Elecciones en España por cuarta vez en cuatro años

Elecciones en España por cuarta vez en cuatro años. Por Yolanda Vaccaro en Diario El Comercio de Perú

https://es.scribd.com/document/434245865/Elecciones-generales-en-Espana-noviembre-2019

https://elcomercio.pe/mundo/europa/elecciones-en-espana-por-que-el-pais-europeo-va-a-comicios-por-segunda-vez-en-el-2019-noticia/

España celebra elecciones generales por cuarta vez en cuatro años

El PSOE volvería a ganar pero de nuevo con mayoría simple, lo que podría abocar a nuevos comicios

YOLANDA VACCARO

Corresponsal

MADRID. Los españoles se prepararan para las cuartas elecciones generales en cuatro años, al calor del independentismo catalán. La fragmentación del espacio político, con la irrupción de nuevos partidos y un Congreso sin mayorías absolutas, y la falta de liderazgo político para pactar han imposibilitado formar gobierno estable. En diciembre de 2015, Mariano Rajoy, que había gobernado con mayoría absoluta al frente del Partido Popular (PP), ganó los comicios pero esta vez con mayoría simple. Por no conseguir el apoyo mayoritario del Congreso, Rajoy convocó nuevamente elecciones, celebradas en junio de 2016. Volvió a ganar el PP, con mayor número de escaños. A pesar de no tener mayoría absoluta, en esta ocasión Rajoy sí pudo ser investido Presidente del Gobierno gracias a la abstención del PSOE. No obstante, este mandato se vio acortado drásticamente cuando, en junio de 2018, el Partido Socialista Obrero Español (PSOE), bajo el mando de Pedro Sánchez, desbancó a Rajoy mediante moción de censura. Sánchez se convirtió en el primer presidente español investido por moción de censura y sin elecciones generales. Rajoy dejó la política y Pablo Casado ganó las primarias del PP. Pero Sánchez no pudo acabar la correspondiente legislatura porque, con solo 84 de los 350 diputados en el Congreso, el PSOE fue incapaz de lograr respaldo para aprobar los Presupuestos Generales de 2019, y convocó nuevas elecciones, para abril de 2019.

El PSOE ganó por fin estos últimos comicios pero con mayoría simple, tal como venía ocurriendo con el PP desde 2015. Desde entonces, Sánchez ha intentado formar gobierno pero no ha logrado apoyos para ser investido, por lo que ha convocado las elecciones que de este domingo.

Posible empate técnico entre derecha e izquierda

Las encuestas coinciden en que el triunfador del domingo será el PSOE. Y también en que esta victoria será solo con mayoría simple. Según cálculos del Diario El País, el PSOE lograría el 27% de los votos, seguido del PP (21%), Unidas Podemos, UP (12,3%), Vox (12,8%), Ciudadanos (9%) y Más País (4%).

El método de distribución de escaños en España, basado en la Ley D’hondt, deriva en que los porcentajes totales de votos no se reflejan en el número de escaños que se obtienen. Asimismo, desde que nacieron los partidos de la llamada nueva política (Vox, de extrema derecha; Ciudadanos, de centro derecha; Más País, de izquierda, y UP, de extrema izquierda), más que determinar qué partido ganará, encuestas y analistas suman los resultados de los partidos por sus tendencias ideológicas y los dividen en los bloques de derecha (PP junto a Ciudadanos y Vox) y de izquierda (PSOE más UP y Más País). En este contexto, las encuestas confieren un empate técnico entre ambos bloques.

En cualquier caso, decidirá el resultado ese 40% de indecisos que determinará a última hora el sentido de su voto. Los líderes se afanan en la campaña electoral más corta pero más reñida de la historia.

El factor del independentismo catalán

Estos comicios, asimismo, se realizarán bajo el aliento de la reciente sentencia a los dirigentes del fallido intento de secesión de la comunidad de Cataluña, con condenas que llegan a los trece años de cárcel. La condena más alta es para el ex vicepresidente catalán, Oriol Junqueras, quien permanece en la cárcel desde 2017 junto a la mayor parte de dirigentes de la frustrada gesta independentista. La Justicia Española, igualmente, ha reactivado una solicitud de extradición del ex presidente catalán y máximo dirigente de aquel amago independentista, Carles Puigdemont, quien huyó de España tras declarar y dejar en suspenso la mencionada independencia, y vive en Bélgica. También ha pedido las extradiciones de otros líderes secesionistas que se encuentran en Bélgica y Reino Unido.

