Yolanda Vaccaro: los retos del rey Felipe VI en 2016

Artículo Yolanda Vaccaro Rey Felipe VI en El Comercio

YOLANDA VACCARO REY FELIPE VI

Felipe VI empieza un año poco digno de reyes

La inestabilidad política y el juicio a la infanta Cristina signan el 2016 del monarca

YOLANDA VACCARO
Corresponsal

MADRID.

Apenas ha cumplido año y medio en el trono y Felipe VI afronta un año especialmente duro. Su primer reto es encargar formar gobierno en un panorama inédito y complicado tras las elecciones generales del pasado 20 de diciembre al calor de la crisis independentista de Cataluña. No obstante lo peor será la continua exposición negativa que encarará la corona con el juicio contra la infanta Cristina de Borbón, hermana del rey, y su esposo, Iñaki Urdangarín, que empieza el 11 de enero. Parece difícil que Felipe VI pueda mantener el 57,6% de aprobación ciudadana que logró en la última encuesta del Centro de Investigaciones Sociológicas.

Compleja responsabilidad política

Se dice que en España el rey reina pero no gobierna. El monarca hace lo que las fuerzas políticas con mayoría señalan. Pero no es menos cierto que es el Jefe del Estado de una monarquía parlamentaria y que la Constitución le otorga un papel clave tras las elecciones. Es él quien debe encargar formar gobierno al líder que encarne el consenso político. Aunque no está escrito, atendiendo al sentido común y al espíritu democrático el monarca encarga la formación del Ejecutivo al líder del partido con mayor número de votos. Así lo hizo siempre durante su reinado Juan Carlos I. Sin embargo Felipe VI se estrena en estas lides con un panorama inédito por su complejidad. Con el resultado de las últimas elecciones hoy por hoy no hay fórmula para formar nuevo gobierno por lo que España estaría abocada a nuevas elecciones si no se realizan pactos que, por ahora, parecen improbables.

El nuevo Congreso se constituye el 13 de enero pero no hay límite de fecha para que haya un nuevo Jefe del Ejecutivo. De modo que puede haber gobierno en funciones varios meses, una situación que la Casa Real no desea en absoluto ya que las miradas se posarían en exceso sobre la Corona habida cuenta de que sobre el rey descansa la responsabilidad última constitucionalmente de que se forme gobierno. Si al final no hay acuerdo es también el rey el que debe disolver el Congreso y el Senado y convocar nuevos comicios.

Aires independentistas y republicanos de Cataluña

Mientras tanto en Cataluña los aspirantes a la secesión mantienen que realizarán un referéndum de autodeterminación. La Constitución otorga al gobierno central la potestad para convocar referéndums y precisamente la convocatoria de la consulta catalana es uno de los ejes de las complicadas negociaciones para constituir gobierno nacional. Podemos condiciona apoyar un hipotético gobierno del PSOE a que haya tal referéndum, algo a lo que se oponen la mayoría de dirigentes socialistas.

En este aspecto la figura del monarca es especialmente simbólica. En el discurso que ofreció la pasada Nochebuena el rey fue mesurado en casi todo menos al subrayar la unidad de España, algo que desató las críticas de los independentistas, principalmente de los de izquierda. Por si faltaban metáforas sobre la posición en torno a la monarquía del independentismo y de la izquierda, esta semana Ada Colau, alcaldesa de Barcelona e insigne representante de Podemos, ordenó retirar de la sala de plenos del Ayuntamiento Barcelonés el busto de Felipe VI.

Impredecibles consecuencias del juicio contra la infanta Cristina

Y todo esto ocurre a pocos días del inicio del juicio contra la infanta Cristina y su esposo, Iñaki Urdangarín, acusados de diversos delitos de corrupción. Por haber recibido al menos seis millones de euros de forma ilegal con comisiones a entidades públicas y privadas Urdangarín se enfrenta a una pena de 19 años de cárcel. La fiscalía no ha solicitado cárcel para Cristina pero la acusación popular pide para ella ocho años de prisión. La expectación es espectacular con casi 600 periodistas acreditados de medios nacionales y extranjeros.

El rey y la reina Letizia han hecho esfuerzos denodados para separar de su imagen pública y de su entorno a los Urdangarín- Borbón. Hace unos meses el rey revocó el título de duquesa que ostentaba su hermana. Pero al menos durante el medio año que durará el proceso judicial la monarquía estará en el punto de mira con un desgaste cuyas consecuencias son impredecibles poniendo la peor guinda a un pastel muy poco digno de reyes.

