Yolanda Vaccaro: artículos en la revista “El debate de hoy”

https://eldebatedehoy.es/?s=vaccaro

 

ARTÍCULOS PUBLICADOS POR YOLANDA VACCARO
Autor: Yolanda Vaccaro

Yolanda Vaccaro / Autor

Lenín Moreno gana las presidenciales en Ecuador bajo acusaciones de fraude
INTERNACIONALPOLITICA
. YOLANDA VACCARO 2 ABRIL, 2017

El candidato oficialista obtiene el 51% de los votos mientras que el opositor Guillermo Lasso llama a la impugnación del recuento y habla de un presidente “ilegítimo”.

Lenín Voltaire Moreno Garcés (Orellana, Ecuador, marzo de 1953), el candidato oficialista que ha pasado a la segunda vuelta electoral en Ecuador, es un político atípico. Vicepresidente entre 2007 y 2013 y delfín de Rafael Correa, el actual mandatario, Moreno concita destacable apoyo, incluso entre aquellos que no están convencidos, ni mucho menos, con la gestión del actual presidente (no hay que olvidar que Correa se encuentra demasiado escorado hacia el filochavismo venezolano).

Y es que sobre Moreno, de notable talante cordial, “hay una especie de idealización” en el imaginario colectivo de la ciudadanía ecuatoriana, según palabras de Paulina Recalde, responsable de la encuestadora Perfiles de Opinión. Ganador de las elecciones celebradas el pasado 19 de febrero, con un 39,35% de los votos, a poco más de medio punto para ganar en primera vuelta, Moreno se presenta como el favorito para la segunda vuelta, cita en la que se medirá con Guillermo Lasso, el candidato de la derecha que en la primera vuelta se apuntó un 28,11% de los votos. Obviamente, no todo está dicho, ya que la lideresa de la tercera fuerza política, Cynthia Viteri, con el 16,27% de los votos en primera tanda, ha dicho que apoyará la candidatura de Lasso.

Es inevitable apuntar que Moreno se moviliza en silla de ruedas, a raíz de un balazo que le propinaron en un asalto, en 1998, y que le dañó la médula espinal ocasionándole paraplejia
A diferencia de Correa, Moreno ha cultivado y cosecha una imagen de político amable. Su gestión como vicepresidente se recuerda básicamente porque su cometido principal fue el de lograr la inserción social y económica de las personas con discapacidad. También porque su carácter es conciliador.

Por si fuera poco, es autor de una decena de libros de autoayuda para personas que han sufrido accidentes con secuelas y hasta un manual del humor como terapia y forma de afrontar las vicisitudes de la vida. En 2012, fue nominado al Premio Nobel de la Paz. En su país es famosa su teoría del humor, plasmada en el programa “Sonríe Ecuador, somos gente amable” para impulsar la convivencia pacífica. Sus mayores seguidoras y mejores apoyos son su esposa, con la que lleva cuarenta años casado, y sus tres hijas.

Aunque no debería ser un tema que se mencione de forma destacada, es inevitable apuntar que Moreno se moviliza en silla de ruedas a raíz de un balazo que le propinaron en un asalto, en 1998, y que le dañó la médula espinal ocasionándole paraplejia. Un hecho que ha marcado su vida en todos sus aspectos, motivándole una actitud positiva que se ha plasmado no solo en su obra literaria sino también su trayectoria política.

Después de decidir no acompañar al presidente Correa en la reelección, en 2013 asumió el cargo de Enviado Especial de Naciones Unidas sobre Discapacidad y Accesibilidad, con sede en Ginebra
Licenciado en Administración Pública por la Universidad Central del Ecuador, Moreno fue profesor de educación secundaria, luego fundó y dirigió una empresa de turismo y, posteriormente, la Cámara de Turismo de Ecuador. Tras sufrir el mencionado asalto, se volcó con los temas motivacionales. Así, en su papel de vicepresidente del país, desarrolló varios programas de apoyo para las personas con discapacidad, entre ellos, la misión solidaria Manuela Espejo, el primer diagnóstico de la situación de los discapacitados en Ecuador. Moreno complementó ese programa con el pago de un subsidio mensual de 240 dólares (alrededor de 220 euros) para el cuidado de personas con limitaciones severas, un hito en la sociedad ecuatoriana.

Tras optar por no acompañar al presidente Correa en la reelección, en 2013 asumió el cargo de Enviado Especial de Naciones Unidas sobre Discapacidad y Accesibilidad, con sede en Ginebra. Este cargo, que llenó de orgullo a muchos ecuatorianos, incluso a aquellos distanciados de la política de Correa, ha sido, sin embargo, el punto negro en la carrera de Moreno, tras conocerse que el Gobierno ecuatoriano le paga un sueldo por esta labor.