Ante las violentas manifestaciones que se viven en las calles protagonizada por independentistas disgustados con la sentencia, las autoridades han dispuesto un dispositivo especial de seguridad para la jornada electoral del domingo con 12.500 agentes desplegados. En lo que respecta al resultado, y a la luz de las encuestas, se puede inferir que la principal consecuencia es que en el resto de España se ven favorecidos los partidos que defienden con mayor ahínco la unidad de España. Así, Vox, que hace de la defensa de España y los valores hispanos una de sus principales banderas, lograría duplicar su número de escaños. El PP, también defensor de la unidad española, sacaría un 33% más de votos que en las elecciones anteriores.

No se descarta una nueva repetición electoral

Lo que parece claro es que, nuevamente, ningún partido logrará mayoría absoluta, por lo que lo más importante son las posibilidades posteriores de pactos. Estas elecciones se han convocado porque el PSOE y UP fueron incapaces de lograr un acuerdo, y porque ni PP ni Ciudadanos rehusaron abstenerse para la investidura de Sánchez. La escasa diferencia de votos que auguran los sondeos entre ambos bloques (derecha e izquierda), puede derivar en escenarios muy difíciles de pronosticar. Lo más predecible es que, nuevamente, el rey Felipe de nuevo pida formar gobierno a Sánchez pero éste puede volver a fracasar en el intento si no consigue apoyo. No se descarta que gobierne el PP con acuerdos con Ciudadanos y Vox, tal como ha hecho en gobiernos regionales como los de Madrid y Andalucía. O que haya un Ejecutivo de concentración PSOE-PP, probabilidad esta última que, por ahora,  niegan categóricamente los líderes de estas formaciones.

La posibilidad de volver a repetir elecciones es rechazada por los dirigentes políticos ante el cansancio de un electorado que parece empachado de elecciones con resultados demasiado apretados. Pero la realidad es que no se puede descartar si se mantienen las actuales posiciones y los resultados se repiten una y otra vez, votos más votos menos.

La legislación actual, basada en la Constitución de 1978, obliga a que la investidura del Jefe del Gobierno se logre con mayores votos a favor que en contra en la correspondiente sesión en el Congreso. Algo que ha colocado a España en una especie de bucle de repeticiones electorales que empieza a antojarse surrealista.

Entrevista a Manuel Sánchez de Diego Fernández de la Riva

Profesor de Derecho de la Información de la Universidad Complutense de Madrid (UCM)

“Un gobierno de concentración nacional sería la mejor solución”

¿Qué ejemplo da España celebrando cuatro elecciones generales en menos de cuatro años? ¿De democracia o de inestabilidad?

Es la propia democracia quien ha roto el bipartidismo y dificulta el nombramiento de un Presidente del Gobierno. Pero la incapacidad de los líderes políticos de llegar a acuerdos de gobierno o a pactos de Estado y sus personalismos son las causas de la actual inestabilidad.

¿Cómo enmarca estas elecciones en el contexto de la crisis independentista catalana?

El proceso secesionista de Cataluña ha sido pilotado desde las propias instituciones del gobierno catalán. Los partidos nacionalistas apoyaron la moción de censura que llevó a Pedro Sánchez al poder en 2018, además sus votos pueden ser esenciales en un futuro proceso de investidura. Esto hace que el PSOE sea sumamente cauto para adoptar medidas frente a quienes promueven y emplean la violencia en Cataluña. Los partidos de derecha proponen una intervención eficaz en Cataluña por medio del artículo 155 de la Constitución, la Ley de Defensa Nacional o incluso por la declaración del estado de sitio del artículo 116. Estas posiciones pueden reportarles beneficios electorales, al menos en otras zonas de España.

¿Qué resultados pronostica?