Datos

El Congreso que se inaugurará el 13 de enero es el más fragmentado de la actual democracia española. Las negociaciones para un pacto imprescindible para formar gobierno están en ebullición pero sin visos de llegar a buen puerto hasta el momento.

El juicio contra la infanta Cristina que se inicia el 11 de enero tiene como fecha límite de finalización el 30 de junio. Declararán 363 testigos y 18 acusados que se enfrentan a condenas que suman más de cien años de cárcel. Entre los acusados se encuentran diversos empresarios, el ex presidente de Baleares, Jaume Matas, y ex altos cargos de Baleares, Madrid y Valencia.

Yolanda Vaccaro: Rey Felipe VI, 6 meses en el trono

YOLANDA VACCARO REY FELIPE VI SEIS MESES EN EL TRONO 2

Artículo en El Comercio

Elogiado rey Felipe

En poco más de seis meses Felipe VI ha logrado ser el líder mejor valorado por los españoles

YOLANDA VACCARO
Corresponsal

MADRID.

El discurso que el rey Juan Carlos pronunció el 6 de enero de 2014 en la Pascua Militar que se celebra en España el Día de Reyes marcó un punto de inflexión. Balbuceante, Juan Carlos de Borbón quedó en entredicho ante una opinión pública que venía soportando escándalos como el de sus polémicas cacerías en África y rumores sobre infidelidades conyugales. Todo al sofocante calor de acusaciones de corrupción contra su yerno Iñaki Urdangarín. Para nadie es ya un secreto que aquel Día de Reyes del año pasado Juan Carlos decidió abdicar. Un año después su hijo, el rey Felipe VI, acaba de pronunciar su primer discurso en una Pascua Militar en su calidad de Comandante en Jefe de las Fuerzas Armadas con notable acierto, logrando el elogio de medios de comunicación de diferentes tendencias. En poco más de medio año desde su proclamación, Felipe se ha labrado una imagen de renovación por la que pocos apostaron cuando se supo que sería el nuevo Jefe del Estado.

Y es que Felipe VI se ha convertido en estos meses en el líder español mejor valorado en las encuestas, superando al fulgurante dirigente del nuevo partido político Podemos, Pablo Iglesias. Una encuesta difundida por el diario La Razón otorga al rey el respaldo del 72,7% de la población, lejos del 40% que marcó el rey Juan Carlos en mayo pasado.

La humildad y los mensajes de moderación y transparencia son la clave. Para empezar el rey ha marcado notable distancia de su hermana Cristina y del esposo de esta, Urdangarín, reformando las normas de modo que las hermanas del rey ya no gozan de privilegios ni forman parte del núcleo de la llamada “familia real”. Cristina y Urdangarín fueron los ausentes más notorios en la ceremonia de proclamación del nuevo reinado. La Casa Real, con Felipe VI, se ha desvinculado totalmente de la defensa judicial de Cristina e Iñaki. El hecho de haber cortado relaciones con ambos desde que estalló el escándalo en cuestión, hace más de dos años, ha concedido credibilidad a los gestos. Así, la imputación de la propia Cristina y el hecho de saber que será procesada, algo determinado por el juez correspondiente recientemente, no ha socavado la positiva imagen de Felipe, a la espera de la celebración del juicio, claro está.

En esta línea el rey ha ordenado que se difundan las cuentas de la Casa Real aunque la Constitución señala que el rey “distribuye libremente” la asignación que para la Casa Real destinan los Presupuestos del Estado. “El rey ha aprobado con nota sus seis primeros meses de mandato, en los que ha dibujado una nueva monarquía basada en la transparencia, la ejemplaridad y la utilidad” decía un reciente editorial del Diario El País, una frase que resume la opinión generalizada al menos de los medios de comunicación.