En el caso de que Moreno llegue a suceder a Correa, no se espera que lidere grandes cambios en las líneas matrices, aunque sí un tono más cordial, por ejemplo, en las relaciones con la prensa, unas relaciones difíciles durante la presidencia de Correa
Luego del anuncio de Correa de no presentarse a una nueva reelección, Moreno renunció a su trabajo en Naciones Unidas y se instaló de nuevo en Quito para encarnar la candidatura oficialista, eligiendo como acompañante en la candidatura a la vicepresidencia a Jorge Glas, el actual vicepresidente. Por si quedaban dudas, se trata a todas luces de una candidatura a la medida del actual jefe del Estado, por más que Moreno haya hecho esfuerzos notables por marcar distancias, al menos en lo que a formas se refiere.

Su programa electoral empieza por prometer diálogo en todos los frentes, así como la creación de 200.000 nuevos puestos de trabajo, en un país con una tasa de desempleo que, aunque oficialmente no llega al 6%, en el ámbito informal se presume mucho más alta y con altos índices de informalidad y subempleo. También se refiere a la mejora de la calidad de vida de las personas mayores.

Moreno se presenta la segunda vuelta electoral con posibilidades reales de ocupar la planta noble del Palacio de Carondelet
De llegar a suceder a Correa, en cualquier caso, no se espera que Moreno lidere grandes cambios en las líneas matrices, aunque sí un tono más cordial, por ejemplo, en las relaciones con la prensa, unas relaciones marcadamente difíciles durante la presidencia de Correa, un presidente que ha llegado a demandar judicialmente a decenas de periodistas y medios de comunicación.

Con estas premisas, Moreno se presenta a la segunda vuelta electoral, que tendrá lugar el próximo 2 de abril, con posibilidades reales, aunque no cerradas de ocupar la planta noble del Palacio de Carondelet. El hecho de ir a segunda vuelta, eso sí, no ha gustado a su padrino político, el presidente Correa, que en su estilo tradicional ha dicho que, si gana la oposición, “tendrá” que regresar poco menos que a salvar el país, pero ese es otro tema.

Guillermo Lasso • El emprendedor que promete “el regreso de la democracia” a Ecuador
INTERNACIONALPOLITICA
. YOLANDA VACCARO 2 ABRIL, 2017

El candidato de la oposición que ha pasado a la segunda vuelta electoral en Ecuador es un hombre de principios, lastrado porque fue ministro de Economía cuando se congelaron los depósitos bancarios de millones de ciudadanos.

Defensor de la vida, de la libertad de expresión y de la separación de poderes en un país signado por el enfrentamiento del Gobierno con los medios de comunicación y con la independencia de los jueces, Guillermo Alberto Santiago Lasso Mendoza (Guayaquil, noviembre de 1955) es el candidato de la oposición que se enfrentará al oficialista Lenin Moreno en la segunda vuelta electoral, que tendrá lugar en Ecuador el próximo 2 de abril. Con el 28,11% de los votos válidos logrados en la primera vuelta de la contienda electoral, Lasso pasó a la segunda vuelta por detrás de Moreno, pero sus posibilidades pueden aumentar si sigue sumando apoyos. Para empezar, ya ha dicho que lo respaldará la candidata que quedó en tercer lugar, Cynthia Viteri, que obtuvo un 16,27% de los sufragios en primera vuelta.

Es el último de once hermanos, está casado desde 1980 y es padre de cinco hijos. Miembro supernumerario del Opus Dei, está en contra del aborto, aunque acepta las uniones civiles (que no matrimonios) entre personas del mismo sexo.

Con tan solo 22 años fundó su primera empresa. Desde entonces, ha creado y dirigido una decena de entidades privadas
Ante la crisis económica que afectó al país cuando era adolescente, con 16 años tuvo que empezar a trabajar para terminar de pagar sus estudios de educación secundaria. Con 22 años fundó su primera empresa. Desde entonces, ha creado y dirigido una decena de entidades privadas. También ha participado en juntas directivas de entidades como la multinacional Coca Cola y Mavesa, sucursal ecuatoriana de la japonesa automotriz Hino.

Su caso es el del hombre hecho a sí mismo y emprendedor de manual, si bien sus oponentes políticos suelen referirse a él como “exbanquero” como si de un insulto se tratase. La crisis económica que atravesó su familia le impidió obtener un título universitario, un punto que también critican sus adversarios, pero que para Lasso, según sus palabras, significa un motivo de “orgullo” por haber “aprendido haciendo”. Así, posee un doctorado honoris causa por la Universidad de las Américas, pero no ha tenido problemas en remarcar que ha sido “oficinista, vendedor ambulante de cerámica, vendedor de bingos, enciclopedias, trabajador en la aduana, emprendedor en el sector inmobiliario y en el campo cívico”.