Con siete millones de indecisos es muy difícil pronosticar un resultado. Seguramente el PSOE obtendrá una victoria insuficiente. La segunda fuerza política será el PP, pero con dificultad para obtener diputados en Cataluña y el País Vasco. La extrema izquierda puede estar representada no solo por los partidos nacionalistas de izquierda, también por Unidas Podemos y Más País. La extrema derecha (Vox) posiblemente mejore sus resultados a costa de Ciudadanos y del PP. Ciudadanos en el centro, a quien todas las encuestas pronostican una fuerte caída, es posible que al final sorprenda con mejores resultados como ha ocurrido en pasadas elecciones.

¿Qué pactos o coaliciones posteriores considera viables

Para que Sánchez obtenga la investidura necesitaría el apoyo de los partidos de izquierda o de Ciudadanos, pues no será suficiente el apoyo de los nacionalistas. También sería posible la investidura de Sánchez gracias a la abstención del PP o de Ciudadanos. Otra alternativa sería que la suma de PP, Ciudadanos y Vox alcance los 176 diputados y se plantee un gobierno al estilo de Andalucía con el PP y Ciudadanos coaligados y el apoyo parlamentario de Vox. Ante el bloqueo político y, como última posibilidad, el rey podría proponer como candidato a Presidente del Gobierno a una personalidad que consiga un pacto de Estado entre PP, Ciudadanos y PSOE. Se trataría de un gobierno de concentración que busque una solución para Cataluña, inicie una reforma constitucional y afronte la crisis económica que se está iniciando.

Económicamente ¿qué ganador o pacto posterior conviene a España?

Un gobierno de concentración nacional en el que participasen PP, Ciudadanos y el PSOE sería la mejor solución para desarrollar una segunda transición política y promover el desarrollo económico.

¿Por qué se ha fragmentado tanto el espectro político español? ¿Cree que es el fin real del bipartidismo?

La corrupción en los dos grandes partidos (PP y PSOE), la desilusión de una parte de su electorado, que los ve como estructuras políticas que son un fin en sí mismos, y la falta de compromiso de los dirigentes políticos con ideales propios de cada partido, son algunas de las razones. PSOE y PP han elegido a nuevos líderes que deben contentar a las estructuras del propio partido y, por otro, deben presentarse como renovadores ante los votantes. Son políticos que han crecido dentro del propio partido, con escasa o nula experiencia en el mundo de la economía real, pero que disponen de un importante “músculo político” a su disposición que favorece el bipartidismo. Los vientos soplan a favor del bipartidismo pero sin llegar a la situación de tiempos pasados.

Elecciones en España 28 de abril: sin pronóstico claro

Elecciones-Espana-28-Abril https://es.scribd.com/document/407797727/Yolanda-Vaccaro-El-Comercio-27-4-2019-Elecciones-Espana-28-Abril

file:///C:/Users/yolita/Downloads/407797727-Yolanda-Vaccaro-El-Comercio-27-4-2019-Elecciones-Espana-28-Abril.pdf

Los españoles votarán este domingo en las elecciones generales de resultado más imprevisible en su historia reciente

YOLANDA VACCARO

Corresponsal

MADRID.

Este domingo, 36.893.976 españoles están convocados para votar en comicios generales para elegir a los integrantes de las Cortes (Congreso y Senado). El Congreso, posteriormente, elegirá al Jefe del Ejecutivo aceptando o rechazando la correspondiente propuesta del rey Felipe VI. Son unas elecciones anunciadas por el Presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, líder del Partido Socialista Obrero Español (PSOE), tras solo nueve meses de asumir el mandato luego de defenestrar mediante moción de censura a su predecesor, Mariano Rajoy, entonces líder del centroderechista Partido Popular (PP). Y la cita electoral de resultado más imprevisible de la democracia española, merced al apoyo cada vez mayor que suman los llamados partidos emergentes, Vox (extrema derecha), Ciudadanos (centroderecha) y Podemos (izquierda), así como por el peso de la crisis del independentismo catalán que marca la política española en los últimos años. Crisis que, a su vez, alimenta el aumento del apoyo del electorado a Vox y Ciudadanos, principalmente. De hecho, Sánchez tuvo que adelantar las elecciones porque no logró el apoyo de los partidos nacionalistas e independentistas catalanes a sus presupuestos generales del Estado, la ley más importante cada año para cualquier gobierno pues sin ella no puede desarrollar sus propuestas programáticas.