La hábil mano de la reina Letizia

La Corona Española, pues, vive un lavado de cara que da frutos. En este marco no se puede soslayar el papel que, dicen los entendidos, está jugando la reina Letizia. Cuando, en 2003, se anunció el compromiso entre el entonces príncipe Felipe y Letizia Ortiz la monarquía sufrió las primeras críticas desde la coronación de Juan Carlos, producida en 1975. Los dardos venían de los más monárquicos, que tachaban a Letizia no sólo por ser “plebeya” sino, sobre todo, porque era una mujer divorciada y conocida en su entorno por haber sido republicana y, dicen, atea. No obstante los hechos han venido a convertir a Letizia en un eje de la nueva imagen de la Corona porque conocedores del tema apuntan que fue ella quien influenció de manera determinante en su esposo para que marque distancia decidida y notoria de los Urdangarín-Borbón. Asimismo los gestos, el lenguaje no verbal que despliega el rey Felipe parecen claro fruto de la escuela de Letizia, hábil periodista presentadora del principal informativo de Televisión Española hasta antes de su real compromiso nupcial.

La incógnita de las elecciones en España

Naturalmente Felipe VI no las tiene todas consigo. Si bien el debate político no se centra actualmente en la forma del Estado, el horizonte no está despejado. Porque antes de finales de año España vivirá elecciones generales. Y actualmente las encuestas están encabezadas por Podemos, partido cuyo líder, Pablo Iglesias, ha repetido que se debe votar si debe haber monarquía o república y que, en todo caso, el Jefe del Estado debe ser elegido en las urnas.

Aunque la ley no se pronuncia al respecto, para mantener su imagen de imparcialidad y árbitro de todos el rey no participa en la campaña electoral ni ejerce el derecho de sufragio.

Según la Constitución es el rey es quien, tras las correspondientes elecciones generales, convoca al líder político que debe formar el nuevo gobierno. Qué pasará tras las elecciones es una gran incógnita.

Yolanda Vaccaro en El Comercio: el rey Juan Carlos ausente de las celebraciones del 12 de octubre

Artículo en El Comercio

http://elcomercio.pe/impresa/notas/rey-espana-brilla-su-ausencia/20131013/1643867/?ref=qdn

DOMINGO 13 DE OCTUBRE DEL 2013. POR: YOLANDA VACCARO CORRESPONSAL

El rey de España brilla por su ausencia

Por primera vez, Juan Carlos I no asistió al desfile del 12 de octubre. El príncipe Felipe lo reemplazará en la Cumbre Iberoamericana.

Madrid. Por primera vez en la historia, el rey Juan Carlos no presidió el desfile militar celebrado ayer en Madrid. Con motivo de la conmemoración de la llegada de Colón a América, España celebra cada 12 de octubre su día nacional. Y, desde que fue coronado (en 1975), el monarca español ha presidido la parada militar que se realiza cada año en esta fecha, desde el palco de honor situado en el Paseo de la Castellana. Hasta este año. A causa de sus problemas de salud y en medio de la turbulencia que suponen las noticias que ensombrecen el prestigio de la monarquía, esta vez el rey se quedó en palacio.

Ayer, don Juan Carlos fue reemplazado por Felipe, su heredero, quien fue acompañado por su esposa Letizia.

La imagen de un casi vacío palco de honor, contrastando con las imágenes de años pasados en los que casi no cabían los reyes, sus hijos y sus yernos, fue simbólica de los tiempos difíciles que vive la corona española.

La situación es particularmente compleja para el rey, que recientemente fue operado de la cadera por una infección que le causó una intervención anterior. Por ello no participará en la Cumbre Iberoamericana de Jefes de Estado y de Gobierno, que esta semana se celebra en Panamá. Felipe también lo representará en esta cita.

Esto ha motivado controversia ya que legalmente el príncipe no puede encarnar la Jefatura del Estado. La Constitución no regula esta especie de vacancia temporal de la más alta investidura.

Por lo demás, será la primera vez que Juan Carlos no se presente en una Cumbre Iberoamericana, desde que se instituyeron estos encuentros.

IMAGEN POR EL SUELO
Aparte de sus problemas de salud, el rey debe enfrentar el momento más crítico y de peor valoración ciudadana respecto de la monarquía. Cada día gotean noticias, a cual más lamentable, sobre el presunto enriquecimiento ilícito de su yerno, Iñaki Urdangarin. Asimismo, en los próximos días los tribunales decidirán si finalmente también llevan al banquillo de los acusados a la infanta Cristina, esposa de Urdangarin y segunda hija de los monarcas.