No ha tenido problemas en remarcar que ha sido “oficinista, vendedor ambulante de cerámica, vendedor de bingos, enciclopedias, trabajador en la aduana, emprendedor en el sector inmobiliario y en el campo cívico”
También cuenta con un bagaje destacable en los sectores público y político. Fue presidente ejecutivo del Banco de Guayaquil, del que es uno de sus principales accionistas. Ha sido gobernador de la provincia del Guayas (un año, en 1998), ministro de Economía y Energía durante el gobierno de Jamil Mahuad, así como asesor económico y embajador itinerante en el Gobierno de Lucio Gutiérrez. A partir de 2003, como embajador itinerante en el Gobierno de Gutiérrez, se concentró en el establecimiento de tratados comerciales con otros países, especialmente con Estados Unidos.

En 1994 fue nombrado presidente ejecutivo del Banco Guayaquil, de titularidad pública, cargo que desempeñó hasta 2012. Simultáneamente, entre 1993 y 1997, ejerció como presidente de la Asociación de Bancos Privados de Ecuador. En relación con este cargo, fue investigado judicialmente acusado de haber favorecido a una entidad bancaria privada, pero se sobreseyeron los cargos en su contra.

Actualmente, preside fundaciones públicas y privadas de interés social, como la Fundación Barrio, iniciativa cimentada en la instalación de un punto de atención en negocios no bancarios, como pequeñas tiendas, para fomentar el acceso a los servicios financieros
Cuando fue ministro de Economía de Mahuad, en 1999 se desató un escándalo financiero conocido como “feriado bancario”, que consistió en el cierre de las entidades bancarias del país y el congelamiento de casi 2.000 millones de dólares (1.900 millones de euros) de depósitos de ciudadanos, que afectó a miles de familias y que derivó en la dolarización de la economía ecuatoriana y en la peor crisis económica del país en las últimas décadas. Precisamente como consecuencia de esta crisis, millones de ecuatorianos emigraron masivamente, sobre todo a España y a Estados Unidos. Aunque la investigación que el presidente Correa promovió por esta crisis en 2007 determinó que Lasso no tuvo responsabilidad, este es un episodio oscuro que lastra la carrera y la imagen del político.

Apuesta por la reducción de impuestos y de la deuda pública para aumentar el empleo y la productividad. Admira la política desarrollada por el expresidente del Gobierno español José María Aznar en lo que respecta al crecimiento del sector privado, la austeridad fiscal y la privatización. Opta por una mayor apertura económica y comercial con Estados Unidos y con la Unión Europea. Y se ha declarado contrario a la dictadura castrista y al chavismo venezolano, que tanto parece agradar al presidente Correa.

Opta por una mayor apertura económica y comercial con Estados Unidos y con la Unión Europea. Y se ha declarado contrario a la dictadura castrista y al chavismo venezolano
Tras la caída del Gobierno de Gutiérrez, creó una plataforma política y, en 2013, fundó el movimiento CREO (Creando Oportunidades), de centro derecha, integrado por políticos y empresarios. Aunque anteriormente perdió las elecciones frente a Correa, Lasso se ha erigido como el líder de la oposición, defendiendo la libertad de expresión y la separación de poderes, dos elementos claves de la democracia que el Gobierno de Rafael Correa ha menoscabado de forma singular.

El hecho de que Lasso haya podido llegar al sitio en el que se encuentra políticamente, en un país marcado por la persecución ideológica, tributa sin duda de su habilidad desarrollada como emprendedor para sortear dificultades de manera contundente, pero cuidando las formas hasta en sus últimos detalles. Así, se ha cuidado de no dirigir descalificaciones a sus opositores en la contienda electoral, conocedor de la especial susceptibilidad de la que adolece el actual Ejecutivo ecuatoriano.

Sus promesas estrellas son crear un millón de puestos de trabajo, eliminando impuestos y fomentando los acuerdos comerciales con otros países, y “recuperar la democracia”.

Los vertiginosos primeros dos meses de Donald Trump en la Casa Blanca
INTERNACIONALPOLITICA
. YOLANDA VACCARO 30 MARZO, 2017

Donald Trump ya ha iniciado su tercer mes en la Casa Blanca y ha conseguido, en tiempo récord, poner en marcha medidas realmente revolucionarias. Ya se ha ganado a pulso el calificativo de “presidente estadounidense más singular de la historia”.

Los dos primeros meses de Donald Trump al frente de la Casa Blanca no han defraudado las expectativas de aquellos que se temían una nueva era de sobresaltos. El presidente no ha perdido el tiempo. En tiempo récord, ha puesto en marcha las medidas más revolucionarias, por decirlo diplomáticamente, que se pueden esperar de un presidente de Estados Unidos en nuestros días.