El fin de las mayorías absolutas

Si hay algo que no genera dudas es que estas elecciones confirmarán que en España se acabó el bipartidismo PP-PSOE, y que ningún partido tendrá mayoría absoluta para gobernar por lo que es imprescindible una alianza postelectoral que permita formar gobierno. La Constitución Española señala que, tras las elecciones generales, el rey propondrá a un candidato para formar gobierno; normalmente es el líder del partido con mayor número de votos, pero puede ser cualquier otra persona que el monarca considere que puede generar consenso. Este candidato tendrá que lograr el apoyo mayoritario del Congreso recién constituido. Si ningún candidato logra mayoría en un plazo de dos meses desde la primera votación de investidura, habrá nuevas elecciones.

Las encuestas coinciden en que el gobernante PSOE, con Sánchez a la cabeza, será el partido con el mayor número de sufragios. Pero nadie le augura más de un 30% de votos, situándose lejos de los 176 escaños del Congreso que confieren la mayoría absoluta. En segundo lugar, el PP lograría un 22%, seguido por Ciudadanos (15%), Podemos (14%) y Vox (10%). Atrás quedan partidos minoritarios como los nacionalistas e independentistas catalanes y vascos. Un dato relevante, asimismo, es que según el Centro de Investigaciones Sociológicas más de un 40% del electorado decidirá su voto en el último momento.

Las posibles alianzas postelectorales dibujan dos bloques claros pero, como se ve en las encuestas, con empate técnico: el de la derecha, formado por PP, Ciudadanos y Vox, y el de la izquierda, integrado por el PSOE y Podemos. Las cifras son tan ajustadas que, además, estos bloques necesitarían del apoyo, de alguno de los partidos nacionalistas o independentistas. Asimismo, Ciudadanos, encabezado por Albert Rivera, se niega a aceptar un pacto con Vox. Por su parte, el PSOE ha indicado que quiere pactar con Ciudadanos en lugar de Podemos, agrupación liderada por Pablo Iglesias, pero Ciudadanos rechaza el guiño de Sánchez. Así, pues, los pronósticos son todo un reto.

El “efecto Vox” tras el “efecto Cataluña”

Si algo ha signado la campaña electoral y, sin duda, marcará la formación de una hipotética alianza de la derecha para gobernar, es la irrupción de Vox. De ser un partido que durante años apenas lograba votos y no conseguía representación parlamentaria alguna, el pasado diciembre se hizo con doce de los 109 escaños del Parlamento regional de Andalucía, convirtiéndose en la formación decisiva. Así, Vox fue determinante en Andalucía para que el PP, en coalición con Ciudadanos, arrebatase el gobierno andaluz al PSOE tras casi cuarenta años de gobiernos socialistas en esta comunidad autónoma.

La crisis del secesionismo catalán ha hecho que Vox suba como la espuma en las preferencias de un sector creciente del electorado por su discurso basado en el sentimiento nacional español, contrario al independentismo catalán y a cualquier forma de separatismo o rechazo de los símbolos característicos de la España tradicional. Las encuestas le otorgan un 10% de los sufragios, unos 30 escaños en el Congreso. Pero crece la sensación de que es el partido con mayor voto oculto del panorama español, por lo que su próxima presencia en las Cortes puede ser mucho más relevante y decisiva. Algunos analistas le pronostican hasta 60 escaños.

Su líder, Santiago Abascal, no se prodiga en demostraciones intelectuales y se concentra en apelar al “españolismo”. Gran parte de su estrategia está inspirada en el discurso del presidente estadounidense, Donald Trump. Por ejemplo, uno de sus lemas es calcado de una de las consignas más características de Trump, adaptada a España: “Hacer España grande otra vez”. Sus propuestas extremistas, como eliminar las autonomías o que el Estado intervenga de forma permanente en Cataluña han marcado la agenda de la campaña electoral, arrastrando al líder del PP, Pablo Casado, a hacer propuestas radicales, y al resto de partidos a responder constantemente a los temas que Vox ha ido planteando.

