Yolanda Vaccaro: la Infanta Cristina niega su participación en la trama de corrupción

Artículo en El Comercio

Artículo en PDF

Cristina negó su participación en trama corrupta

La hija de los reyes de España dijo que firmó lo que su esposo le dio porque confiaba en él. No reconoció unas 50 facturas de gastos que ella habría hecho, según el juez.

Por: Yolanda Vaccaro. Corresponsal

Madrid. “Yo confiaba en mi marido”. Esa fue la respuesta repetida por la infanta Cristina de Borbón en los juzgados de Palma de Mallorca durante el interrogatorio al que acudió ayer como imputada en uno de los casos más mediáticos de los últimos tiempos en este país.

Acusada por evasión fiscal y blanqueo de capitales, la segunda hija de los reyes de España declaró durante siete horas por su implicación en la trama Nóos, un conjunto de empresas dirigidas por su esposo, Iñaki Urdangarin. Esas firmas obtuvieron unos seis millones de euros por asesorías e informes sobrevalorados efectuados para gobiernos regionales y municipales del oficialista Partido Popular (PP). José Castro, el juez que instruye la causa desde hace tres años, imputó hace un año a Urdangarin y, en enero pasado, hizo lo propio con la infanta.

Ante una cobertura de más de 300 periodistas de todo el mundo, la infanta llegó en su automóvil casi hasta la puerta de los juzgados poco antes de las 10 de la mañana. Debido a la presencia de la prensa y de dos vallas que lo separaban de la puerta, Cristina tuvo que bajar y caminar 11 pasos para ingresar en la sede judicial. Lo hizo sonriente y saludando de lejos a los periodistas. A 200 metros, cerca de 300 personas lanzaron gritos antimonárquicos.

Todos quienes ingresaron en el juzgado entregaron sus teléfonos celulares en la entrada. De esta manera, el juez evitó que hubiera filtraciones e imágenes de la declaración, que solo se grabó en audio.

Evasivas y negaciones
Por declaraciones de los abogados de la acusación particular, efectuada por el sindicato Manos Limpias y la asociación Frente Cívico, se supo que la infanta respondió durante cinco horas las preguntas del juez Castro y durante dos horas al fiscal, al abogado del Estado y a sus defensores. Además, se negó a replicar a los abogados de la acusación particular. La hija de los reyes, indicaron, permaneció serena y mostró que había preparado a conciencia su declaración junto a su defensa.

Básicamente, argumentó que su confianza en Urdangarin la llevó a ser copropietaria de Aizoon, una de las entidades del entramado Nóos. Aseguró que desconocía la procedencia del dinero de Aizoon, a cuya costa cargó gastos personales como clases de baile, lujosas cenas, ropa de niños o la colección de los libros de Harry Potter para sus hijos. Dijo desconocer que su casa, un palacete situado en la exclusiva zona barcelonesa de Pedralbes, era sede de Aizoon, tal como consta en el sumario, y no reconoció cincuenta facturas que le mostró el juez de gastos que ella misma habría hecho.

“La infanta se ha amparado en la teoría del amor por el que firmaba todo lo que le ponía su marido”, ironizó la abogada de Manos Limpias.

Sus defensores, sin embargo, consideraron que se demostró “cuán inocente es la infanta”.

La infanta continuará como imputada y el juez llamará a más testigos y sospechosos
“No pienso hacer ninguna valoración, no es el momento oportuno. Cuando llegue el trámite que corresponda, se harán las valoraciones pertinentes. No puedo decir nada más. Perdonen y muchas gracias”. Con esta frase, el juez José Castro se retiró ayer de los juzgados de Palma de Mallorca tras haber dirigido el largo interrogatorio a la infanta Cristina.

El magistrado incluirá lo declarado en el sumario. Según expertos judiciales, es improbable que emita un nuevo auto en breve. La infanta, pues, permanecerá en calidad de imputada por evasión fiscal y blanqueo de capitales.

Desde hace más de un año permanece imputado su esposo, Iñaki Urdangarin, quien ya ha declarado dos veces ante el magistrado.

Castro continuará con la instrucción del sumario y llamará a declarar a otros testigos e imputados, como el ex socio de Urdangarin, Diego Torres.

No se prevé un final del proceso en breve tal como hubiera deseado la casa real.

Escriba una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Website Protected by Spam Master


Facebook
YouTube
Twitter
LinkedIn