Yolanda Vaccaro: Venta de órganos humanos en España a través de Internet

http://www.elcomercio.com.pe/impresa/notas/usan-internet-ofrecer-organos-venta-espana/20090430/280264

SALUD. CONSECUENCIAS DE LA CRISIS

Usan Internet para ofrecer órganos en venta en España
Los precios solicitados varían entre 15.000 y un millón de euros. La venta no está tipificada como delito en Código Penal español

Por: Yolanda Vaccaro Corresponsal

MADRID. “Vendo riñón para pagar hipoteca”. “Me he quedado sin trabajo. Era autónomo y no tengo derecho a nada. Tengo una hipoteca y tres hijos”. “Se vende pulmón, médula o riñón por necesidad”. Estos son los ofrecimientos en algunos anuncios que aparecen en páginas web para residentes en España, que han encendido la polémica esta semana. Los precios van desde 15.000 euros hasta un millón. Algunos se pueden encontrar en la web www.campusanuncios.com

España ocupa el primer puesto, en proporción mundial, en materia de trasplantes, con una tasa de 34,2 donantes por cada millón de personas. Todas las donaciones pasan por una lista nacional elaborada con criterios de urgencia estrictamente médicos. Y, lo más importante, según la ley las donaciones deben ser altruistas.

El sistema, según la Organización Nacional de Trasplantes (ONT), está basado en los principios de solidaridad, transparencia, equidad, anonimato y acceso universal. La donación de sangre se basa en estos mismos principios y tampoco puede ser objeto de comercialización.

Pero en los últimos tiempos, con la crisis como telón de fondo, proliferan anuncios de venta de órganos. Las autoridades sospechan que muchos latinoamericanos son los autores de varios de los avisos.

NO ESTÁ TIPIFICADO
El Real Decreto 2070/1999 establece que “se prohíbe hacer cualquier publicidad sobre la necesidad de un órgano o tejido, o sobre su disponibilidad, ofreciendo o buscando algún tipo de gratificación o remuneración (a cambio)”. Añade que “no se podrá percibir gratificación alguna por la donación de órganos humanos por el donante, ni por cualquier otra persona física o jurídica”, y que “no se exigirá al receptor precio alguno por el órgano trasplantado”. En el decreto que regula las donaciones para trasplantes se prohíbe la petición y la oferta de cualquier tipo de órganos.

En este contexto la ministra de Sanidad, Trinidad Jiménez, ha asegurado que la comercialización de órganos así como su publicidad son prácticas “absolutamente prohibidas y perseguidas”.

Sin embargo, el delito no está tipificado como tal en el Código Penal, algo indispensable para que sea efectivamente penalizado, como explica Rafael Matesanz, director de la ONT. Con todo ello, la fiscalía de Sevilla investiga a un hombre residente en Andalucía que ofreció su riñón en Internet por 100.000 euros.

OPERACIÓN IMPOSIBLE
El caso es que los anuncios citados siguen en Internet. La organización de consumidores Facua ha denunciado ante la Grupo de Delitos Telemáticos de la Guardia Civil hasta 31 avisos de las mencionadas características en trece páginas web. La entidad indica que la mayor parte de estos anuncios es de españoles pero que “también hay ofertas de originarios de varios países sudamericanos”.

Matesanz comenta que en épocas de crisis “este tipo de iniciativas prolifera”, pero añade que por la forma en que está organizado el sistema de donación y trasplantes en España “resulta imposible llevar a cabo esta práctica ilegal en España o en la Unión Europea (UE)”.

La deducción es lógica: si alguien “compra” alguno de los órganos ofertados no se podrá efectuar el trasplante en la UE. Al menos no se podrá hacer de forma legal. En España los trasplantes solo se efectúan legalmente de forma totalmente gratuita en el sistema público de salud y tras pasar por una rigurosa lista de espera. Por eso Facua advierte sobre la posibilidad de caer en redes internacionales de tráfico de órganos que realizan estas operaciones en el extranjero. Dinero y, principalmente, la propia vida están en juego.

CLAVES

En el 2008 saltó a las portadas de los periódicos españoles el caso de William Carrillo Calderón, un boliviano residente en España que ofrecía vender uno de sus riñones, médula ósea y parte de su hígado y de su pulmón.
Se desconoce si llegó a hacerlo. Periodista de profesión, Carrillo llevaba cinco años en España y aseguraba que solo había conseguido trabajos temporales como peón avícola, camarero, reponedor de productos, actor de doblaje y trabajador en un supermercado.
Según la OMS, cada año se realizan en el mundo 70.000 trasplantes de riñón.

Los comentarios están deshabilitados.