Control presupuestario versus mayor gasto social

Bajo el peso del tema catalán, en la campaña han pasado casi de puntillas las propuestas de contenido económico y social, a pesar de que alrededor del 15% de la población económicamente activa está desempleada. En líneas generales, el bloque de la derecha aboga por el control presupuestario y la reducción de impuestas mientras que el bloque de la izquierda propugna mayor gasto en aspectos sociales como las pensiones y, para sufragarlo, una subida de impuestos principalmente a quienes cuentan con mayores ingresos, comenzando por las empresas.

ENTREVISTA ANALISTA:

Entrevista Carlos Pérez del Valle, Decano de la Facultad de Derecho de la Universidad CEU San Pablo (Madrid) y Rector Honorífico de la Universidad CEU Abat Oliva (Barcelona).

“Todo el mundo sabe que se va a gobernar con alguno de los partidos emergentes”

¿Son las elecciones generales de resultado más imprevisible?

Sí. Son las primeras elecciones en las que todo el mundo sabe que se va a gobernar con alguno de los partidos emergentes.

Desde hace un tiempo gran parte del discurso político español gira en torno al problema de independentismo de Cataluña. ¿Esto va a marcar resultado?

Sí. Que en un país europeo estable haya una conmoción que ponga en duda su integridad territorial es algo extraordinario, no se producía desde hace siglos. El tema Cataluña preocupa a la población. Las soluciones que los candidatos proponen son escuchadas para votar.

¿Es determinante el tema Cataluña en la subida de Vox?

Sí. Aunque el anterior gobierno, del PP, aplicó el artículo 155 de la Constitución en Cataluña (retomando temporalmente para el Estado competencias de la autonomía), esto ha sido visto como algo excesivamente débil. En el electorado conservador hay cierta decepción con el PP, no se perciben diferencias ideológicas entre derecha e izquierda, y esto lo acusa el electorado.

¿Es un espacio de decepción que ya no ocupa solo Ciudadanos?

Ciudadanos ocupó ese espacio en las últimas elecciones catalanas, fue el partido con mayor número de votos para el Parlamento Catalán, absorbió parte importante del voto conservador españolista. Pero ahora ese electorado conservador se inclina por Vox.

¿Cuáles son las principales diferencias en las propuestas programáticas entre los principales partidos o de los bloques derecha e izquierda?

Entre bloques, la diferencia clara es la disciplina presupuestaria y la presión fiscal. El bloque PP y Ciudadanos apuesta por la disciplina presupuestaria y una disminución de la presión fiscal. El bloque izquierda se mueve en sentido contrario, con un aumento de gasto público para temas sociales. Pero nadie renuncia al Estado del bienestar, la diferencia es cómo mantenerlo. En el tema catalán las propuestas no son claras: Vox apuesta por la aplicación indefinida del artículo 155, parecería que el PP y Ciudadanos no se alejan mucho de esto pero son más moderados, y la izquierda piensa en resolver el tema sin medidas drásticas.

Puesto que no habrá mayoría absoluta, ¿cuáles considera las alianzas postelectorales más probables para formar gobierno?

Las alianzas previsibles son la de la izquierda, PSOE- Podemos, y la alianza PP- Ciudadanos. No veo claro un pacto PSOE- Ciudadanos. Aunque Sánchez está dispuesto a pactar con quien sea, Ciudadanos no puede apoyar al PSOE por el tema catalán; Ciudadanos nace en Cataluña para enfrentarse al nacionalismo.

El tema relaciones internacionales no se ha tratado en la campaña, ¿cree que habrá grandes diferencias en la política internacional dependiendo de qué bloque gane?