Ha cursado dos prohibiciones de entrada a Estados Unidos de ciudadanos de países de mayoría musulmana, que han sido contestadas por los jueces; ha iniciado su petición de presupuesto para construir un muro que separe las fronteras de Estados Unidos y México; ha magnificado un inédito enfrentamiento de un presidente de Estados Unidos con los medios de comunicación y ha desairado a algunos de los más relevantes líderes extranjeros.

Donald Trump inicia su tercer mes de presidencia con una estrepitosa derrota parlamentaria, al haber tenido que retirar su proyecto de reforma de la ley sanitaria, Obamacare
También ha iniciado el camino para que prime el proteccionismo de la industria estadounidense, amenazando los esfuerzos por tener un mundo cada vez con menores barreras comerciales. Pero, sobre todo, Trump inicia su tercer mes de presidencia con una estrepitosa derrota parlamentaria, al haber tenido que retirar su proyecto de reforma de la ley sanitaria, más conocida como Obamacare; un traspié clave, ya que es responsabilidad de sus propios correligionarios del Partido Republicano.

El determinante frente interno

A golpe de tuits, Trump mantiene en tensión a la comunidad internacional y también a sus conciudadanos. Los cambios que amenazan el equilibrio internacional son de gran calado. No obstante, sus principales intentos de reformas internas son los que concentran la atención de la prensa estadounidense y son los que, al fin y al cabo, podrían ser el motivo de un auténtico desgaste para Trump. Unas reformas que están transitando por un camino de espinas con el que, al parecer, Trump no contaba, aún embelesado con su triunfo electoral.

Donald Trump entra en el campo de batalla
donald trumpEl periodista Vicente Vallés explica cómo Donald Trump lucha contra un sistema robusto y con más de dos siglos de historia. Intenta asentar su base electoral para poder intentar repetir victoria en 2020, aunque sabe que no será fácil.
La más sonada de sus derrotas es la sufrida al tener que suspender la votación parlamentaria para desmantelar el Obamacare, la ley promulgada por el anterior jefe de Estado, Barack Obama. Una ley imperfecta pero que, al permitir que millones de estadounidenses cuenten con atención sanitaria, ha disgustado a los magnates del polémico y rentable negocio de los seguros médicos. El hecho de que hayan sido los propios congresistas republicanos los responsables de que se haya producido este resbalón es especialmente significativo.

Tanto en el Congreso como en el Senado, la mayoría es republicana y fueron demasiados los parlamentarios de este partido que anunciaron su oposición al proyecto de Trump, una de sus promesas electorales estrella. El fuego amigo suele ser el más perjudicial y certero en política. Este varapalo parece ser solo el inicio de una temporada difícil para un outsider de la política tan emblemático como Trump.

Los miembros de la familia Trump alegan que no perciben honorarios y que, si lo hicieran, los donarían a entidades benéficas
En el plano judicial, en pocas semanas, Trump se ha echado encima dos sustanciosas y significativas llamadas de atención judiciales. Su primera orden ejecutiva fue la conocida como primer veto migratorio, una orden emitida nada más llegar al gobierno y que cerraba las fronteras para ciudadanos procedentes de Irán, Iraq, Somalia, Sudán, Siria, Yemen y Libia, así como determinaba la suspensión de la concesión de estatus de refugiados en general. A los pocos días, un juez dejaba sin efecto la medida. Pocas semanas después, Trump emitió otro decreto, con la única diferencia de que dejaba fuera de la lista de no admitidos a los nacionales de Iraq. Otro juez paralizó el nuevo veto migratorio.

Espionaje ruso y conflictos de intereses

Asimismo, la semana en la que Trump cumplió dos meses como jefe de Estado, el director del FBI, James Comey, reveló en el Congreso que se está investigando la posible conexión entre la campaña que llevó a Trump a la victoria y el espionaje ruso, conexión que habría debilitado la campaña de Hilary Clinton en beneficio del magnate. Comey también indicó que no hay evidencia de que Obama haya espiado los teléfonos de Trump durante la última campaña electoral, algo de lo que Trump acusó a Obama en uno de sus famosos tuits.

Junto a la quiebra del tradicional respeto que mantenía la Presidencia de Estados Unidos respecto de la mayoría de medios de comunicación, a los que denosta constantemente, Trump amenaza otro de los ejes de la Presidencia estadounidense en cuanto a ética se refiere. Así, el presidente no ha tenido reparos en permitir que una de sus asesoras publicite la marca de ropa y accesorios de Ivanka Trump, su hija favorita, y en promocionar sus hoteles y complejos recreativos, como Mar-a-lago, el resort en el que a Trump le gusta despachar los fines de semana.

