADRID. El 1 de enero España asumió la presidencia semestral de la Unión Europea (UE). En este contexto, Latinoamérica cobra un protagonismo singular. Se espera que se firmen los esperados tratados de libre comercio (TLC) con el Perú y Colombia.

El secretario de Estado español para Iberoamérica, Juan Pablo de Laiglesia, explicó que se busca profundizar el diálogo birregional, extender la red de acuerdos que vinculan a Europa con Latinoamérica y mantener el esfuerzo de cooperación europea en nuestra región.

“Se quiere que Latinoamérica sea considerada por la UE como un socio global, como parte activa en ese triángulo del mundo occidental que forman la UE, EE.UU. y Latinoamérica”.

Así, se espera que en la Cumbre Unión Europea-América Latina y el Caribe, que tendrá lugar en Madrid el 18 y 19 de mayo, se firme una declaración política.

Los resultados más tangibles que se vislumbran obtener en Latinoamérica de esta presidencia española de la UE son los esperados TLC ,que, según De Laiglesia, “se llevan negociando desde hace demasiado tiempo”.

ACUERDOS COMERCIALES
Tres son los bloques que negocian actualmente estos acuerdos: el Perú y Colombia, Centroamérica y Mercosur. De Laiglesia destaca que en el caso del Perú y Colombia, así como en el de Centroamérica, los acuerdos están muy avanzados. “Con Perú y Colombia estamos en la fase final de las negociaciones. Quedan unos flecos no particularmente importantes, no necesariamente como para poner en peligro su finalización. Tenemos fundadas esperanzas en que esa negociación se cierre pronto”. El secretario de Estado no descarta que Ecuador se incorpore a esta negociación.

España trabaja para que en la cumbre de mayo se puedan por fin suscribir estos acuerdos. También se espera que en la cita se firme el acuerdo con Centroamérica, cuyas negociaciones —recuerda De Laiglesia— estaban muy avanzadas en el último semestre, pero que quedaron paralizadas con el golpe de Estado en Honduras.

Más difícil es ser optimista respecto de las negociaciones con el Mercosur, estancadas por voluntad de este último bloque, pues las supeditó a alcanzar acuerdos en la Ronda de Doha.

México, Chile y Brasil cuentan ya con amplios TLC con la UE.

En cuanto a la cooperación, España pretende que los países donantes no descuiden a Latinoamérica en momentos en los que se está dando preferencia a países de renta baja en detrimento de los de renta media, como son la mayor parte de los países latinoamericanos.

Pocas luces en el tema migratorio
La extensión de la exigencia de visas, así como la posibilidad de la ampliación del plazo máximo de detención de inmigrantes sin papeles —España lo acaba de ampliar de 40 a 60 días— son medidas que se deciden en Bruselas y Estrasburgo, que a España no le queda más remedio que adoptar, según insisten en Madrid.

No obstante, parece que el tema de las migraciones no tendrá un papel relevante en esta presidencia española de la UE. Preguntado por ello por El Comercio, Juan Pablo de Laiglesia, se limitó a decir que en el ámbito de las migraciones “se han identificado una serie de temas y se han distribuido por niveles las reuniones [al respecto]. Habrá reuniones de expertos y otras de carácter más político”.