No se está tratando nada. El gran problema del PSOE de Sánchez es que puede pactar con Podemos en temas presupuestarios pero es muy difícil un acuerdo de política internacional por los temas Unión Europea, Venezuela y, sobre todo, en la relación con el Estados Unidos de Donald Trump. Para nadie es positivo aparecer como aliado de Trump. Sobre todo, Podemos no puede vender a su electorado que un ministro suyo pasa revista a unas tropas en la base de Rota (base militar estadounidense en España). Vox no se mete con el tema europeo, a diferencia de otras fuerzas de derecha en Europa, porque el electorado español es muy europeísta. El hecho de que la política internacional no se toque es intencional, no le conviene a nadie.

Yolanda Vaccaro entrevista Vicepresidenta VOX

 

https://es.scribd.com/document/395210595/Yolanda-Vaccaro-entrevista-Vocepresidenta-de-VOX-Mazaly-Aguilar-en-El-Comercio-8-12-18

Entrevista Vicepresidenta de Vox, Mazaly Aguilar

“Pedro Sánchez se ha puesto en manos de los separatistas para seguir en la poltrona de Moncloa”

YOLANDA VACCARO

Corresponsal

MADRID. En el local central de Vox, en Madrid, no dan abasto para atender a los simpatizantes que quieren afiliarse y ser voluntarios de este partido emergente. En las elecciones del domingo pasado celebradas en la región española de Andalucía, Vox obtuvo 395.978 votos, el 11% del total, lo que les otorga doce escaños en el Parlamento Andaluz. Es la primera vez que este partido tiene representación parlamentaria, y aspira a tenerla también en el Congreso Nacional. Su posicionamiento, en lo que se conoce como extrema derecha europea (aunque ellos prefieren llamarse “de extrema necesidad”), no solo no es repelente sino que atrae a votantes españoles desencantados fundamentalmente desde la derecha y el centro pero también desde la izquierda. La crisis generada por el separatismo catalán junto a una situación económica que no termina de remontar son sus principales alimentos.

Las portadas de los medios y los debates están ahora monopolizados por la irrupción de esta extrema derecha que amenaza con desestabilizar el panorama político y social de España dado su vertiginoso crecimiento, un desborde que las encuestas no previeron y que se ha materializado en las elecciones andaluzas.

En medio de la auténtica vorágine de trámites y organización en la sede central de Vox, Mazaly Aguilar, Vicepresidenta de Relaciones Institucionales de Vox, economista y docente universitaria, concedió esta entrevista a El Comercio.

 

¿Cuál es su postura en torno a la inmigración?

 

No estamos en contra de la inmigración en genérico sino de la inmigración ilegal y, fundamentalmente, de esa inmigración que viene al reclamo de las ayudas sociales que este país. No es lo mismo un inmigrante musulmán, que no tiene nuestra cultura, nuestro idioma, nuestras raíces judeo- cristianas, que un inmigrante hispanoamericano que viene con la misma educación, con la misma lengua, con las mismas costumbres, y que no viene a pedir sino a dar. Todos somos hispanoamericanos, esta es nuestra patria común. Conozco a muchos hispanoamericanos que trabajan muy duro para sacar a sus familias adelante y pagan sus impuestos religiosamente porque entienden perfectamente que lo que les da su Madre Patria hay que devolverlo, no es gratis total, y ellos defienden su trabajo con ahínco porque les ha costado mucho estar donde están, traer a su familia. Y cuando ven que vienen otras personas de otros países musulmanes que quieren imponernos su cultura, su modo de vida, que quieren destruir nuestra cultura y se les da todo por añadidura, ellos no lo entienden, y nosotros tampoco. Por eso diferenciamos tanto entre inmigración legal hispana e inmigración ilegal que proviene, fundamentalmente, de países musulmanes.

 

¿Cuál es el principal caballo de batalla de Vox? ¿Acabar con las autonomías o con la inmigración ilegal?