Igualmente, Trump ha concedido a Ivanka un despacho oficial en la Casa Blanca y ha designado al esposo de esta como uno de sus consejeros. Los miembros de la familia Trump alegan que no perciben honorarios y que, si lo hicieran, los donarían a entidades benéficas. Pero es evidente que ese no es el punto, habida cuenta del rédito económico que los productos Trump obtienen de esta inusual movida presidencial.

Trump el emprendedor
trumpÍñigo Petit hace una reflexión sobre cómo Trump ha llegado a la Casa Blanca con una actitud cargada de referencias que podrían encontrarse en un cursillo acelerado para nuevos emprendedores.
Parece claro que la frase “conflicto de intereses” no forma parte del imaginario colectivo de los Trump. Pero lo grave no es esto, sino que parece que el tema no importa demasiado a los asesores del presidente y a quienes están llamados a poner coto al uso de los fondos del Estado en beneficio propio. Trump “no debería usar su posición oficial para promover sus negocios. Eso no lo hace un buen hombre de negocios. Eso lo convierte en un mal presidente”, ha dicho Richard Painter, el jefe legal de ética del también republicano presidente George W. Bush.

Polémicos gestos internacionales

En el plano exterior, tampoco hay demasiados motivos para el optimismo. Por el momento, Trump ha anunciado que Estados Unidos seguirá pagando sus cuotas a la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN), pero siempre y cuando los otros socios de la organización cumplan también con sus contribuciones. Trump, eso sí, mantiene su euroescepticismo y sus ásperas críticas hacia los países europeos, de los que ha dicho que son una especie de cantera de terroristas islamistas.

Trump ha mantenido tensas conversaciones telefónicas con jefes de Gobierno de diversos países considerados aliados de Estados Unidos, como el primer ministro de Australia. Y, en la que se considera la cita más grosera que haya tenido lugar en la Casa Blanca frente a un mandatario extranjero, hace pocas semanas Trump desairó a la canciller alemana, Angela Merkel, cuando los periodistas que cubrían una reunión entre ambos líderes pidieron que estos se estrecharan las manos; Merkel dijo a Trump que lo hicieran, pero este ni siquiera respondió a la mirada de su interlocutora. Un gesto que, una vez más, demuestra la peculiar manera de ser del que, cuando menos, ya se ha ganado a pulso el calificativo de “presidente estadounidense más singular de la historia”.


Trump, el hombre que cambia el paradigma • Su intensa vida antes de llegar a la Casa Blanca
INTERNACIONALPOLITICA
. YOLANDA VACCARO 9 FEBRERO, 2017

Donald Trump ya ha llegado a la Casa Blanca, pero, antes de convertirse en el cuadragésimo quinto presidente de Estados Unidos, ¿quién era?

Donald Trump, el cuadragésimo quinto presidente de Estados Unidos, ya ha cambiado el paradigma. Lo que está por ver es hasta qué punto cambiará el esquema mundial que hemos vivido desde el final de la Segunda Guerra Mundial.

Sus promesas electorales, amenazas directas incluidas, al calor de numerosas descalificaciones hacia sus contrincantes políticos, hacia los medios de comunicación, hacia estructuras como la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN), hacia aliados tan relevantes como el Gobierno Alemán y tan necesarios como el de China, no invitan precisamente a pensar que estamos ante una forma de política tradicional.

Las alarmas están encendidas merced a sus controvertidos planteamientos y a la forma con la que los expresa. No en vano, Estados Unidos sigue siendo el país más poderoso del mundo, militar y económicamente hablando.

Hasta antes de su candidatura electoral, Trump, era conocido por sus compatriotas principalmente porque fue el conductor de su propio reality show televisivo, “El aprendiz”
En Washington, D.C., analistas y tertulianos de medios de comunicación y think tanks parecen no salir de su asombro; en esta pequeña ciudad, sede del gobierno estadounidense, el 96% de los votos fueron para Hillary Clinton, la derrotada candidata del Partido Demócrata.

Contra pronóstico, Trump ganó las elecciones el 8 de noviembre de 2016. Con 70 años de edad se convierte en la persona con mayor fortuna económica y mayor edad en asumir la presidencia de Estados Unidos.

Y, sobre todo, Trump se convierte en el primer presidente estadounidense sin carrera política anterior y tras una campaña inédita e insólita, trufada cuando menos de incorrección política.

Política y telerrealidad

Hasta antes de su candidatura electoral, Trump, el hombre que rompe con los esquemas y las previsiones, era conocido por sus compatriotas principalmente porque fue el conductor de su propio reality show televisivo, “El aprendiz”, en el que expulsaba a los concursantes con un potente “You are fired” (“Estás despedido”), la frase con la que se le identificaba popularmente.

Desde que Trump inició su campaña política todo tiene un ambiente de reality show, tal como ha señalado el periódico The New York Times.

