Yolanda Vaccaro, Mario Vargas Llosa y Fernando de Szyszlo en Letra Perú

yolanda-vaccaro-mario-vargas-llosa-2010-2

yolanda-vaccaro-vargas-llosa-2010-1
Yolanda Vaccaro y Mario Vargas Llosa durante las jornadas Letra Perú en Madrid.

Artículo en El Comercio

http://elcomercio.pe/impresa/pdf/1283576400/ECCI040910c11/

http://elcomercio.pe/impresa/notas/letra-memoria-entra/20100904/633506

http://elcomercio.pe/impresa/notas/homenaje-vallejo-terminar/20100906/634555

ENCUENTRO. Inauguran Letra Perú en Madrid
La letra con memoria entra

MARIO VARGAS LLOSA Y FERNANDO DE SZYSZLO INAUGURARON CICLO QUE HASTA EL PRÓXIMO SÁBADO PROMOVERÁ EN LA CAPITAL ESPAÑOLA CONFERENCIAS SOBRE LA LITERATURA Y EL CINE PERUANO

Por: Yolanad Vaccaro Corresponsal
Sábado 4 de Setiembre del 2010
MADRID. Mario Vargas Llosa y Fernando de Szyszlo realizaron el jueves un repaso agudo sobre la historia de la pintura y de la literatura peruana contemporánea. Lo hicieron al inaugurar Letra Perú, jornadas culturales que hasta el próximo sábado congregarán en diferentes escenarios del centro de Madrid conferencias y charlas sobre la literatura y el cine peruanos y su relación con España. Encuentros en los que participarán también los escritores Santiago Roncagliolo, Fernando Iwasaki y Jessica Zorogastua, así como la cineasta Claudia Llosa.

En torno a la pintura, Szyszlo apuntó que, “paradójicamente”, el arte peruano con la República se vuelve colonial. “En ese momento nace la pintura peruana en dos caminos. Por un lado los indigenistas, que creían que tenían que pintar con motivos peruanos únicamente, lo cual era una falacia, y quienes se decantaron por el arte moderno tratando de encontrar una expresión propia”, afirmó. “La llamada generación del 50, mi generación, descubre lo que se hacía en Occidente”, subrayó.

En cuanto a la esencia literaria peruana, ambos maestros hablaron sobre el punto de inflexión que significó la obra de José María Arguedas. Vargas Llosa señaló: “El indigenismo fue fundamentalmente un movimiento político inspirado por la Revolución Mexicana que en un sentido social, moral y político fue positivo porque significó el descubrimiento por los artistas peruanos de una realidad que casi no había aparecido en la literatura ni en la pintura que era la realidad indígena, campesina, andina. Este movimiento reivindica el pasado andino, descubre el paisaje peruano, quiere llevar a la pintura la realidad dramática de explotación, marginación del mundo indio”, explicó.

“Es una pintura que está llena de buenas intenciones, pero cuya factura a menudo es pobre, de una gran indigencia formal, en la que el tema parece justiciar la negligencia, el descuido del artista por el propio lenguaje artístico. Y es contra esa falta de eficiencia en la estética, que reaccionó la generación de Fernando de Szy tanto en pintura como en poesía”, añadió.

Empero, para Vargas Llosa, en literatura Arguedas fue una interesante excepción: “Muchos de los escritores indigenistas no tenían experiencia andina, veían al indio desde lejos, desde arriba, y por eso lo convertían en una figura pintoresca mientras que Arguedas fue educado entre los sirvientes de la casa de su padre en la sierra”, dijo. La obra literaria de Arguedas, continuó MVLL, “es un enorme esfuerzo, con aciertos notables en algunos de sus libros, sobre todo en ‘Los ríos profundos’, de trasladar la experiencia india que él vivió desde adentro, para lo cual tuvo que inventarse un español que tuviera la resonancia, la emotividad, la sensibilidad del quechua. En su caso el indigenismo es algo vívido, sentido y acompañado de una enorme sensibilidad artística. Por eso destaca en el mundo indigenista latinoamericano”.

EL HORROR DE LOS PADRES
Szyszlo contó que tras pasar por la Facultad de Arquitectura se dio cuenta de que lo suyo era la pintura, algo que horrorizó a su padre: “[Pensó] que iban a tener que mantenerme toda la vida”, apuntó. Vargas Llosa agregó: “Fue algo parecido al horror de mi padre cuando descubrió que yo escribía poesía. ‘Será bohemio, será un vago y a lo mejor hasta maricón’, pensaba. Así que me envió a un colegio militar –Leoncio Prado– para curarme la vocación literaria y, sin saberlo, me dio el tema de mi primera novela”, añadió.

Escriba una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Website Protected by Spam Master


Facebook
YouTube
Google+
Twitter
LinkedIn
INSTAGRAM