 

Las autonomías es el cáncer económico de España. No es correcto que haya una diferenciación. La Constitución dice que los españoles tienen que ser iguales ante la ley, y no lo son. En 1978 se cometió error grave dando preponderancia una serie de circunscripciones territoriales a las que se llamó comunidades autónomas por encima de otras, con dos velocidades. Eso ha hecho crecer 17 “miniestados” que cuestan un Perú (me encanta esa frase), a la economía española, cuando tendría que haber descentralización administrativa pero centralización de lo importante: sanidad, cultura, educación, justicia. No una España con cavias regiones que se quieren desgajar simplemente porque se creen más que otras. El coste económico es brutal. Decimos “o autonomías o pensiones”; tenemos una pirámide demográfica invertida porque esa otra inmigración que no se adapta a nuestras costumbres invade también porque tienen muchísimos hijos. Y se les está dando una cobertura que no se les da a los españoles cuando tienen hijos. Tener un hijo en España siendo español es carísimo mientras que a los inmigrantes musulmanes se les da todo porque argumentan carecer de medios. Las autonomías tienen que desparecer.

 

¿Ha sido determinante el tema del separatismo catalán para que Vox logre doce escaños en el Parlamento de Andalucía? (Según encuestas y análisis, los españoles que quieren que el país se mantenga unido consideran que partidos como Vox defienden mejor esta postura que los partidos tradicionales, el Partido Popular -PP- y, peor aún, el gobernante Partido Socialista Obrero Español- PSOE-, que ha pactado con los partidos separatistas para poder ganar una moción de censura y hacerse con el Gobierno central).

 

Llevamos mucho peleando en los tribunales en Cataluña por dejación de funciones del gobierno y de la oposición, porque por ahora no tenemos escaños en el Congreso nacional. Nos parecía una vergüenza que el Gobierno no hiciera lo que tenía que hacer cuando tenía todas las herramientas legales en su mano, no lo han hecho. Los grandes partidos, PP y PSOE, siempre han utilizado a las fuerzas independentistas como moneda de cambio: tú me apruebas los presupuestos y te doy lo que quieras, que es lo que ha hecho el presidente Pedro Sánchez, que se ha puesto en manos de los separatistas para seguir en la poltrona de Moncloa y lo va a seguir haciendo.

 

Ya existe un partido con representación parlamentaria, Ciudadanos, que nace por oposición al separatismo catalán…

 

Ciudadanos no sabes si van o vienen. Le llamamos la “veleta naranja” (el color de Ciudadanos es el anaranjado), se mueve en función del viento, de las encuestas. El PP es la derecha cobarde. La primero que dice Albert Rivera (líder de Ciudadanos) después de las elecciones en Andalucía, es que no va a apoyar al PP y a Vox para sacar a la mugre del PSOE de Andalucía, y ellos ya han apoyado anteriormente al PSOE en Andalucía. Cada vez que meten la pata nosotros nos beneficiamos, Muchos amigos que votan Ciudadanos están indignados. Cuanto más apoyen al PSOE mejor para Vox. Eso no me satisface porque me gustaría que los políticos miraran por los ciudadanos que por su propio ego.

 

¿Cuál es el ritmo de crecimiento de su número de afiliados?

 

Este fin de semana se han afiliado más de tres mil personas. Somos casi 20 mil afiliados, y pagan todos, no como en otros partidos con afiliados que no pagan.

 

¿Qué opinan cuando se dice que son de extrema derecha?

 

Somos de extrema necesidad. En este país cuando a uno no le gusta otro en lugar de argumentar descalifica con insultos, pero todos los insultos nos dan muchos más votos. Cuando me dicen que somos de extrema derecha les digo que se metan en la página web y lean las cien medidas de Vox y, si están de acuerdo con un 10%, son de Vox y aún no lo saben. Si ser de extrema derecha es querer la unidad de tu patria, apoyar a la familia, a los más necesitados, quitar el poder a los 17 “miniestados” que tenemos, hacer las cosas ben para tu pueblo, una buena ley de educación, de sanidad, apoyar a los cuerpos y fuerzas de seguridad del Estado, una buena ley de sanidad, pues sí, lo somos.

 

¿Cómo se sienten cuando personajes como Marie Le Pen (líder de la extrema derecha francesa) los felicitan efusivamente como si fueran sus correligionarios?