Así, por ejemplo, el presidente prefiere esquivar a la prensa y utilizar su cuenta de Twitter para hacer declaraciones ya sea alabando a Vladimir Putin o descalificando a la prensa en su conjunto sobre la que ha dicho, por supuesto a través de Twitter, que es “deshonesta” y que, precisamente por ello, seguirá twitteando.

Con el poder que le otorga su victoria se propone incluso desterrar a la prensa de la Casa Blanca. Si nadie detiene la deriva, su abierto enfrentamiento con los medios de comunicación puede romper uno de los ejes de la democracia estadounidense, cimentada en la transparencia en el control sobre el ejercicio del poder.

Los medios de comunicación, eso sí, tienen mucho que ver con el triunfo del nuevo presidente. Cuando Trump inició su campaña, los medios de comunicación tanto de derechas como de izquierdas, no escatimaron espacio para difundir lo que parecían inusuales salidas de tono de un candidato que se consideraba carente de posibilidades reales de llegar a la Casa Blanca, pero que era cómico a costa de su desenfadada verbigracia.

Sus discursos eran tan políticamente incorrectos e inusuales, como si de un curioso circo se tratase, que siempre subían la audiencia, el rating. ¿Quién podía pensar que alguien que, por ejemplo, no sabía distinguir entre turcos y kurdos tenía alguna posibilidad real de hacerse con la presidencia de Estados Unidos?

Multimillonario y celebrity

Los motivos por los que Trump ha llegado a la cima del poder político mundial serán motivo de análisis, psicoanálisis y tesis doctorales. Pero seguramente echar un vistazo a su trayectoria vital puede dar algunas pistas.

Nacido en Nueva York en 1946, hijo de escocesa y nieto de alemanes por vía paterna, se ha casado tres veces, con dos modelos (una de ellas Melanie Knauss, su actual esposa) y una actriz. Tiene cinco hijos y ocho nietos.

Graduado en Económicas por la Universidad de Pensilvania, a los 25 años de edad se hizo cargo de la empresa inmobiliaria que creó su abuelo en Canadá, rebautizada como Trump Organization. Desde entonces ha construido un imperio multinacional de hoteles, rascacielos, casinos y campos de golf.

Durante dos décadas, hasta 2015, fue dueño de la marca y de los concursos de Miss USA y Miss Universo
Su olfato negociador le permitió incrementar su fortuna a pasos agigantados. En 2016 Forbes lo situó en el número 324 en la lista de mayores millonarios en el mundo, con una fortuna de 4,5 mil millones de dólares si bien una declaración financiera del propio Trump señala que posee casi 9,000 millones de dólares.

Conforme a su predisposición a fomentar y ser parte de la farándula, en 1999 fundó una compañía de modelos. Durante dos décadas, hasta 2015, fue dueño de la marca y de los concursos de Miss USA y Miss Universo.

Conocidas son sus frases denigrantes sobre las mujeres. En uno de sus mítines imitó a un discapacitado burlándose de él
Durante una década, también hasta 2015, lideró el citado reality show “El aprendiz”, en la cadena de TV NBC. En la televisión Trump se dio a conocer por su carácter bravucón aunque sumamente asertivo y rápido de reflejos y pensamiento, algo que se admira especialmente en el país de los hombres hechos a sí mismos.

Trump ha sido nominado dos veces a los premios Emmy por cameos que ha realizado en doce películas y catorce series de televisión. También condujo su propio programa de radio, “Trumped”.

Eclecticismo moral y político

Otro rasgo que puede haber sido interesante para el votante medio es su eclecticismo moral y religioso. Declarado protestante presbiteriano, hasta ahora no se sabe a ciencia cierta si Trump es un conservador a la manera de los republicanos de pro como su vicepresidente, Mike Pence.

Así, mientras Pence está claramente posicionado contra el aborto, Trump no ha expresado una postura clara al respecto con lo que si bien no gusta a nadie de manera total sí satisface el punto medio de quien, como buen hombre de negocios, se mueve al compás de la coyuntura.

En esta línea su afiliación política ha cambiado a través de los años. Apoyó al republicado Ronald Reagan aunque posteriormente se unió al Partido Reformista. Entre 2001 y 2008 respaldó al Partido Demócrata pero en 2008 apoyó la candidatura presidencial del republicano John McCain.

En 2009 cambió oficialmente su afiliación política optando por el Partido Republicano si bien ha contribuido económicamente en las campañas tanto de republicanos como de demócratas.

Errores y frases ofensivas que no parecen hacer mella

Trump y su hábil equipo de campaña han sabido ensombrecer los puntos que podrían resultar más negativos para el votante medio americano: no hizo el servicio militar, se libró de ir a la guerra de Vietnam por motivos de educación y dudosos certificados médicos, y sus empresas de casinos y hoteles se declararon en bancarrota seis veces entre 1991 y 2006, una fórmula que se emplea en Estados Unidos para renegociar y agrupar deudas.