La primogénita de los reyes, la infanta Elena, tampoco estuvo en el palco de honor del 12 de octubre, en lo que la prensa considera una estrategia para potenciar el llamado ‘núcleo central de la familia real’. Es decir, una fórmula para lidiar con los problemas de protocolo e imagen causados por el Caso Urdangarin.

Luego del desfile, el príncipe Felipe sostuvo una inusual conversación con periodistas. Allí reconoció que la sensación de estar solo con su esposa en el palco fue extraña.

Para evitar que se escuchen abucheos, las tribunas del desfile se colocaron a unos 200 metros del palco de los representantes políticos.

EN PUNTOS
Un desfile con modificaciones
OTRA VERSIÓN
Debido a la ausencia del rey, ayer se escuchó una versión más corta del himno nacional y hubo menos cañonazos que en anteriores desfiles del 12 de octubre.

TIEMPO DE AUSTERIDAD
Debido a la difícil situación económica que atraviesa España, el desfile fue más corto y se prescindió de los carros de combate y vehículos blindados.

SIN LA REINA
La reina Sofía tampoco estuvo en el palco de honor, pero sí encabezó la recepción posterior en el Palacio Real, junto con la infanta Elena.

DELICADO DE SALUD
El rey Juan Carlos fue operado el 24 de setiembre y deberá pasar nuevamente por el quirófano a finales de noviembre. Se prevé que recién en enero podrá volver a caminar. Por ese motivo, nuevamente se ha planteado la posibilidad de que abdique.

Yolanda Vaccaro: la Infanta Cristina en el punto de mira por el «caso Urdangarín»:

http://elcomercio.pe/impresa/notas/escandalo-persigue-hasta-ginebra-infanta-cristina/20131013/1643842/?ref=qdn

DOMINGO 13 DE OCTUBRE DEL 2013POR: YOLANDA VACCARO
El escándalo persigue hasta Ginebra a la infanta Cristina

Nuevas evidencias complican la situación judicial de la hija de los reyes.

Madrid. Ante el estupor de un país agobiado por la peor crisis económica en décadas, cada día aparecen más evidencias bochornosas sobre el presunto enriquecimiento ilícito de los duques de Palma, Iñaki Urdangarin y la infanta Cristina.

Para alejarse del escándalo, Cristina vive hace unos meses en Ginebra con sus hijos. Pero eso no ha impedido que aparezcan nuevas revelaciones. En los últimos días se ha conocido que la segunda hija de los monarcas pagó una serie de artículos y servicios personales con tarjetas de crédito asociadas a la trama de corrupción que protagoniza su esposo. Cenas de más de 600 euros, ropa para niños exclusiva y hasta flores para decorar su casa son algunas de las cosas que Cristina pagó en el 2006 a cuenta del dinero obtenido de manera aparentemente ilegal. La infanta utilizó estas tarjetas de crédito, asociadas a una cuenta de unos 150.000 euros, en diversos puntos del planeta.

Mientras tanto, se vive un compás de espera para saber si finalmente la infanta será denunciada y se sentará en el banquillo de los acusados. Hace unos meses el juez que instruye el caso, José Castro, la imputó pero al poco tiempo, ante un recurso fiscal, la hija de los reyes salió de la lista de acusados. El viernes, el fiscal general del Estado volvió a pronunciarse en contra de esta imputación.

A Urdangarín y a su socio Diego Torres se los acusa de haberse embolsado unos diez millones de euros mediante informes inflados y asesorías inexistentes o muy poco consistentes que cobraban a administraciones públicas. Según los documentos judiciales, Urdangarin se valía de su nombre y prestigio como yerno del rey, algo que no dudaba para usar lograr mejores condiciones en sus negocios.

UN CASO ESPINOSO
Para tener un fondo que respalde los 6,4 millones de euros que el juez ha interpuesto como fianza en caso de responsabilidad civil a Urdangarín y Torres, diversas propiedades de la hija de los reyes serán embargadas.

Entre estas propiedades se encuentra el palacete de Pedralbes, una ostentosa casa ubicada en Barcelona, que Cristina e Iñaki se compraron y remodelaron hace una década por varios millones de euros sin que, en aquel entonces, se supiera de dónde procedían los fondos.

En cualquier caso hace tiempo que Cristina ya no vive en su palacete. Recientemente se trasladó a Ginebra con sus cuatro hijos, mientras que su esposo reside en Barcelona.