 

Con el programa político de Marie Le Pen solo tenemos dos posiciones en común: la soberanía nacional y el rechazo de la inmigración, porque ellos están absolutamente desbordados, llevan años con guetos en las grandes ciudades y en España empezamos a tener guetos en las grandes ciudades. Que nadie nos robe la soberanía nacional y que unos funcionarios de Bruselas no nos digan qué es lo que podemos hacer.

 

¿Quieren que España salga de la Unión Europea?

 

España es soberana. No estamos en contra de Europa sino de que Europa nos diga como si fuéramos indolentes lo que tenemos que hacer. Las políticas comunitarias están bien si apoyan a todos los miembros de la UE por igual, no que nos digan que somos ciudadanos de cuarta categoría. No estamos a favor de salir de la UE sino en contra de una UE como está ahora, donde los funcionarios marcan las directrices, fundamentalmente liderados por Alemania.

 

¿Por qué están en contra de la Ley contra la Violencia de Género?

 

Hablamos siempre de violencia en el seno familiar. Santiago Abascal, Presidente de Vox, tiene madre, hermanas, hijas y esposa, claro que está a favor de que ningún elemento haga daño a las mujeres, pero él tiene hijos también y dice “yo no puedo estar de acuerdo con que a mis hijos simplemente por ser hombres se les penalice”. Hay muchos abogados que aconsejan a las mujeres denunciar falsamente a sus maridos. Hay violencia “intrafamilar”, de hijos a padres, de hijos a abuelos, de esposas a esposos, no violencia de género sino violencia en el ámbito familiar.

 

¿Por qué están en contra de las bodas entre personas del mismo sexo?

 

Con esta historia del colectivo LGTBI hay riadas de dinero que van a lobbies de “feminazis” que solo enfrentan al hombre contra la mujer. Yo solo he tenido hijas pero he tenido un padre maravilloso, tengo un hermano fascinante y tengo amigos a los que defenderé a muerte. En Vox hay militantes homosexuales y ellos no están a favor de que se llame matrimonio a la unión civil entre personas del mismo sexo, y debe haberla, pero pongamos el nombre correcto a las cosas.

 

¿Cuál es la filiación de VOX internacionalmente?

 

Somos muy liberales en el aspecto económico y conservadores en muchos otros puntos. Si no es un eufemismo decir “liberal-conservador” podríamos estar en esa definición.

 

¿A qué atribuye el apoyo que tienen ahora cuando llevan cinco años desde la fundación de Vox con muy escaso respaldo?

 

Ahora es cuando no han tenido más remedio de reconocernos. Nos han negado el pan y la sal, medios de comunicación que no son independientes sino que están al dictado de lobbies, cada vez que hemos intentado levantar cabeza nos han machacado vilmente, pero ahora ha sido tan brutal el reconocimiento que no pueden evitar decir “ya están aquí”. Y hemos venido para quedarnos.

 

Pies de Fotos:

 

Mazaly Aguilar: Mazaly Aguilar, Vicepresidenta de VOX, durante la entrevista con El Comercio.

 

Vicepresidentes VOX: Mazaly Aguilar Pinar y Víctor González Coello de Portugal, Vicepresidentes de VOX. González contó entusiasmado a El Comercio que es descendiente de Blas de Lezo y Olavarrieta, almirante de la Armada Española en el siglo XVIII, quien, en 1725, se casó en Perú con la limeña Josefa Pacheco de Bustos y Solís, con quien tuvo siete hijos. Por eso él considera que «Perú está plenamente representado en VOX».

 

Poster: Póster insignia de Vox, este en la sede central del partido, en Madrid. Aparece Santiago Abascal, Presidente de la formación. Como se ve, ha hecho suyo uno de los eslóganes de Donald Trump, adaptándolo a España: «Hacer España grande otra vez».

 

Sede Vox: Actualmente VOX se sitúa en un departamento en un segundo piso en una calle de Madrid, donde se ve colgada la bandera española. Gracias a su fulgurante crecimiento en afiliados y en ingresos gracias a los escaños que ha logrado en Andalucía (los partidos reciben financiación oficial proporcional al número de escaños que logran) se mudarán a una sede más grande. Ya no dan abasto para los centenares de simpatizantes que están acudiendo para afiliarse y para ser voluntarios del partido.