También fundó una universidad con su nombre, empresa por la que las autoridades lo denunciaron por fraude ya que el centro no cumplía los requisitos para ser una universidad. Poco después de ser elegido presidente, sus representantes y las autoridades llegaron a un acuerdo extrajudicial por el que Trump pagó 25 millones de dólares.

Con quien Trump no ha llegado a un acuerdo es el chef español José Andrés, quien abandonó el proyecto de abrir un restaurantes en un hotel de Trump en Washington cuando el entonces candidato presidencial calificó a los inmigrantes mexicanos como “violadores y delincuentes”.

José Andrés alegó que muchos de sus trabajadores son de origen mexicano además de condenar las palabras xenófobas del candidato. Trump ha demandado al chef por diez millones de dólares.

En efecto que Trump no ha escatimado en descalificaciones para los inmigrantes, principalmente de religión musulmana, a quienes considera en bloque como una amenaza, y contra los de origen mexicano, siendo una de sus más célebres promesas la de construir un muro que separe la frontera entre Estados Unidos y México.

Conocidas también son sus frases denigrantes sobre las mujeres. En uno de sus mítines imitó a un discapacitado burlándose de él.

Nada parece haber hecho mella en esta carrera que ha desembocado en la Casa Blanca. El propio Trump lo describió en campaña con una perfecta metáfora si bien en la línea de su escandalosa verborrea diciendo que podía ponerse a pegar tiros en pleno Times Square y su popularidad electoral seguiría intacta.

Así, pues, prácticamente todo en la trayectoria de Trump indica que, en efecto, cambia el paradigma.

Nacionalismo y proteccionismo • Las etiquetas del gobierno Trump
INTERNACIONALPOLITICA
. YOLANDA VACCARO 30 ENERO, 2017

A pesar de llevar pocos días en el Gobierno, Donald Trump, ya ha tomado algunas medidas plasmadas en su programa, y otras que han sorprendido a todo el mundo.

Expectación, confusión y preocupación. Eso es lo que causan alrededor del mundo las medidas estrella entre la veintena de órdenes ejecutivas que Donald Trump ha firmado en poco más de dos semanas al frente de la Casa Blanca. Sus primeros pasos como presidente del país más poderoso del mundo económica y militarmente hablando confirman que el más heterodoxo de los presidentes estadounidenses se ha propuesto pasar a la historia de forma singular.

Contra refugiados e inmigrantes

Su decisión de suspender temporalmente la llegada de refugiados, por tiempo indefinido en lo que respecta a solicitantes de refugio sirios, e impedir el ingreso de ciudadanos procedentes de siete países de mayoría musulmana ha sido, sin duda, la medida de Trump que más confusión y preocupación ha causado. Tres jueces estadounidenses, uno de ellos nombrado por el ex presidente George W. Bush, han tratado de frenarla, el último de ellos con éxito al menos de forma temporal.

El Gobierno ha recurrido la decisión judicial y todo indica que el Tribunal Supremo tendrá la última palabra.

Mientras tanto los ciudadanos de Irak, Irán, Libia, Siria, Somalia, Sudán y Yemen pueden volver a ingresar a Estados Unidos tras una semana larga de auténtico caos y confusión en los aeropuertos de todo el mundo.

Resulta especialmente llamativo y preocupante el hecho de que el presidente no demuestra consideración por el Poder Judicial
Ni los magistrados de su país que intentan hacer valer el principio de que nadie, ni siquiera el presidente, está por encima de la ley, ni las llamadas al respeto de los acuerdos internacionales sobre refugiados de los más relevantes aliados de Estados Unidos, ni las manifestaciones de miles de sus connacionales logran que el flamante presidente dé marcha atrás en sus convicciones.

En este contexto resulta especialmente llamativo y preocupante el hecho de que el presidente no demuestra consideración por el Poder Judicial, algo confirmado por hechos como el cese fulminante que decretó de la fiscal general interina Sally Yates cuando esta trató de frenar la medida comentada, y que a través de su muy activa cuenta de Twitter se ocupa personalmente de descalificar a los jueces que lo contradicen.

Peculiar estilo en el trato a sus homólogos

El presidente Trump no parece seguir la línea de ninguno de sus antecesores, demócratas o republicanos, ni siquiera en lo que al respeto de las tradicionales alianzas del país se refiere. Entre medida y medida, el presidente ha hablado por teléfono con homólogos suyos de diferentes latitudes teóricamente “aliadas” con un tono completamente innovador, valga el eufemismo.

Los rostros de sus colaboradores directos palidecieron cuando habló con actitud de patrón con el primer ministro de Australia, Malcolm Turnbull, a quien, por último, colgó el teléfono.
La prensa estadounidense comenta que los rostros de sus colaboradores directos palidecieron cuando, por ejemplo, habló con actitud de patrón con el primer ministro de Australia, Malcolm Turnbull, a quien, por último, colgó el teléfono. Tampoco fue un camino de rosas la conversación que mantuvo con el presidente de México, Enrique Peña Nieto, a quien ofreció “ayudar” con tropas para luchar contra los “bad hombres” que, según Trump, pueblan México, un tema sobre el que México “no está haciendo un buen trabajo”, según palabras de Trump pronunciadas en la mencionada conversación.

Peña Nieto se vio obligado a cancelar la visita oficial que iba a realizar a Washington, D.C. el 31 de enero pasado ante las diatribas lanzadas por Trump y la oficialización de la promesa del presidente estadounidense de construir un muro para separar la frontera entre México y Estados Unidos y que, repite el presidente estadounidense, pagará México de alguna manera.

La OTAN se salva por el momento

La única de sus homólogos a la que Trump parece prestar alguna atención es la primera ministra británica, Theresa May, con quien Trump comparte antieuropeísmo. Unión Europea aparte, se puede decir que el único mensaje tranquilizador de estos primeros días de gobierno Trump para la comunidad internacional fue el que el nuevo presidente tuvo que dar conminado por May en la rueda de prensa conjunta que ambos mandatarios ofrecieron en la reciente visita que May hizo a Washington, D.C.

No obstante, las alarmas deben seguir encendidas en temas de seguridad pues, entre otras cosas, la Administración Trump ya ha tenido tiempo de amenazar a Irán por realizar pruebas de un misiles balístico
Así, el presidente afirmó que apoyaba “100%” la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN). No obstante, las alarmas deben seguir encendidas en temas de seguridad pues, entre otras cosas, la Administración Trump ya ha tenido tiempo de amenazar a Irán por realizar pruebas de un misiles balístico.

Abanderado del proteccionismo y contra el “legado de Obama”

En el terreno del comercio internacional tampoco hay espacio para el optimismo. Para empezar, mediante decreto Trump retiró a Estados Unidos del tratado comercial con el Pacífico, Asociación Transpacífica o TPP, por sus siglas en inglés, un acuerdo con once países de la cuenca del Pacífico que fue una de las medidas estrella de su antecesor, Barack Obama, y ha anunciado que renegociará el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (Nafta, por sus siglas en inglés), firmado hace más de dos décadas con Canadá y México.

El mandatario está decidido a acabar con el llamado “legado de Obama” con medidas en otros terrenos como el anunciado desmantelamiento del “Obamacare
Porque el proteccionismo es una de las señas de identidad Trump. En este marco, el presidente se ha reunido con los principales fabricantes de automóviles en el país para conminarlos a poner fin a las deslocalizaciones de mano de obra y desarrollar toda la cadena de producción en suelo estadounidense.

Así, pues, el mandatario está decidido a acabar con el llamado “legado de Obama” con medidas en otros terrenos como el anunciado desmantelamiento del “Obamacare”, la ley sanitaria aún en vigor, o la luz verde otorgada por el nuevo gobierno a la construcción de dos controvertidos oleoductos que Obama paralizó porque, según organizaciones de defensa del medio ambiente, dañarán seriamente el entorno ecológico.

Los “hechos alternativos” de la nueva Administración

La prensa de Estados Unidos es otra de las dianas de las descalificaciones del nuevo presidente estadounidense quien, sin tapujos, acusa a los periodistas de ser gente “deshonesta” y de dar “noticias falsas”.

Trump se propone incluso desterrar a la prensa de la Casa Blanca
Los colaboradores del mandatario no tienen empacho al decir que hay “hechos alternativos” (alternativos a los hechos reales, se entiende) que la prensa no cubre o deforma.

Trump se propone incluso desterrar a la prensa de la Casa Blanca. Si nadie detiene la deriva, su abierto enfrentamiento con los medios de comunicación puede romper uno de los ejes de la democracia estadounidense, cimentada en la transparencia en el control sobre el ejercicio del poder.

Una luz en el camino: contra el aborto

En otro orden de cosas, eso sí, en su primera jornada en la Casa Blanca Trump dejó espacio para una luz en medio de tantas sombras.Y es que por fin dio claros signos sobre su posicionamiento en torno al crucial tema del aborto, firmando una orden para cortar las ayudas a organizaciones no gubernamentales que promueven la realización de abortos en el extranjero.

Si bien durante la campaña no había dejada clara su postura en este aspecto, el presidente, al menos, toma un posicionamiento un poco más nítido en el que probablemente es el tema ético y moral más relevante a nivel mundial.

Escriba una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Website Protected by Spam Master


Facebook
YouTube
Google+
Twitter
LinkedIn
SHARE
INSTAGRAM